Sintonía fina para el narcomenudeo

21 Enero 2023

Una de las apuestas principales del gobierno de la provincia ha sido atacar la venta de droga en todo el territorio de la provincia. Para ello, el actual gobernador de la Provincia, apenas asumió, modificó la estructura de la conducción policial e hizo que se avanzara con la llamada Ley de Narcomenudeo que le permite a las fuerzas policiales tucumanas ocuparse de la venta de estupefacientes. La aplicación de esta norma venía demorada porque siempre ha habido temores sobre la necesidad de que el Poder Ejecutivo provincial se hiciera cargo de un tópico tan complicado que además desde siempre se ocuparon tanto la Justicia como las fuerzas policiales de la Nación. Se trata de un tema que monitorea personalmente el gobernador Osvaldo Jaldo y se mantiene al tanto de su evolución todos los días.

El Poder Ejecutivo es el motor de cualquier provincia. Cuando se toma una decisión en esos niveles todo se va alineando. Las principales autoridades podrían aprovechar estas capacidades, pero en general, quedan reservadas para un puñado de temas puntuales. El narcomenudeo es uno de esos temas. Tanto en el Gobierno como en la Justicia, los delitos vinculados con la venta de estupefacientes se han vuelto temas ineludibles.

Ese tipo de acciones tiene todo un correlato en la sociedad. No sólo activan a quienes deben denunciar, investigar y juzgar. También las costumbres, la forma de vida y las relaciones de los vecinos se transforman y se acomodan de acuerdo a las nuevas normas.

Esos cambios se experimentaron en Tribunales y en la Policía. Más del 50% de los expedientes que se tramitaron en el fuero penal se circunscribieron a causas que tenían que ver con el narcomenudeo en la provincia. A medida que avanzan y van aumentando estos documentos han empezado a aparecer quejas en Tribunales. Los abogados plantean que por lo general los expertos van en busca de asaltos y de robos pero siempre que ingresan a los domicilios por esos atracos hallan droga.

Serán cuestiones a tener en cuenta para que este proceso que  ha comenzado como una lucha constante contra la venta de estupefacientes sea exitoso. Ya se ven  resultados, aunque los especialistas del derecho penal advierten que estas acciones podría interrumpir las investigaciones de largo aliento sobre los grandes narcotraficantes y eso redundaría en que se detenga a los pequeños “dealers” pero no se interrumpa la provisión de estupefacientes a los barrios.

En previsión de estos problemas se ha incorporado una comisión interpoderes que analizará el sistema. Es de esperar que el objetivo de pacificar los barrios y de luchar eficazmente contra el narcomenudeo se vaya cumpliendo a medida que se implementa la nueva norma.  


Comentarios