Recuerdo del tenso colegio electoral del 87

Uno de los protagonistas de la sesión, que terminó en tumulto, relató los hechos a LA GACETA. Jorge Migliavacca era elector y se interpuso entre la Policía y el público, cuando la fuerza de seguridad ingresaba al recinto.

17 Dic 2005

Fue uno de los momentos más tensos del último Colegio Electoral, que sesionó en 1987. En un clima de máxima turbulencia se desencadenaron tumultos en el recinto de Rivadavia primera cuadra y, entre golpes y forcejeos, el elector radical Jorge Migliavacca se interpuso entre la policía y el público para evitar males mayores. La escena de hace 18 años fue registrada en una foto que integra la muestra que exhibe LA GACETA. El protagonista cuenta por qué y cómo se sucedieron los hechos.
"El candidato radical Rubén Chebaia había ganado en las urnas, pero no tenía Colegio Electoral propio. Convencidos de que teníamos el mejor candidato para la gobernación, negociamos con el dirigente peronista Osvaldo Cirnigliaro, que conducía el Frente de Acción Provinciana, para que sus electores no entraran al recinto ese día, con lo cual nos asegurábamos la consagración de Chebaia como gobernador de la provincia; pero algunos cirnigliaristas ingresaron a la sesión y cambiaron el rumbo de la historia", recordó Migliavacca, quien conocía a fondo los entretelones de ese acuerdo, ya que era yerno de quien presidía la Unión Cívica Radical, Ramón Isauro Martínez.
A la distancia, Migliavacca dice que le dolió tremendamente el hecho de que ni Cirnigliaro ni Chebaia resultaran electos. "José Domato fue ungido gobernador por medio de argucias y maniobras políticas. A partir de entonces, se sucedieron dos años lamentables, luego de los cuales la Provincia fue intervenida por la Nación", dijo.
Al radicalismo se escapó de las manos por unos pocos minutos el momento histórico de que un radical pudiera gobernar una provincia peronista.
"Fueron segundos. Me levanté de mi banca desesperadamente al ver que la Policía irrumpía en el recinto y arremetía contra el público que estaba presenciando la sesión. La barra radical reaccionó con cánticos adversos a los dos electores cirnigliaristas que habían entrado a la sala. A instancias del entonces senador provincial Alberto Herrera, y sin anuencia del presidente del Colegio Electoral, Cruz Alfredo Fajre, se hizo ingresar a la sala de sesiones a la Policía para desalojar el recinto. Para evitar que se produjera una represión descontrolada me interpuse entre los agentes y la barra, haciendo valer los fueros de elector, e impedí que accionaran contra la gente", relató Migliavacca.
"Se levantó la reunión por los desórdenes; la gente estaba enardecida y se temía lo peor. Fajre levantó a la sesión y se retiró. Rápidamente, los pocos peronistas que se quedaron en el recinto eligieron a Carlos Meuli para la presidencia y terminaron la votación; así consagraron gobernador a José Domato", añadió.