Tucumán exporta cracks

29 Dic 2007
1

PROMESAS. Leonardo del Valle (izq) se consolido en Lanus y sueña con jugar en el seleccionado juvenil. Juan Imbert juega con la 10 y anoto nueve goles en la Sexta campeona.

Cada vez hay más chicos que deciden emigrar en busca de oportunidades, atraídos por los clubes de Primera división. Leonardo del Valle, un arquero nacido en Monteros, es uno de los grandes proyectos que tiene Lanús, mientras que Juan Martín Imbert fue campeón con la Sexta de Boca. Historias que demuestran que el fútbol tucumano sigue vivo.

Del Valle quiere tener una chance en el Sub 17
Llegó al lugar indicado en el momento preciso. Leonardo del Valle viajó hace algunos meses a Buenos Aires para incorporarse a las divisiones infantiles de Lanús. El “granate” es el club del momento. Sus dirigentes predicaron con el ejemplo y lo transformaron en una institución modelo, que ganó su primer título en Primera división con jugadores formados en las inferiores casi en su totalidad. En su primera temporada, el pibe de 16 años se ganó la titularidad en la Séptima división y se perfila como una de las grandes promesas del semillero del campeón. 
“Lanús no tiene que envidiarles nada a los clubes grandes. Tenemos de todo: viáticos; una escuela donde estudiamos -pasé a tercer año del Polimodal- y pasajes para viajar a visitar a nuestras familias en fechas importantes”, destacó Del Valle, que fue titular en los 34 partidos jugados.  Le marcaron 19 goles y de los 10 penales que le ejecutaron, atajó cuatro. “Mi mejor partido fue con River, ese día ganamos 3 a 0”, destacó.
Del Valle se formó en Ñuñorco, club que recibió $ 45.000 por su pase. Integró el seleccionado Sub 15 de la Liga y Miguel Angel Tojo lo convocó para integrar el preseleccionado Sub 15 de Argentina. Comparte la pensión de Lanús con otros tucumanos: Juan Jaime (clase 93), otro ex Ñuñorco que fue campeón en la Gothia Cup 2006 con el combinado liguista, y Maximiliano Rodríguez, un volante de Famaillá que juega en la Cuarta.
El arquero fue convocado para compartir la práctica con el plantel profesional y se hizo muy amigo de Lautaro Acosta, una de las figuras del equipo que ganó el Apertura hace poco. “El día que Zubeldía, ayudante de campo de Cabrero, me fue a buscar para que trabaje con Bossio no lo podía creer”, resaltó. Ahora su objetivo es consolidarse en Lanús y ser convocado por José Luis Brown al seleccionado Sub 17.
Comentarios