Museo Jesuítico de La Banda: una experiencia con movimiento, aromas y luces

Gracias a un financiamiento otorgado por el Ministerio de Cultura de la Nación, el renovado museo tendrá hasta hologramas y ofrecerá una experiencia 100 % inmersiva. Plazos.

AUDIOVISUAL. En el nuevo museo convivirán las tecnologías con elementos históricos. AUDIOVISUAL. En el nuevo museo convivirán las tecnologías con elementos históricos.

Será un viaje al pasado, específicamente a 1718, directo a los tiempos en los que la Compañía de Jesús erigió su vivienda en Tafí del Valle. Habrá que estar muy atentos, porque al pasar la puerta te envolverán los sonidos, los olores y la experiencia de ser acompañado por hologramas. Será una vivencia sensorial; es que, cuando esté terminado, el Museo Jesuítico de la Banda ofrecerá a los turistas una visita que no existe en Tucumán, confirma en exclusiva a LA GACETA Sebastián Giobellina, presidente del Ente Tucumán Turismo (ETT). Gracias a un aporte económico del Ministerio de Cultura de la Nación, se renovará todo el discurso museológico y museográfico.

Ahora la estancia está cerrada, sí, porque en julio 2022 empezaron los trabajos de revalorización del inmueble. Durante 12 meses (se espera que a mitad de este año se termine) se realizará toda la restauración integral de los interiores y exteriores para revertir todas las patologías que posee la construcción histórica. Un plástico verde y un cartel que reza “hombres trabajando” es casi todo lo que se puede ver desde afuera, pero por dentro, los obreros siguen en labor para dejarla en condiciones. “Para nosotros hay algunos baluartes en la Provincia que son claves. Así como en la ruta 40 tenemos las Ruinas de Quilmes, dónde era esencial tener un centro de interpretación, un lugar de visita muy solicitado en Tafí del Valle es el Museo Jesuítico de la Banda. Por eso era necesaria la obra. Ya tuvo otras intervenciones en el tiempo, en los siglos XVIII, XIX y XX, y la idea ahora es realizar los arreglos según el criterio de lo que se llama reversibilidad (devolverle al edificio la mayor cantidad de características constructivas originales). Para tener mayor conocimiento, se van trabajando primero las modificaciones más recientes, y luego las más antiguas”, explica Giobellina.

SENTIDOS. Se reproducirá el olor y el ambiente de una quesería típica del 1800. SENTIDOS. Se reproducirá el olor y el ambiente de una quesería típica del 1800.

Entonces, mientras las fases de la obra vayan concluyendo, empezará en paralelo la reconstrucción museológica y museográfica del espacio. Y ahí viene lo interesante. “Hemos conseguido un financiamiento de 130 millones de pesos para desarrollar la museología -adelanta Giobellina-; se trata de una gestión que empezamos el año pasado con el Ministerio de Cultura de la Nación y con Tristán Bauer, a través de Juan Manzur como jefe de gabinete y del gobernador Osvaldo Jaldo. Lo que queremos es que lo que haya adentro sea una experiencia inmersiva que te impresione como turista, que sea algo único”.

Hasta en los olores...

La idea del nuevo Museo de La Banda será recorrer pasado, presente y futuro de la construcción y de la vida en Tafí del Valle. Con la premisa de lograr que la visita sea una experiencia tecnológica y vívida, habrá varios cambios en el relato. “Van a haber hologramas en diferentes partes de la casa que te van a ir contando dónde estás; serán personas de época con un sensor de movimiento (estarán en cuadros vivos y empezarán su discurso cuando haya visitantes en la sala). En la introducción habrá también una maqueta interactiva (que mostrará cómo fue la planificación evangélica de los Jesuitas). Después habrá un sector histórico con objetos que ya tenía el museo y otros que se van a incorporar, que son parte de la Dirección de Patrimonio de la Provincia; tendremos también un sector religioso (Sacristía y Capilla), una ‘estancia viva’ dónde se podrá ver cómo era el día a día en la estancia, y un último sector productivo, que se relaciona con la producción de los quesos en la estancia”, enumera el funcionario.

PANTALLAS. Personas de época relatarán la historia de los Jesuitas en pantallas de vidrio. PANTALLAS. Personas de época relatarán la historia de los Jesuitas en pantallas de vidrio.

Y ahí es dónde habrá algunas sorpresas. “Hasta vamos a reproducir el olor de una quesería del 1800, con todos los factores que se necesitan de humedad y de temperatura en esa sala”, advierte y comenta: “para realizar esta experiencia se contrató, por un lado, a un equipo de expertos del Instituto de Historia y Patrimonio de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (de la UNT), que son especialistas en restauración de patrimonio, y van a acompañar toda la obra; y también habrá expertos en museología, que ya hicieron otros espectáculos como el de las Ruinas de San Ignacio Miní (también de los Jesuitas) se están encargando del proyecto para volcar toda la museología”.

LA ESTANCIA. Se mostrará como era un día normal en los tiempos de los Jesuitas. LA ESTANCIA. Se mostrará como era un día normal en los tiempos de los Jesuitas.

Un “imperdible”

Con la nueva inversión, los plazos todavía se mantienen: si todo sale bien, el Museo renovado estará listo para ser visitado en invierno. Además, pasará a formar parte de la Ruta Jesuítica Internacional, que se extiende en Sudamérica y reúne varios puntos importantes por dónde pasó la Compañía de Jesús. “Va a ser único en su tipo; lo más parecido en tecnología o en su carácter inmersivo es lo que tenemos en Quilmes, pero es un centro de interpretación, no un museo. Además, va a ser multilingue: vas a tener el recorrido en español, inglés, alemán, francés y portugués, que son los idiomas de los turistas que hoy más tenemos en la provincia. Para nosotros, poder recibir ese tipo de turismo es importante; y esperamos que el nuevo museo se convierta en un imperdible, una visita obligada en Tafí del Valle”.

Museo Jesuítico de La Banda: una experiencia con movimiento, aromas y luces
Tamaño texto
Comentarios
Comentarios