En Cafayate, un rélax en medio de los viñedos

En la ruta del vino más alta del mundo, se abrió una nueva opción de alojamiento, pensada para parejas, sin hijos, para un absoluto descanso en contacto con la naturaleza y a solo cuatro horas de Tucumán.

EXPERIENCIA. El resort de las bodegas Piattelli es un lugar de relax, de reconexión y reflexión para parejas. EXPERIENCIA. El resort de las bodegas Piattelli es un lugar de relax, de reconexión y reflexión para parejas.

Entre las opciones para relajarse durante los días de Semana Santa, a cuatro horas en auto desde Tucumán, Cafayate ofrece múltiples posibilidades de descanso, paseos y experiencias de paisajes únicos, los sabores de la tradicional gastronomía regional y toda la intensidad de los vinos de altura.

Muy cerca de la ciudad, la Quebrada de las Conchas muestra sus majestuosas formaciones de rocas rojizas y la ruta del vino más alta del mundo, integrada por las bodegas de la zona en las que se puede conocer el proceso de elaboración del vino y degustar los productos.

En ese contexto se inscribe el recientemente inaugurado resort de las bodegas Piattelli, concebido como un sitio para parejas, sin niños, que funcione como un lugar de rélax, de reconexión con uno mismo y entre ambos y de reflexión. El resort está conformado por 20 “casitas” para dos. La mayoría con cama matrimonial y algunas con la posibilidad de poner dos camas por si un par de amigos o amigas quieren pasar unos días de descanso en contacto con la naturaleza.

El resort se levantó sobre un sector de los viñedos y está integrado a ellos. Así, la naturaleza está al alcance la mano. Las casitas, construidas con materiales nobles, ofrecen todo el confort, como una chimenea y una pequeña cava para disfrutar los buenos vinos de la bodega sentados en un cómodo sillón frente al fuego. Y en la terraza, con una vista espectacular del Valle Calchaquí, una jacuzzi y reposeras para los días de pleno sol, tan comunes en la zona.

RELAX. Las casitas ofrecen todo tipo de confort para los huéspedes RELAX. Las casitas ofrecen todo tipo de confort para los huéspedes

El hotel ofrece, asimismo, actividades diarias para los huéspedes, como paseos (trekking y cabalgatas) por la bodega y los viñedos, degustaciones de los vinos (contempladas en la tarifa), clases de yoga, spa con sauna y masajes y excursiones de aventura en 4x4.

El menú del resort es otra experiencia en sí mismo. Está a cargo del chef Gabriel Rodríguez, que también dirige el restaurante de la bodega, con opciones para todos los paladares pero especializado en carnes. Todo se prepara allí, desde el pan hasta las conservas, como los exclusivos chorizos en base a cerezas, con productos que se llevan desde Salta o desde Buenos Aires (como la exquisita y tierna carne madurada).

Historia

Detrás de este emprendimiento están los conceptos, los detalles y la determinación de Jon y Arlene Malinsky, el matrimonio de Minnesotta, Estados Unidos, propietario de Piattelli Vineyard, que tiene bodegas en Mendoza y en Cafayate. “Se hubiera sabido que iba a venir una pandemia, tal vez no hubiera encarado esta construcción –confiesa Malinsky a LA GACETA en un diálogo, intérprete mediante-. Pero ya habíamos empezado y había que terminar”. El emprendedor, cómo él se define, agrega: “cuando me preguntan si estoy loco (por hacer tamaña inversión) yo les digo que no me pregunten si estoy loco sino si lo puedo hacer”. Y concluye que su lema es seguir adelante ante cualquier adversidad, confiar en sus equipos de trabajo, ayudar a sus empleados a crecer y compartir lo que tiene.

Precios: a tener en cuenta para armar nuestro viaje

Las “casitas” cuestan entre 350 y 700 dólares según el tamaño, aunque todas cuentan con las mismas comodidades. No obstante, conviene consultar precios porque en estos días están vigentes las promociones por apertura.

Tamaño texto
Comentarios