Ultimos días de un poeta en Tucumán

Antonino Lamberti, dilecto amigo de Darío y de Almafuerte. Por Carlos Páez de la Torre (H) - Redacción LA GACETA.

26 Nov 2007
1

EL SONETO “ROMA”. Dibujo de “Caras y Caretas” en 1916, que muestra a Lamberti (derecha) con Rubén Darío en el Hotel Americano, cuando escribieron un poema a dos manos. ARCHIVO LA GACETA

El poeta Antonino Lamberti quedó curiosamente vinculado a nuestra ciudad en los últimos años de su vida. Esta había sido azarosa. Nacido en el Uruguay en 1845, practicó todos los oficios -incluyendo el de soldado en la batalla de Cepeda de 1859- a la vez que componía poemas que le dieron mucha notoriedad. Sus versos, como “Montaraz” o “Flor del aire”, aparecieron en todas las publicaciones de la época, desde “La Nación” hasta “Caras y Caretas”. Fue gran amigo de Rubén Darío, de Almafuerte, de Guido y Spano. Con Darío, escribieron a dos manos el soneto “Roma”, y el nicaragüense le dedicó su “Urna votiva”, en 1898.
Un día de 1926, Lamberti decidió venir a Tucumán en busca de buen clima. La fama ya se había esfumado, pero la gente aún recordaba su nombre. Se alojó en el Savoy Hotel. Muchas personas acudían a visitarlo y las damas le solicitaban “pensamientos” para sus álbumes. Cuando los periodistas de LA GACETA lo entrevistaron, Lamberti se explayó en anécdotas. “He sido tres veces pobre y tres veces rico”, confió. “Ahora, no soy rico ni pobre, y ese es, para mí, el mejor estado”, fue su balance. Nunca había reunido sus trabajos en libro, y ahora proyectaba hacerlo. A modo de prólogo, le insertaría textos de amigos como Mariano de Vedia, Martiniano Leguizamón, Osvaldo Magnasco y otros. Allí, dijo, “vivirán los versos que más han gustado al público”. Pero Dios dispuso otra cosa. El 23 de setiembre de 1926, después de la medianoche, Lamberti conversaba animadamente con un grupo de tucumanos en el hall del Savoy. De pronto, le sobrevino un ataque cerebral que lo mató en pocos instantes, justo cuando su palabra entusiasta, dijo LA GACETA, “preconizaba futuras actividades y lirismos, agradeciendo a la vida la cesión incondicional de sus favores”. El amigo de Darío fue velado en el hotel, entre un desfile incansable de público. Al día siguiente, los restos fueron llevados a Buenos Aires. El gobernador Miguel Campero encabezó la muchedumbre que los despidió en la estación. Su memoria quedaría en Tucumán. Tanto, que cuando el intendente Juan Luis Nougués inauguró el parque Avellaneda (24 de marzo de 1929), colocó en sus jardines un busto en mármol de Lamberti, obra del escultor Juan Carlos Iramain. Un día de los años 1950 o 1960, el busto y su pedestal desaparecieron sin dejar rastros.
Comentarios