Cayó otro integrante de los Achén, banda familiar dedicada a la venta de drogas en Lules - LA GACETA Tucumán

Cayó otro integrante de los Achén, banda familiar dedicada a la venta de drogas en Lules

Se trata del hijo de uno de los denominados "presos VIP" de la comisaría de El Manantial en 2010.

22 Oct 2021
2

EN LULES. Allanamiento en junio pasado.

Otro integrante de la familia Achén, dedicada a la venta de droga según causas judiciales, cayó el martes pasado. Se trata de Moisés Achén, señalado como la persona que habría continuado con la comercialización de estupefacientes en Lules, a partir de la detención de Fernando y Cristian Achén, padre y tío del joven, respectivamente, según fuentes oficiales.

La detención se concretó luego de un seguimiento por parte de agentes de la División Antidrogas de la Policía Federal (PFA). En junio pasado, el mismo grupo de la fuerza nacional había concretado distintos allanamientos en un drugstore y una vivienda para detener a los dos mayores.

Según datos de la investigación que llevaba un año, los hermanos Fernando y Cristian “organizaban la venta en sus domicilios particulares” y “hacían cómplices y partícipes a hijos y sus parejas”. En los allanamientos se encontraron medio kilo de cocaína de máxima pureza, dispuesto en dosis y prensado, dos kilogramos de marihuana en “bagullos” y $ 50.000 en efectivo.

INTEGRANTE. Última detención.

Antecedentes

El padre y el tío habían estado presos en 2009 en la comisaría de El Manantial. En junio de 2010, un vecino denunció que estos hermanos vendían droga en esa dependencia policial, aunque esta imputación nunca sería probada posteriormente. Además, los dos recibían por entonces un trato especial en la comisaría. Pasaban los días como presos VIP: se les permitía salir de la celda y circular sin restricciones, como lo estableció luego un informe interno de la propia Policía.

Dos años después fueron condenados por venta de sustancias ilegales; mientras que en 2012 se les atribuyó una estafa en la venta de un vehículo.

“Su principal zona de acción fueron Lules, Famaillá y La Reducción. Es una organización netamente familiar y el manejo pasó de padres a hijos”, contó una fuente cercana al caso a LA GACETA.

De acuerdo a los datos de la causa, se proveían de cocaína transportada desde la frontera de Bolivia. Llegaba a Tucumán mediante encomiendas encubiertas .También comercializaban, al parecer, marihuana que llegaba desde Buenos Aires.

Comentarios