Más horas de clases: “Estamos de acuerdo con el plan, pero a veces los chicos pasan mucho frío”

Padres y tutores de alumnos de escuelas del sur opinaron sobre la decisión ministerial

Los padres de alumnos de las escuelas rurales primarias en que se pondrá en marcha el proyecto de ampliación de una hora del tiempo escolar, están de acuerdo con la iniciativa pero consideran que por el frío no es el momento adecuado para instrumentarla. Plantearon que a los chicos en estos días a pesar de que ingresan a las ocho no solo sufren las bajas temperaturas camino a la escuela, sino también en las aulas sin calefacción. También observaron que es vital, para mejorar el nivel de enseñanza, que desde el Ministerio de Educación se tomen medidas para regular los índices de licencias que se dan y que a veces permanecen por largo tiempo sin cubrir. Dijeron que este beneficio laboral, al que a veces se da hasta tres casos por cargo o materia, perjudica el nivel de aprendizaje de los estudiantes cuando hay demora en designar reemplazante.

“Se dan licencias que retrasan el avance de la enseñanza escolar. Y así hay chicos que llegan a sexto grado sin tener dominio de la comprensión de texto o de operaciones matemáticas básicas”, advirtió María Josefina Molina, a cargo de un alumno que concurre a la escuela Sixto Alvarez de Monte Rico (Alto Verde). Algunos padres dicen que hay que escarbar en el nivel aceptable de aprendizaje que se observa en los alumnos que concurren a los colegios privados para dar con la clave de este resultado: el nivel de ausentismo o licencia que se presenta en su plantel docente. “No es difícil adivinar porqué en nuestro tiempo las escuelas públicas mantenían un nivel de enseñanza casi a la altura de un privado. Ojalá que la ampliación horaria compense algo de lo que perdieron los chicos durante la pandemia”, expuso Molina. A la Sixto Alvarez concurren un poco menos de 50 alumnos. En la dirección de ese establecimiento se desconoce aún los alcances del proyecto, a pesar de que en este se pondrá en marcha la ampliación horaria a partir del 25 de julio, después de las vacaciones de invierno. “No le puedo informar nada al respecto porque aún no recibí directivas desde el Ministerio. Tendremos una reunión informativa con precisiones”, sostuvo una docente que dijo estar a cargo de la dirección. Esta escuela pertenece al área de supervisión de zona 37. La integran unos 25 establecimientos educativos del departamento Chicligasta. De este total de locales de enseñanza pública, solo cuatro comenzarán con el proyecto piloto después del receso de julio. Además de la Sixto Alvarez, figuran la Uladislao Frías de Concepción, la Fray Justo Santa María de Oro de Alto Verde y la del paraje de Muyo (Alto Verde). Entre los privados figura el Colegio Nuestra Señora de la Consolación y el Instituto Vocacional Concepción (IVC). La escuela más concurrida es la Uladislao Frías, con más de 2.000 estudiantes en dos turnos. En cambio entre la Alvarez y la de Muyo no llegan a los 100 alumnos.

Ventajas y contras

“Creo que es positivo que los chicos tengan una hora más de clase. Pero la mayoría coincide en que no es el momento adecuado para instrumentar el proyecto. Es que los chicos sufren mucho el frío. Y no solo camino a la escuela, sino también en las propias aulas en donde carecen de calefacción. Afortunadamente en estos días apareció el sol”, planteó Carolina Luján Flores, madre de una alumna de la Santa María de Oro. “Los chicos están necesitando más enseñanza. Durante la pandemia se atrasaron bastante. Y uno se da cuenta de esta situación. Creo que para sacar adelante a los niños hace falta mucho compromiso de los maestros y también de nosotros los padres” añadió la mujer.

Cecilia Gómez, secretaria de la escuela de Alto Verde, dijo que ese establecimiento tiene definido adelantar media hora el inicio de las actividades en la mañana y 10 minutos al final de la jornada. “Tenemos comedor escolar y los chicos generalmente almorzaban a partir de las 11.50. Es decir 10 minutos antes de la última hora de clase. Ahora se va a aprovechar toda la última hora más de 10 minutos extras, para recién después puedan comenzar a comer”, explicó. “Lo positivo es que los alumnos van a permanecer más tiempo en la escuela y contenidos. A algunos les gusta mucho la calle. Aquí está todo previsto para la ampliación horaria. La mayoría de los padres están de acuerdo y solo algunos plantearon disconformidades”, advirtió.

Jorge Serrano, directivo del Colegio de la Consolación, aseguró que ese establecimiento tiene todo aceitado para poner en marcha la ampliación horaria. “Disponemos de infraestructura edilicia adecuada, personal docente y auxiliar. Hay que tener en cuenta que cuando concluye un turno de clase viene otro y todo tiene que estar en condiciones” remarcó. En muchos establecimientos públicos el proyecto presenta varias dificultades. Estos no solo se vinculan con la adecuación de los horarios a las posibilidades de los docentes, sino también con la falta de personal auxiliar o de limpieza.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios