Germán Alfaro y Roberto Sánchez pagaron la cuenta a medias

Un ¿secreto? encuentro de ambos de cara a las elecciones de 2023.

Alfaro y Sáncez, al fin cara a cara. Alfaro y Sáncez, al fin cara a cara.

Primero fueron a un restaurante de barrio Sur. El Turkey estaba cerrado. Dieron media vuelta y se fueron al restaurant Mora, que está en el interior del hotel Sheraton. Uno pidió salmón y el otro también. El intendente tomó una Pepsi Black y el diputado nacional se conformó con agua mineral. El problema surgió cuando el mozo llegó con la cuenta. Uno propuso pagar y al final llegaron a consensuar que lo mejor sería pagar a medias y así lo hicieron.

No hablaron mucho ni profundizaron temas. La reunión duró casi dos horas. El encuentro les sirvió para descongelar una relación. Además Germán Alfaro y Roberto Sánchez pudieron coincidir en el pago del almuerzo, en la comida que eligieron y en la decisión de volverse a encontrar pronto. Y, obviamente, también coinciden en las ganas de gobernar la provincia. Aunque, claro está, esa coincidencia no los une, los separa.

Sánchez venía de pasar una semana de vacaciones en la costa Atlántica y de mantener una reunión con el gobernador jujeño Gerardo Morales. Con él había compartido un encuentro de radicales y dirigentes de Pro en Mar del Plata. Alfaro, en tanto, sigue en la provincia. Aún no se fue de vacaciones y venía manteniendo un cruce verbal con el oficialismo provincial.

Alfaro y Sánchez habían generado una gran expectativa sobre la reunión de ambos. Es que los dos vienen de ser ganadores en las últimas Paso y quedaron como los dos posibles candidatos a gobernador por la coalición opositora de Juntos por el Cambio. Hubo hace meses un encuentro en Buenos Aires y después, sólo desencuentros.

A fin de año, el secretario de Gobierno de la Municipalidad, Rodolfo Ocaranza, tuvo reuniones con el radical Carlos Tarulli. Ambos se comprometieron a encontrar vacíos en las agenda del intendente y el diputado para que pudieran verse.

Ayer, no había mucha gente en el restaurante. Sin embargo no faltó algún curioso que pasó cerca de la mesa y terminó sacando una foto –movida por cierta- para sorprenderlos y dejar testimonio gráfico de la reunión de ambos. Cuando fueron consultados las respuesta de ambos fueron escuetas.

Alfaro calificó como muy positiva. Indicó que sirve para ir avanzando y destacó la importancia de que tuvieran una línea directa entre ambos. Destacó además que sirvió para romper el hielo y para encontrar un sinceramiento entre ambos.

Sánchez, en tanto, manifestó que fue una primera reunión y que el hecho de que se hayan juntado ya era bueno. Ratificó que quedaron en volver a encontrarse para seguir charlando y que mantendrían el teléfono abierto entre ambos.

Luego de pagar la cuenta entre los dos, se despidieron con un abrazo.

Comentarios