El Topo Encinar vuelve al pago trayendo canciones nuevas

El cantautor taficeño dará un recital hoy a las 22 en CiTá, con temas de sus discos y otros que compuso durante los últimos dos años.

asdf asdfasdf  asdf asdfasdf

Con la alegría y la ansiedad de volver a dar un recital en su provincia tres el largo paréntesis de la pandemia, el cantautor Topo Encinar se presentará hoy a las 22 en CiTá Abasto de Cultura (La Madrid 1.457). Además de los mejores temas de sus discos, el folclorista taficeño va a interpretar algunas de las 40 canciones que le nacieron durante la pandemia, compuestas en colaboración con poetas como Néstor Soria, Carlos Zeta Zelarayán, Dardo Solórzano y el cordobés Luis Alex (recientemente fallecido). También compuso un tema con el rosarino Jorge Fandermole, inspirado en la historia de sus raíces familiares, según contó.

“Yo le había mandado una música a ‘Fander’ para ver si le gustaba y si se copaba en hacerle alguna letra; él me responde si se me ocurría alguna temática -dijo-. Le explico entonces que yo siempre le había querido hacer una canción a mi abuelo materno, Juan Gianiodis, y le conté la historia: lo había mandado solo desde Grecia la madre cuando era changuito y él se quedó a vivir en Tafí Viejo. A Jorge le gustó mucho, así que hizo la letra de la canción”.

Los versos de “Niño griego” dicen: “Yo fui ese niño que embarcaron un día/ frente a la media luna con su estrella/ y por sus lágrimas en la travesía/ vino salando el mar con su tristeza”.

Además de ofrecer este show, que -según promete- va a ser extenso, Encinar participará el domingo en El Ramonazo, evento solidario donde se presentarán numerosos artistas locales.

El artista, que por lo general compone la música de sus temas, mencionó que con Soria está haciendo canciones que hablan de personajes “algunos ficticios y otros reales, que él ha conocido; oor ejemplo, hay una chacarera que se llama ‘Trunquita de Manuel’, una ‘Letanía por Otaciana Arjonte’, una zamba titulada ‘La Dominga’ dedicada a una mujer que él conoció cuando era adolescente en el Ingenio Baviera y que terminó su vida como mendiga”. “Era esposa de un trabajador del ingenio que, cuando cerró, se fue para buscar trabajo como obrero golondrina y no volvió nunca más. Ella quedó con los hijos mendigando en la calle”, señaló.

- ¿Qué otros temas hiciste?

- Con Zeta hemos compuesto “Deshija”, dedicado a los hijos de desaparecidos. Con Dardo, una zamba sobre un tema de amor y una chacarera titulada “Sol de noche”, dedicada a Olga Arédez, Madre de Plaza de Mayo que hacía la ronda en Ledesma, Jujuy (reconocida por su trayectoria en la lucha por los derechos humanos y por su denuncia sobre la “Noche del Apagón”, ocurrido en julio de 1976, cuando la dictadura secuestró e hizo desaparecer a cientos de personas en esa provincia).

- ¿Cuál es tu agenda?

- En marzo he tocado en distintas localidades de Córdoba y de a poco estoy comenzando también a tocar en Buenos Aires, donde estoy radicado. Estoy ensayando con un trío, tenemos fecha en la Capital Federal y en la provincia, en ciudades como Mercedes, Luján, Pilar y otros lugares. Todo autogestivo. Y tengo el plan de grabar un disco con esas canciones nuevas, solamente con piano y voz, en la segunda mitad del año. Con el trío vamos a grabar también algo, más cerca de fin de año.

- El lunes se cumplen 30 años de la muerte de Atahualpa Yupanqui ¿Fue importante en tu formación musical?

- Yo lo he descubierto a Yupanqui siendo ya grande, porque no me he criado escuchando folclore. Pero es un maestro, no solamente por su arte sino también por su vida. Es difícil encontrar un artista tan profundo, sólido y coherente, sin fisuras. Sus obras tienen una gran profundidad dentro de una sencillez armónica, y eso es alucinante. Hay otros artistas que me gustan no solamente por su arte sino porque son un ejemplo de vida, como Pepe Núñez, el Cuchi Leguizamón, Manuel J. Castilla, Mercedes Sosa y muchos otros. Yo, por mi parte, lo que intento es hacer algo lo más original posible, dentro de todo lo que ya está hecho.

Tamaño texto
Comentarios