Como la "Chiqui" Legrand: la familia de hinchas de Racing que "da suerte" y vino a Tucumán

En el hotel, los Molina se sacaron una selfie con Mura, autor del 1-0.

UNA SELFIE PARA SACAR PECHO. Los Molina, junto al lateral Facundo Mura; autor del primer gol en la goleada de Racing. La Gaceta / Foto José Nuno - Adrián Coronel - Gentileza UNA SELFIE PARA SACAR PECHO. Los Molina, junto al lateral Facundo Mura; autor del primer gol en la goleada de Racing. La Gaceta / Foto José Nuno - Adrián Coronel - Gentileza
15 Marzo 2022

“Si (Facundo) Mura hace algún gol, la foto cotizará en bolsa”. En la puerta de hotel Hilton, mientras los jugadores de Racing subían al ómnibus que los trasladaría al Monumental, Nicolás Molina lanzó una especie de premonición, sin tener la más mínima idea de lo que pasaría horas después.

Fanático de la “Academia”, había llegado junto a su hijo “Nico” hasta la concentración con la misión de poder ver de cerca (y de ser posible fotografiar el momento) a esos ídolos a los que cada fin de semana sigue por TV.

“Mi hijo es fanático de Enzo Copetti. Ojalá pueda sacarle una foto junto a él”, le había dicho a LG Deportiva unos minutos antes. Pero el goleador pasó raudamente y sólo saludó a los hinchas que le gritaban. El que sí paró fue Mura, con quien los Molina se tomaron una selfie. “Toda mi familia es de Racing. Somos como 50 primos y 40 por lo menos son de la ‘Academia’. Mis padres son de Racing, mis abuelos de ambos lados también. Todo fue pura casualidad. Mi hijo es la cuarta generación de ‘académicos’”, comentó exultante. “Fui a la cancha de Racing y es una locura desde que entrás. Quiero llevar a mi hijo a que conozca el Cilindro”, agregó.

Nicolás padre estaba en la puerta de la concentración anhelando estar en el estadio. Pero las prohibición de recibir público visitante se lo impidió. Es más, tenía las entradas para ver el juego en vivo y en directo; pero prefirió evitar otro mal momento. “Una vez fui a la cancha de Atlético, sin camiseta, sin nada que me identifique con Racing, pero algunos hinchas se dieron cuenta y me insultaron. Fue algo muy triste, que no debería pasar”, sentenció preocupado.

Eso sí; en su casa seguro festejó la goleada, sacó pecho por su vaticinio y se abrazó con el pequeño “Nico” cuando Mura anotó el 1-0. Claro, ahora podrá decir que fue gracias a su foto o que él le dio la bendición antes de que el defensor saliera rumbo al estadio. Como la "Chiqui" Legrand, parece que esta familia de hinchas también "da suerte".

Temas Racing Club
Tamaño texto
Comentarios