Cuentos chinos

El peronismo avanza raudamente hacia los comicios superando sus contradicciones. Manzur y sus múltiples candidaturas. La Nación y la obra de El Cadillal. Los opositores Sánchez y Alfaro dieron el primer paso pero falta.

Enero tiene esas cosas raras. Así como una vez se terminó ejecutando la intervención federal en la provincia también puede ocurrir que las inundaciones se lleven medio pueblo o que El Cadillal nos dé enseñanzas de cómo se deben hacer las cosas como está ocurriendo este año. Por eso las insistentes llamadas desde el exterior no me sorprendían. Lo mejor hubiera sido no responderla como cuando aparece un número desconocido en el celular. Pero si del otro lado había alguien pasando un gran dato. Podría ser el comienzo de una gran historia. Lo más grave que podría pasar es que atrase la salida del diario.

-Hola.

-Hola. ¿Cómo está? ¡Tanto tiempo!

-Ah. Era usted. Qué sorpresa. Sí, tanto tiempo. ¿Qué necesita?

-No. Nada. Quería saludarlo por el año nuevo…

-Gracias, igualmente. Un poco tarde, gracias por acordarse.

-… por el año nuevo chino, el 4720 que comienza mañana.

-Pero nosotros ya lo festejamos y estamos en el 2023.

-Si, es cierto, pero yo cuando vi que era el año nuevo chino me acordé de Ud. porque es como el idioma oriental, no lo entiendo. Ahí es todo raro y me quedé pensando. Me puse a leer un poco y no me pude contener. Quería felicitarlos. Era una misión difícil y finalmente lo lograron.

-Gracias. Si. No fue fácil. Es cuando uno tiene a un grande liderando todo, las cosas se simplifican y se encuentra el camino.

-¿Usted, lo dice por el Presidente, o por el gobernador?

-No, lo digo por Messi, él fue el guía, si quiere Scaloni también tiene su mérito.

-¿De qué me habla?

-Del mundial de fútbol. Usted, ¿por qué nos felicita?

-Porque al final encontraron la grieta. Lo leí en LA GACETA. Y, dice que hace como 20 años que no sabían nada de ella, pero la encontraron. Me imagino que ahora van a crecer como país, como provincia y pienso que…

-No, no. No siga. La grieta es insalvable. Este año va a haber elecciones y todo será peor. La política se alimenta de ella. No le interesa el diálogo y superarla.

-Ah. Qué raro. Leí que van a gastar como 700 millones para superar la grieta.

-No. Usted no entiende nada. Lo que se detectó es una falla en el dique Celestino Gelsi, en El Cadillal.

-Bueno, es lo que yo le dije. Me imagino que ante el riesgo de quedarse sin agua están todos juntos buscando soluciones.

-Sí, más o menos.

-Bueno, ve que yo tenía razón. La falla, como a usted le gusta decir, ¿el gobernador convocó a la oposición?

-Mmmmmm, no, precisamente.

-¿Bueno, entonces los opositores sacaron todos sus proyectos ante el sueño de ser gobierno y se pusieron a disposición de la Provincia?

-Ehhhh. No. No, exactamente.

-Entonces… ¿Qué hicieron?

-Se pelearon.

-¿Y, qué se dijeron?

-De todo.

-Es que debe ser difícil…

-No bromee, me llamó para felicitarnos a los tucumanos y ahora se burla de nosotros. Es cierto que no es simple, pero ahora van a contratar una empresa para que tape la fisura y…

-No. No quisiera entrar en confusiones como siempre. Le dije que debe ser difícil por el sistema de gobierno que ustedes tienen.

-¿Nosotros? El de casi todo el mundo.

-Con esto no me va a engañar. Tengo muy claro que ustedes tiene dos personas que gobiernan.

-No es así. Es una sola persona la que está en el Ejecutivo.

-Perdón tiene razón. No son dos gobernadores. Es mucho más raro. Tienen un papa y un gobernador.

-Usted quiere decir un obispo, pero es representante de la Iglesia Católica, él no gobierna la provincia.

-Yo creía que tenían un gobernador emérito, como en el caso de Benedicto XVI. Mire, hoy antes de llamarlo leí que en la Casa de Gobierno, cuando están los dos, el eclesiástico ocupa el lugar del gobernador y el gobernador se pone a su lado. En este caso a la izquierda.

-Ah. Ahora lo entiendo. Lo que pasa es que el gobernador que eligieron los tucumanos se tuvo que ir a trabajar a Buenos Aires al lado del presidente de la Nación. Es el Jefe de Gabinete Juan Manzur y quedó el vicegobernador a cargo de la provincia.

-Voy comprendiendo. Entonces, ¿no es papa?

-No.

-¿Y, entonces, quién es Juan XXIII?

-Es Manzur pero con la camiseta de candidato.

-¿A gobernador?

-No, a presidente de la Nación.

-¿A ustedes tienen presidente en Tucumán?

-No, en Tucumán va a ser candidato a vice.

-Ve lo que le digo, esto parece un cuento chino.

-Para usted. Para mí está clarito.

-Si es así, dígame: ¿quién manda en la provincia?

-Es que es una situación muy particular…

-Bueno dígame quién usa el bastón de mando.

-Manzur.

-Pero usted me dijo que el gobernador es otro.

-Lo que pasa es que Osvaldo Jaldo, el vice, está interinamente en el poder de la provincia, entonces él por ejemplo no quiere usar el bastón de mando, porque dice que son los atributos de Manzur que ahora se fue a la Jefatura de Gabinete, pero pronto va a volver, aunque tampoco por mucho tiempo.

-¿Bastón de mando? Había leído otra cosa como atributo.

-¿Otra cosa?

-Si. Un oflador, creo.

-Entendió mal. A ese lo perdieron.

--¿Dónde?

-No importa. Son cosas del pasado. Ahora todos trabajan juntos y desde la Nación mandan muchas obras y aquí en Tucumán el gobierno las ejecuta y apuestan al triunfo electoral este año donde Jaldo va a ser el gobernador y Manzur el vice.

-Bueno, entonces eran correctas mis felicitaciones; superaron la grieta. Y, lo bueno es que les manden las obras desde la Nación. No les va a costar nada hacer los trabajos para arreglarlo a Gelsi.

-Espere, no quiero que nos peleemos pero usted no entiende nada. Gelsi fue el gobernador cuando se construyó el dique.

-Ah, no sabía, gracias, lo importante es que la Provincia no gaste los 700 millones…

-Bueno, sí los va a gastar. Es que dicen que la Nación, no podía…

-Si la verdad, no lo entiendo. ¿Cómo no va a tener el dinero la Nación. Además son demasiados en el poder . Mi abuela que era oriunda de su país –nosotros nos vinimos para las Europas- decía: “muchas manos en un plato, causan arrebato”. Lo dejo. Sólo quería saludarlo. Esta vez no le pediré datos para escribir una nota sobre ese mundo. Estoy de vacaciones.

-Hasta la próxima. La verdad, le voy a ser sincero. Lo estaba extrañando.

-Es la primera vez que hablamos y no discutimos. Como si se hubiera superado la grieta. Ya que estamos cuénteme de qué va a escribir su columna.

-Iba a escribir sobre la oposición, pero justo me llamó usted y ya me están pidiendo que entregue la nota.

-Me imagino que será una nota elogiosa porque con tantos enredos en el oficialismo, todo debe ser confusión. Cuando se dan esas cosas, es la gran oportunidad para los opositores.

-Sí, claro.

-Bueno adelánteme algo. ¿Cómo la ve a la oposición?

-Borrosa.

-Me está cargando.

-Le digo en serio. En la foto salen borrosos.

-Mire, no sé de qué me habla, pero soy una persona informada y sé que a los opositores les fue bien en los últimos comicios. Estuvieron muy cerca del peronismo así que deben estar con todos los motores encendidos para llevarse por delante a quien se le atraviese en el año electoral.

-Si. Es así. Están haciendo reuniones para eso.

-Claro, me imagino. Cuénteme, ¿son multitudinarias?

-Más o menos. En realidad son de a dos.

-Lo agarré. Yo tenía un tío que decía eso de “dos son compañía y tres son multitud”. Los dos son los líderes de todo. Se reúnen para aceitar toda la estrategia.

-No, para comer y conocerse.

-No bromee. Vi la foto de Roberto Sánchez y de Germán Alfaro juntos.

-Bueno, entonces no me pregunte. Lo dejo, aún no escribí ni una línea de la columna.

-Perdón, no lo molesto. Pero mándeme el documento que quedó o que hicieron los dos líderes para saber por dónde va la oposición. Capaz que yo escribo algo. Eso sí lo voy a llamar para que me explique.

-¿Sabe qué?: no me llame. Usted me confunde. Feliz año nuevo chino.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios