Rusia registró un nuevo récord de muertes por coronavirus

El Gobierno analiza nuevas restricciones para contener el avance de la pandemia.

Reuters. Reuters.
27 Octubre 2021

La pandemia de coronavirus sigue golpeando a Rusia. El país registró hoy un nuevo récord de muertes por covid-19 y las autoridades preparan nuevas medidas de restricciones con el fin de frenar la propagación del virus.

El grupo de trabajo del Gobierno contra el coronavirus registró 1.123 muertes en 24 horas, el mayor número de víctimas diarias desde el inicio de la pandemia.

La cantidad de contagios también se mantuvo alto, en 36.582, apenas por debajo del pico histórico registrado el pasado fin de semana, agregó el organismo.

En total, 8,3 millones de personas se han contagiado de coronavirus en Rusia desde el inicio de la pandemia mientras que casi 234.000 han muerto.

El Gobierno culpa del aumento de los contagios y las muertes al lento ritmo de vacunación. Solo unos 49 millones de rusos, aproximadamente un tercio de los casi 146 millones de habitantes del país, están completamente vacunados.

Para frenar los contagios, el presidente, Vladimir Putin, ordenó la semana pasada un período no laborable de una semana, que empezará el sábado próximo e incluye dos feriados.

El decreto dispone que en las regiones donde la pandemia es más amenazante, el período comenzó el 23 de octubre.

Además de una pausa en la mayoría de las empresas estatales y privadas, la medida incluye el cierre de tiendas, jardines de infantes, escuelas, gimnasios y lugares de entretenimiento mientras que los restaurantes y cafés solo estarán abiertos para llevar o entregar a domicilio.

Sólo permanecerán abiertos los negocios considerados esenciales. El acceso a museos, teatros, salas de conciertos y otros lugares se limitará a las personas que puedan demostrar que fueron vacunadas o que se recuperaron del coronavirus.

Las autoridades esperan que, al reducir la circulación de personas en las oficinas y el transporte público se limite la propagación del virus, pero muchos rusos decidieron aprovechar el tiempo libre para tomarse unas vacaciones.

La venta de pasajes aéreos y las reservas de hoteles se dispararon en los centros turísticos rusos del mar Negro, lo que llevó a las autoridades locales a cerrar los lugares de entretenimiento y limitar el acceso a restaurantes y bares para evitar un aumento en las infecciones.

Tamaño texto
Comentarios