Jaldo: "el año que viene en Tucumán tendremos obras por donde caminemos"

El vicegobernador -a cargo del Poder Ejecutivo- minimizó la interna con el manzurismo. "Ningún partido sacará solo a Tucumán; necesitamos consenso", afirmó.

02 Dic 2021

Pese a la insistencia del conductor de Panorama Tucumano, Federico van Mameren, el vicegobernador -a cargo del Poder Ejecutivo-, Osvaldo Jaldo, se mantuvo en un único discurso: la pelea con el gobernador -en uso de licencia mientras se desempeña como jefe de Gabinete de la Nación-, Juan Manzur, no fue más que una interna dentro del Partido Justicialista, que potenció el resultado electoral del espacio. A duras penas admitió que "puede ser" que se hayan dado cruces "subidos de tono" -"quizás ha sido demasiado dura nuestra interna"-; pero rechazó que se trate de situaciones sin retorno.

Jaldo concedió una entrevista al ciclo de LGPlay, en la última emisión de este año. El tranqueño se sentó, y respondió el mano a mano que le planteó Van Mameren.

En un segmento de la conversación, Jaldo defendió con firmeza la administración del ex gobernador, actual senador saliente, José Alperovich. "Gobernó 12 años, y ha tenido una buena gestión. Hizo casi 15.000 viviendas en la provincia, hizo el barrio más importante de Sudamérica -Lomas de Tafí-, hizo casi 400 escuelas en Tucumán. Ha tenido una gestión muy importante. Yo fui ocho años parte de su Gobierno, sé lo que se hizo en el interior durante la gestión de Alperovich. El pacto social de Alperovich es lo que estamos haciendo hoy", afirmó Jaldo.

A renglón seguido, algunos de los conceptos que dejó la entrevista.

"Es un honor ejercer la función que estoy ejerciendo. Soy vicegobernador a cargo del Poder Ejecutivo, pero hago uso pleno de las facultades que estipula la Constitución. Tenemos diálogo permanente (con el gobernador, en uso de licencia, Juan Manzur), pero cada uno es respetuoso del cargo que desempeña el otro", dijo, en referencia a su actual función en el Sillón de Lucas Córdoba.

Subrayó que la interna que jaldismo y manzurismo protagonizó previo a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), del 12 de septiembre, fue solo eso: una forma de dirimir candidaturas, que finalizó ese mismo día. "Los que vivimos desde adentro este gran espacio, del Movimiento Nacional Justicialista, entendemos un poquito más las cosas que los ciudadanos que están afuera. Al ser un espacio tan grande, de casi 200.000 afiliados, hay veces en las que no coincidimos; y hasta tenemos aspiraciones políticas diferentes. Pero tenemos una manera de dirimirlas, y eso hicimos en Tucumán, el único distrito del país donde el Frente de Todos (FdT) fue a internas; y luego fue un ejemplo a nivel nacional", dijo.

"Fue una interna 'subidita' de tono, con mensajes muy fuertes. Pero somos peronistas los dos (Jaldo y Manzur); pertenecemos al Partido Justicialista, y fuimos a una interna, y esa elección llevó a que el FdT logre un 50% en la provincia", afirmó.

Van Mameren preguntó, en un par de ocasiones, acerca del motivo del quiebre con Manzur. "Con el gobernador en uso de licencia hace seis años que venimos gobernando la provincia. Y llega un momento en que por ahí se plantean diferencias. Pero nuestra carta orgánica nos da la posibilidad de definir los candidatos. Puedo coincidir en que el tono fue fuerte, pero no ha sido sin retorno, sino con el mejor retorno posible. Y nos tuvimos que reacomodar en 72 horas; terminamos la interna y Manzur fue convocado al otro día a Buenos Aires. El presidente (Alberto Fernandez) eligió a un tucumano para cubrir el cargo más importante después del de presidente en el Poder Ejecutivo Nacional. Y se ha respetado la institucionalidad y la Constitución", defendió.

Ante la insistencia del conductor del ciclo, acerca de las causas de la pelea, Jaldo agregó: "por ahí uno, sin darse cuenta, involuntariamente, va realizando acciones. Y la sumatoria de esas acciones por ahí nos lleva a distanciarnos, a mermar la comunicación, a disminuir ese diálogo. Y cuando uno se da cuenta ya está alejado.

"Yo con el Presidente charlé como cuatro o cinco veces en menos de 72 horas. Me planteó la necesidad de que Manzur  se haga cargo de la Jefatura de Gabinete, y le pregunté qué debía hacer yo. Me pidió que colabore con Tucumán, que lo apoye a Juan, y eso estoy haciendo. Tengo un compromiso con el Presidente y, mucho mayor aun, con Juan Manzur", dijo.

Sobre el gabinete, destacó el cambio en el área de Seguridad: se alejó Claudio Maley y llegó Eugenio Agüero Gamboa. "Lo hemos conversado con el gobernador. Al margen de ser jefe de Gabinete, es el gobernador en uso de licencia. Y es normal el diálogo, la consulta y el acuerdo. Dentro del gabinete hay hombres muy capaces, muy trabajadores; y lo están demostrando. Y lo tienen que demostrar todos los días, como yo, que llego a las 7. Soy el primero en llegar y el último en irme. Y los ministros me están acompañando", señaló.

Respecto del remplazo de la ministra de Salud, Rossana Chahla, que asumirá como diputada, dilató el anuncio: "estará asumiendo el lunes". Pero no mencionó nombres.

También defendió los acuerdos políticos. "Un partido solo no puede gobernar ni el país ni la provincia. Es necesario buscar un consenso. Hay temas en los cuales hay que dejar de lado la política, y buscar el consenso de todos los espacios políticos. La situación ya no admite divorcios, hay que entenderlo", resaltó.

Aunque descartó que se trate de un fracaso, reconoció que el resultado electoral lo afectó. "Esta elección fue un llamado de atención para nuestro espacio. La gente nos está diciendo que hay algo que no estamos haciendo bien", admitió.

También defendió las candidaturas testimoniales. "Cuando expongo a mis dirigentes, a mis compañeros a un proceso electoral no los mando solos; voy yo al frente. En este caso, quien lidera un espacio político tiene que poner la cara. Si repasamos la historia tenemos muchos casos; no solo en el Partido Justicialista. Es necesario jugar la mejor carta, y está permitido por la Constitución. La gente vota al primero, pero también al segundo, al tercero y al cuarto; no hay que subestimar al elector. Lo ideal sería que no suceda, pero muchas veces se da, en determinada situación política, por la necesidad de ganar una elección", argumentó.

Aunque negó ser su amigo, Jaldo salió a bancar a Daniel Leiva, el flamante presidente de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán. "No es amigo mío, pero compartí trabajo mucho tiempo con él: estuvo conmigo en la Municipalidad de Trancas, luego en la Caja Popular. Y luego hizo su carrera. Para el cargo de fiscal de Estado lo eligió Juan Manzur. Yo jamás le dio una orden a Leiva, no puedo dar órdenes a un vocal de la Corte", indicó.

Consideró que Manzur continuará en Buenos Aires. "Tengo fe de que le irá muy bien; sé que hará todo lo posible para que al presidente y a él le vaya bien", dijo.

Evitó hablar de los comicios provinciales de 2023, y sobre su eventual candidatura. "Yo pretendo hoy gobernar bien. Llevo tres meses; qué tal estoy gobernando debe decirlo la gente, no yo. Lo que sí, estamos dando una dinámica importante, con un gran equipo, atendiendo los problemas reales de la gente", dijo.

Finalmente, auguró un gran 2022 para la provincia. "El año que viene en Tucumán tendremos obras por donde caminemos", prometió Jaldo.

Comentarios