Mataron a machetazos a un supuesto ladrón - LA GACETA Tucumán

Mataron a machetazos a un supuesto ladrón

Creen que el joven de 23 años fue asesinado por la víctima de un robo. Revuelo en el vecindario.

30 Jul 2021 Por Gustavo Rodríguez
2

EN LA ESCENA. Los peritos trabajan en medio de los matorrales.

Walter Daniel Alcaraz fue visto por última vez el martes cerca del mediodía. El joven, de 23 años, estaba perdido en el infierno de la adicción a las drogas. Lo encontraron ayer a la tarde en medio de unos matorrales del barrio Ampliación Independencia, al sur de la ciudad. Fue asesinado a machetazos, aunque no se descarta que los homicidas también hayan utilizado un hacha. Los investigadores consideran que fue víctima de uno o varios hombres que quisieron cobrarse venganza porque les habría robado alguna pertenencia.

“Era una plaga ese chico”, explicó Luciana Heredia. “En el barrio nadie lo quería porque lo que veía robaba para salir corriendo a comprarse drogas. Dicen que le robaba hasta su propio padre”, agregó la vecina.

Juan Heredia escuchó atentamente a la mujer y añadió: “aquí hay muchos chicos perdidos por las drogas. El paco y la pasta base les perforan el cerebro. Si los viera caminando por las calles... Son una desgracia”.

“La vida por aquí no vale nada. Ahora que estamos en campaña van a aparecer todos haciendo un montón de promesas, pero después nadie hace nada. Por eso la vida no vale ni una moneda en este sector de la ciudad”, explicó Luciana Lucena.

Indicios

Los familiares, que prefirieron no realizar declaraciones a LA GACETA, les contaron a los investigadores que la última vez que lo vieron se había escapado de un grupo que se había presentado en su casa con todas las intenciones de lastimarlo.

“En el barrio dicen que fue una persona a la que le había robado algo y que estaba acompañada por dos o tres personas más. Cuando lo estaban masacrando a golpes, salió un hermano y lo defendió. Los tipos se fueron, pero él también salió corriendo hacia otro lado”, dijo Juan Gutiérrez.

El titular de la Unidad Fiscal de Homicidios I, Ignacio López Bustos, y su auxiliar, Fernando Isa, dirigieron al equipo de investigadores que hasta el cierre de esta edición trataba de identificar los homicidas de Alcaraz.

Los vecinos aportaron dos datos que estaban siendo analizados por personal de la división Homicidios al mando de los comisarios Juana Estequiño, Diego Bernachi y Jorge Dib. El agresor podría ser un comerciante al que le habría sustraído dinero o alimentos o una persona que lo acusó de haberle quitado una herramienta vital para que desarrollara su trabajo con el que mantenía a su familia.

PREPARÁNDOSE. Los investigadores a punto de analizar la escena.

El final

Los pesquisas, al analizar el lugar del hecho, determinaron que el joven habría sido asesinado en ese lugar. La teoría que manejan hasta ahora es que, después del incidente, los asesinos lo fueron a buscar.

Su cuerpo fue hallado en una zona que tenía pastos altos. Creen que, después de haberlo capturado, lo trasladaron hasta allí para acabar con su vida, aprovechando que estarían lejos de las miradas delatoras.

El crimen fue cometido con crueldad y con saña, según determinaron los expertos al analizar las heridas que presentaba la víctima. Tenía profundos cortes en la espalda, el pecho, en los brazos (los peritos señalaron son heridas defensivas, ya que la víctima trató de protegerse) y en la cabeza, que habría provocado su muerte.

El crimen generó revuelo y dolor en el barrio Ampliación Independencia. “Que Dios me perdone, pero por la droga se había ganado muchos enemigos. Eran tantos que muy pocos van a llorar su desgraciada muerte”, concluyó Juan Rodríguez.

3 claves del caso:

1- Walter Alcaraz, de 23 años, tenía severos problemas de adicción y los vecinos dijeron que estaba robando todo el tiempo.

2- Sus parientes lo vieron por última vez el martes. Ese día, un grupo de personas fue a reclamarle un supuesto robo.

3- Los pesquisas creen que la víctima del ilícito y sus acompañantes lo siguieron buscando. Lo encontraron y lo mataron a machetazos.

Comentarios