San Miguel de Tucumán: el Concejo Deliberante empezó a separar residuos para reciclaje - LA GACETA Tucumán

San Miguel de Tucumán: el Concejo Deliberante empezó a separar residuos para reciclaje

María Dolores Juri, arquitecta y magíster especializada en desarrollo sustentable y medioambiente, brindó una capacitación para el personal y funcionarios del cuerpo.

18 Oct 2021
1

MEDIDA. San Miguel de Tucumán: el Concejo Deliberante empezó a separar residuos para reciclaje. PRENSA DEL CONCEJO DELIBERANTE DE SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.

El Concejo Deliberante de San Miguel de Tucumán comenzó a separar papel, plástico, cartón y vidrio para su reciclaje. La medida, que será aplicada a partir de hoy, da cumplimiento a la ordenanza que implementó el Programa Permanente de Separación de Residuos Sólidos Urbanos, aprobada este año.

"Uno de los ejes de la gestión en el cuerpo es abordar el problema medioambiental. Por ello trabajamos en la sanción de normas y también con la capacitación porque debemos dar el paso hacia un cambio cultural sobre el tratamiento de lo que llamamos basura para entender la importancia del reciclaje. El primer paso es separar los residuos en origen, en las casas y oficinas, en papel, plástico, cartón, vidrio", destacó el presidente del Concejo Deliberante de la Capital, Fernando Juri, luego de una jornada de capacitación brindada a funcionarios y al personal, con el fin de explicar cómo utilizar las estaciones ambientales y tachos especiales instalados en todas las plantas del edificio.

"Este es un tema de educación, porque de nada sirve sancionar normas o contratar cientos de empleados abocados a limpiar la ciudad si nosotros, vecinas y vecinos, no aprendemos a reciclar y a tratar los residuos. Tenemos organismos de recuperadores urbanos que apoyaremos en esta tarea, es un trabajo en conjunto. Cuando asumimos nos comprometimos a mirar hacia adentro para demostrar que podemos tener una ciudad mejor. Y así lo hicimos y lo hacemos", completó.

La arquitecta y magíster especializada en gestión ambiental, María Dolores Juri, estuvo a cargo de la capacitación del personal del cuerpo para comenzar con la separación de residuos. En su exposición, destacó que un 50% de los residuos sólidos urbanos son orgánicos; un 38%, elementos reciclables que si se destinan a rellenos sanitarios pueden demorar hasta 1.000 años hasta biodegradarse.

"Es fundamental avanzar con un esquema circular, en el que los productos se consuman y no se desechen si no que se reutilicen", valoró Juri, asesora ad honorem de la comisión especial que elaboró la ordenanza.

"El objetivo de la charla es capacitar a los integrantes del Concejo Deliberante sobre la importancia de separar en origen los residuos sólidos urbanos que se generan dentro del edificio: separar plásticos, papel, cartón y vidrio para que esos materiales sean provistos a cooperativas o a recuperadores urbanos que trabajan en la calle buscando estos materiales y que encuentran en esto que llamamos basura un recurso económico", expuso la especialista.

"Junto a la separación de residuos lo que se busca también es formalizar a los recuperadores urbanos porque es un trabajo digno, pero se los debe reconocer como trabajadores que hacen muchísimo en la ciudad: sin ellos la ciudad sería un desborde de basura. Los ciudadanos no somos conscientes de gestionar los recursos de manera correcta para disminuir el impacto que esto genera en el medio ambiente. Los cartoneros -como les llamamos-, carreros y organizaciones que los nuclean ayudan muchísimo a la descontaminación de la ciudad y a reducir el impacto que esto genera. Es importante que sean formalizados y dejen de exponerse al trabajar con estos materiales con sus manos separando lo reutilizable, escarbando entre la basura", agregó.

"El planeta se está inundando de basura; es un problema del mundo no sólo de Tucumán. Generar recursos desde cero impacta mucho en el medio ambiente, reciclar implica utilizar menos energía y menos impacto, y es muy importante para cuidar el planeta adoptar conductas circulares. Nosotros tenemos un consumo irracional de esquema lineal en donde consumimos y desechamos. La idea sería que ese deshecho lo volvamos a incorporar al sistema como recurso, produciendo nuevos materiales. El 50% de los residuos sólidos urbanos son orgánicos y pueden compostarse para hacer abono. Y un 38% de esos residuos pueden reciclarse para reducir el impacto ambiental. Es decir que se puede reducir hasta casi un 40% el material llevado a relleno sanitario", detalló.

Comentarios