Los tucumanos y el mercado laboral: "apenas el 10 % logra adaptarse a los cambios"

La provincia es una gran semillero de intelectuales. Pero los más capacitados trabajan para el exterior. ¿Cuáles son las profesiones con salida?

EN TUCUMAN. Se observa una gran demanda insatisfecha de oficios tales como plomeros; gasistas; mecánicos; electricistas y pintores, entre otros. ARCHIVO LA GACETA EN TUCUMAN. Se observa una gran demanda insatisfecha de oficios tales como plomeros; gasistas; mecánicos; electricistas y pintores, entre otros. ARCHIVO LA GACETA

La pandemia ha acelerado hasta lo impensable los cambios en los entornos laborales. Muchas personas jamás han vuelto a pisar sus oficinas. Otras concurren ciertos días a la semana. Y algunas han abandonado totalmente lo que hacían antes. En los últimos años, el trabajo remoto se ha impuesto y han estado surgiendo nuevas oportunidades, pese a la crisis económica. Pero, ¿cuáles son las profesiones con alta demanda? "Las carreras con mejor salida laboral en Tucumán y en la Argentina son las ingenierías civil, ambiental, química y en agronomía; las industrias alimentaria, textil, automotriz y metalmecánica; el turismo; las finanzas; los servicios empresariales; las petroquímicas; la logística y la informática, comunicación y software, enumera la psicóloga Graciela Chamut, magister en dirección ejecutiva de empresas.

Sin embargo, entre las carreras elegidas actualmente para estudiar en nuestro país no necesariamente se encuentran las que conducen a esas profesiones, pues ese listado se compone por abogacía; administración de empresas; medicina; enfermería; contador; psicología; computación, sistemas e informática; ciencias de la educación; algunos profesorados y arquitectura y urbanismo. "Se trata de elecciones basadas, generalmente, en la facilidad para estudiar, en la buena situación económica a futuro y en la profesión de los padres, pues se valora la herencia de oficinas, consultorios o clientes", aprecia Chamut.

Llegado este punto, la experta destaca que se observa una demanda insatisfecha de oficios tales como plomeros; gasistas; mecánicos; electricistas y pintores, entre otros.

- Además, se sabe que en los últimos años ha aumentado el pedido de profesionales digitales.

- Sí, totalmente. Se busca gente capacitada en tecnología, productos digitales; servicio al cliente; desarrollo de negocios y administración. Al punto que se espera que más del 40 % de los nuevos puestos laborales vayan a ser creados en el área de tecnología y más del 25 % en el ámbito del marketing y el desarrollo de software; el resto tendrá que ver con seguridad.

- ¿Qué profesiones serán obsoletas en un futuro cercano?

- Los abogados tendrán que especializarse en temas de vanguardia, como derecho fiscal y protección de datos personales. Los contadores sobrevivirán si manejan asuntos tributarios complejos y desarrollo web con JavaScript.

Aunque no son las únicas vocaciones que podrían desaparecer. En la nómina de Chamut figuran los ingenieros petroleros. ¿La razón? Los países con las mayores reservas de crudo del mundo han acordado disminuir su producción hasta 2050 y 2070. A menor producción, habrá menos empleos, razona.

Luego explica que la tecnología también provocará desplazamientos: en la aviación comercial, ya hay aerolíneas que no permiten que sus pilotos aterricen las naves porque prefieren que lo hagan los sofisticados sistemas automatizados. "Los árbitros deportivos cederán su lugar al monitoreo con inteligencia artificial; los ejecutivos bancarios serán poco requeridos y los vendedores tendrán que aprender sobre marketing y emprendimientos digitales", agrega.

María Laura Colque -gerenta de Escencial Consultora y presidenta de la Fundación para el Desarrollo Profesional- aporta una mirada similar. Ella les apunta en primer término a la abogacía y a las ciencias contables. Estas carreras, como la mayoría, deberán ir mutando al concepto 4.0. "La diferencia con la actualidad es que tendrán que adaptarse a las plataformas y sistematizar todos los procesos en las mismas", resume.

- ¿Cuál cree que deberá ser el perfil de los nuevos profesionales?

- En general, las profesiones de los próximos años necesitarán de unas competencias determinadas, como adaptabilidad y flexibilidad. El cambio va a ser una constante y la gente tendrá que acomodarse de manera inmediata. Las empresas buscan, cada vez más, personas creativas; con pensamiento crítico; con ganas de aprender; orientadas al servicio al cliente y con esta capacidad de adaptación y de resistencia a la frustración.

- ¿Los tucumanos tienen ese perfil?

- Diría que apenas el 10 % de los tucumanos logra adaptarse a las nuevas culturas organizacionales. Y quienes lo hacen, generalmente migran al exterior o trabajan desde la modalidad home office, pero para empresas de afuera. Es decir que quienes responden a este perfil no tocan el mercado laboral local. 

- ¿Qué mencionaría como una particularidad del mercado laboral de esta provincia?

- Tucumán es un semillero de intelectuales debido a que nuestras facultades imparten una educación de excelencia. Generan una competencia de disciplinas perfecta. Ahora, el desafío es retener esos intelectos que estamos exportando al mundo. Nos cuesta muchísimo encontrar gente de Tucumán para Tucumán. 

En definitiva, durante la pandemia crecieron exponencialmente diversos puestos de trabajo. Los ingenieros, en todas sus especialidades, encabezan el top de los más pedidos, reitera Colque, en consonancia con las expresiones de su colega en las líneas precedentes. 

"Los avances tecnológicos no deben verse como una amenaza, pero es necesario que los jóvenes se capaciten en aquello que requiere el mercado", agrega la experta, y menciona la producción, el mantenimiento, la logística, las operaciones, el comercio exterior y la seguridad e higiene. Finalmente, resalta la necesidad de las empresas de contar con ejecutivos para ventas online: "en todo el mundo, la demanda de estos puestos es superior a cualquier otra", concluye.


Tamaño texto
Comentarios