El templo de San Francisco ya tiene definidos los detalles de la restauración - LA GACETA Tucumán

El templo de San Francisco ya tiene definidos los detalles de la restauración

Terminó la etapa del proyecto en la que se determinan las pautas para la intervención de la fachada.

15 Ene 2022

El equipo que trabaja en la restauración de la fachada de la iglesia de San Francisco, contratado por la Comisión de Puesta en Valor del Patrimonio Cultural de Tucumán, finalizó la etapa del proyecto que establece las pautas para la intervención en el templo. Este equipo técnico compuesto por los arquitectos Ana Isabel Lozano, María Laura Cuezzo, Andrés Nicolini y Rodrigo Molina trabajó en el análisis de la composición de los diferentes elementos de la fachada: desde el revoque hasta la pintura, a modo de ejemplo.

“Hemos trabajado todos estos meses en el proyecto de restauración, es decir, en las pautas de intervención que va a seguir la empresa constructora. Mandamos a analizar el revoque al INTI en Buenos Aires y nos devolvieron los análisis de composición. También mandamos extractos de las pinturas que encontramos a un laboratorio del Conicet para que sean estudiadas”, detalla Lozano.

INÉDITO. Lozano destaca que es la primera vez que se monta todo un andamiaje frente a la céntrica iglesia. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

“Es la primera vez que se monta un andamiaje frente a la iglesia. Se fue instalando paulatinamente. Con el equipo hemos recorrido todo el frente milímetro por milímetro para ver como estaba”, aseveró.

El criterio establecido por este grupo de trabajo es respetar el edificio original. Esto supone que toda intervención por realizar sea reversible.

“El criterio principal es respetar al máximo la autenticidad y la originalidad del bien. Que sea reversible y se distinga lo que se haga nuevo de lo que es original. Por eso recomendamos que todas las piezas escultóricas nuevas sean identificadas con la fecha. Así, los que vengan a futuro puedan distinguir lo que es nuevo de lo que es original”, explica Lozano. Y añade: “lo que aconsejamos es que las cosas sean menos agresivas y lo más parecido a los materiales originales”.

INDICACIONES. Los especialistas remarcan que las intervenciones que se realicen deben ser reversibles y que debe distinguirse lo nuevo de lo original. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

Una vez determinado el plan de acción, el próximo paso es realizar una limpieza de la fachada. “Una limpieza cuidadosa, para que quede en condiciones”, puntualiza la arquitecta.

“Después del receso, cuando termine el período de lluvias, comenzarán las obras. Un especialista, escultor y restaurador, va a empezar las tareas junto con la empresa constructora”, anticipa.

“La fachada tiene muchos elementos complejos, como los capiteles, las columnas, los ornamentos, las cornisas; y requieren un trabajo especial. Tiene la imagen de la Virgen, el escudo franciscano, elementos muy delicados e importantes para los cuales hay que tener cuidados especiales. Por eso hemos trabajado con un escultor, que es el que va a hacer la restauración de esos elementos particulares”, puntualizó.

VISTA DESDE LA PLAZA INDEPENDENCIA. Las tareas, a cargo de una empresa constructora, serán supervisados por un escultor y restaurador. LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

La obra tiene un plazo estipulado de ejecución. Sin embargo, está contemplado que las tareas puedan demorar un poco más, por las eventuales contingencias propias de las restauraciones. “Creemos que esto va a durar cinco meses. Hay muchos imprevistos en las obras de restauración, porque si bien tuvimos la suerte de poder trabajar con tiempo y poder hacer los análisis, cuando comience la limpieza profunda recién nos vamos a dar cuenta de cómo está la fachada. Ahí se calcula un 20% de variabilidad en el estado de las cosas y en el tiempo que lleva”, explica. (Producción periodística de Paula Cavanna)

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios