Hay 700 sendas en uso en Tucumán, pero casi todas precisan guía

Consejos para antes de arrancar la caminata. Qué recaudos tomar, qué llevar, con quién ir, qué hacer y que no. Prestadores registrados.

28 Nov 2021 Por Claudia Nicolini
1

SEÑALIZACIÓN. Senderos, como los del Fonicular, tienen indicaciones.

Salvo mar y desierto extremo, Tucumán tiene casi de todo: selva, bosques y pastizales de altura; verdes prados y montañas peladas; ríos, arroyos, lagos y lagunas; valles, quebradas, cumbres... Y todo “a mano”: no en vano somos la provincia “más chiquita”. Caminar sus senderos es una hermosa oportunidad de conocerla haciendo actividad física al aire libre (indispensables por la pandemia, entre otros motivos). Pero hay varias cuestiones que es necesario tener en cuenta.

Los caminantes se han multiplicado en los últimos años, pero lamentablemente, también los accidentes y las personas que se pierden. Además es crucial recordar que en la naturaleza estamos “en casa ajena”. Sólo somos invitados y es clave comportarse como tales.

Respetar el sendero

Los senderistas no están encarando una simple caminata: incluso los senderos con niveles más bajos de dificultad tienen su bemoles.

Salirse de la ruta establecida implica problemas para uno mismo, y también para la naturaleza: los senderos sirven de protección en las áreas silvestres. La idea es caminar sólo por un lugar y preservar el resto, pero si nos vamos saliendo se potencia la erosión (inevitable, por cierto) del terreno. Y además existe el grave riesgo de perderse: para quien no conoce el camino, todos los árboles y los recodos se parecen.

“Para evitar problemas de este tipo el Ente Tucumán Turismo (ETT) ha trabajado en la señalización de numerosos senderos de la provincia; son los que integran lo que llamamos las Ecosendas”, explicó a LA GACETA la licenciada Virginia Zerrizuela, referente de Turismo Activo y de Naturaleza de la Dirección de Desarrollo del ETT.

“Para su habilitación no sólo se han demarcado y señalizado; previamente el ETT ha formalizado convenios con los propietarios de los terrenos, que autorizan el paso de los caminantes. Hay que tener en cuenta que no son tierras públicas”, añadió y explicó que las Ecosendas en principio pueden ser autogestionados; es decir, dadas la dificultad de leve a moderada del recorrido y la señalización, no es imprescindible un guía. En principio, porque hay varios peros...

“Por ejemplo, por el sendero del Funicular el recorrido llega hasta el cuarto puente, porque allí hay un tramo que está caído -señala Carlos Figueroa, guía certificado con años de experiencia y presidente de la Asociación de Prestadores Activos de Turismo-. Pero, a pesar de que los letreros advierten el peligro y de que se ponen vallas, la gente baja por la montaña hasta el río y vuelve a subir; y eso puede ser peligroso”. Sobre la base de este ejemplo, la consigna (aunque suene de Perogrullo) es ¡hágales caso a los carteles!

“Las opciones de senderismo que ofrece Tucumán son, literalmente, miles -agrega Figueroa- y hay en uso activo 700 sendas; pero en la gran mayoría aventurarse por ellas sin guías expertos y capacitados puede ser riesgoso”.

Por eso, tanto él como Zerrizuela señalan la importancia de ponerse en contacto con los prestadores registrados en el ETT como prestadores de turismo activo (la lista está disponible en este link www.tucumanturismo.gob.ar/turismo-activo/24/16110/prestadores-de-turismo-activo).

El prestador es clave

Ese registro se creó por ley N°7.484, sancionada en enero de 2005, después de que una mujer murió durante un vuelo en parapente, cuenta Figueroa, y entre otras cuestiones, establece la obligatoriedad de inscribirse para todo aquel que “presta servicios de recepción, acompañamiento, orientación y transmisión de información en materia cultural, turística, histórica, geográfica y ecológica a turistas en visitas y/o excursiones”.

“Sin embargo, sólo en el área del senderismo, funcionan más de 300 grupos que no se encuadran dentro de la ley”, destaca. “Hay que aclarar que, incluso los prestadores habilitados pueden ofrecer senderos que no formen parte de las sendas que el ETT propone (con o sin guías), porque ellos hacen convenios directos con propietarios de otros terrenos”, advierte Zerrizuela.

Que tu guía esté inscripto o inscripta en el registro implica que tiene no sólo una cobertura legal para la seguridad del grupo sino además una capacitación especialmente diseñada para la seguridad en general y para las características (geográficas, climáticas, de flora y fauna) de los diferentes senderos de nuestra provincia.

“Es importante tener claro, por ejemplo -y es sólo un dato-, qué hacer cuando aparece el alpapuyo (la bruma que se produce en los cerros cuando la humedad de los valles se condensa de golpe cuando cae el Sol), típica de la zona de Tafí del Valle... y esos temas no necesariamente los maneja y sabe alguien que no está formado”, señala Figueroa.

“Además, deben contar con seguro de responsabilidad civil, médico, por accidentes; con un staff formado en rescatismo y en manejo de grupos...”, destaca Zerrizuela. “Porque si ocurre un accidente en un ‘grupo de amigos’, quién se hace responsable?”, pregunta Figueroa y añade: “para cada salida es indispensable que haya un equipo (y no una sola persona) y que el equipo tenga un plan de evacuación por si hay accidentes; modos de comunicarse cuando no hay señal de celular, conocimientos de primeros auxilios...”.

Por seguridad personal

“También, incluso si se va ‘a propio riesgo’, además de los clásicos recaudos (calzado adecuado, abrigo, repelente, protector solar, gorra) hay que llevar insumos que en general no se consideran, pero son muy importantes: botiquín, linternas (las que se ponen en la cabeza, porque es importante disponer de las dos manos), bastón de trekking y una manta térmica de aluminio, de esas baratas”, enumera Figueroa y destaca: “esas mantas no sólo protegen del frío si por alguna contingencia hay que pasar imprevistamente la noche en el sendero; además reflejan la luz, y facilitan las búsquedas”.

Ojalá nunca sean necesarias, pero ya se sabe: es preferible prevenir que lamentar.

Recaudos

-Informarse sobre el estado de los senderos, cómo estará el tiempo, horarios de ingreso, etcétera

-Nunca ir solos; en caso de emergencia, su compañero podrá pedir ayuda

-Elegir senderos acordes con el nivel de experiencia y con el estado físico

-Prestar atención a las señales y nunca salir de la senda demarcada

-Arrancar temprano: es importante llegar con luz natural al destino

-Cargar dos litros de agua por persona como mínimo

-Evitar fumar y sólo hacer fuego en sitios permitidos. Asegurarse de que está totalmente apagado antes de dejar el lugar

-No dejar basura, ni siquiera orgánica. Altera las costumbres alimentarias de la fauna

Comentarios