Libertad Leblanc, mito sexual del cine argentino, cumple 70 años

La rubia actriz, apodada "La Diosa Blanca", mantuvo una resonante rivalidad profesional con Isabel Sarli.
Compartir

Se vanagloriaba de no haber expuesto jamás su piel a los rayos del sol. Libertad Leblanc, que hoy cumple 70 años, con su platinada cabellera y la boca intensamente pintada de carmín en fuerte contraste con la palidez de su rostro, alimentó las fantasías eróticas de más de una generación de argentinos a través de audaces escenas en sus más de 40 películas.
Libertad María de los Angeles Vicich (tal su nombre real) nació el 24 de febrero de 1938 en Río Negro; no había cumplido un año cuando su padre, un administrador de campos, murió víctima de un hecho policial que nunca se esclareció del todo. Después de una infancia signada por un conflictivo internado en un colegio de monjas de Trelew, del que sólo recuerda con cariño las escapadas para ir a ver películas protagonizadas por Pedro López Lagar, la joven se casó con el empresario teatral Leonardo Barujel. Pero el matrimonio duró apenas un par de años, y la separación dejó a Libertad con una hija a cargo y una precaria situación económica. "Aprendí a desmontar las alhajas que me había regalado mi ex marido y vendí las joyas para sobrevivir", relató hace algunos años en una entrevista concedida al diario "Clarín".
La vida de Libertad Leblanc cambió a partir de un festival de cine realizado en Venezuela, al que según ella misma relata, concurrió con la idea de llamar la atención de los productores. Y consiguió su objetivo, ya que poco después filmó "La flor del Irupé", su primera película como protagonista. En ese filme realizó su primer desnudo, y la película se convirtió en un éxito de taquilla. Y fue también el comienzo de la rivalidad profesional con Isabel Sarli que marcó para siempre su carrera. La misma Leblanc suele recordar que para promocionar el filme hicieron un poster que decía "Libertad Leblanc, la rival de Isabel Sarli", ya que por ese entonces la actriz fetiche de Armando Bó ya era una celebridad internacional. "Isabel no dijo nada, pero Armando estaba hecho una fiera", relató la rubia actriz.
En la filmografía de Libertad Leblanc figuran títulos como "Fuego en la sangre" (1964), "Cuando los hombres hablan de mujeres" (1966), "Cautiva en la selva" (1967), "Deliciosamente amoral" (1969) o "Furia en la isla" (1976); hace varias décadas archivó el personaje sobreactuadamente sexy que la hizo famosa y su exposición pública en Argentina prácticamente se volvió nula. En 2004 reapareció con la obra teatral "La Zorra y sus Lolitos", pero la repercusión pública no fue la esperada.
Hoy, prácticamente retirada, Libertad Leblanc reparte sus días entre Buenos Aires, España -donde tiene dos casas- y Suiza, donde viven su hija Leonor y su nieto. (Especial)