Esto es lo que pasa si espiás a tu pareja en las redes sociales - LA GACETA Tucumán

Esto es lo que pasa si espiás a tu pareja en las redes sociales

Aumentó en el 700% el uso de programas para vigilar a la otra mitad afectiva. Por esta práctica no solo te pueden denunciar por violación a la privacidad, sino que además se genera un daño a la relación. La confianza.

25 Jul 2021 Por Lucía Lozano
2

UNA AMENAZA. Con las Apps para espiar se pueden obtener datos de los mensajes privados de un celular.

La tentación aparece en forma de silbidito de WhatsApp. Cualquier notificación en redes sociales enciende la intriga. Gracias a la tecnología, nunca ha sido tan fácil espiar lo que hace la pareja. Sin embargo, cruzar esa línea puede tener un alto costo, tanto legal como emocional y psicológico.

En los últimos meses creció muchísimo esta práctica. No solo entre los celosos que se despiertan a mitad de la noche para vigilar lo que ocurre en el celular de la otra mitad afectiva. También en internet y en las tiendas de aplicaciones para celulares proliferan las Apps para espiar el teléfono de otra persona. Escuchar las llamadas, localizar la ubicación y acceder a los WhatsApp, son algunas de las funciones que ofrecen muchos de estos programas.

Se las conoce como “Apps para celosos” o “virus del acosador”. En internet, se las promociona como la mejor forma para descubrir si tu novio/a o esposo/a es infiel. Si bien muchos de estos programas son ofrecidos para control parental, la mayoría son utilizados para espiar a las parejas.

Estos programas que se instalan en los dispositivos para robar información se llaman stalkerware. Un estudio reciente de la compañía de ciberseguridad Avast detectó un crecimiento del 771% en el número de ataques de stalkerware y spyware (utilizados para robar datos bancarios y contraseñas) entre enero y febrero de este año en Argentina, en comparación con el mismo período del año pasado, antes del anuncio de las primeras medidas restrictivas contra la covid-19.

Una forma de violencia

El stalkerware es una forma de abuso tecnológico. “Hay violación de la privacidad y también violencia simbólica”, sostiene el experto en delitos informáticos Gustavo Sain. En la mayoría de los casos, quien va a espiar necesita tener acceso al celular de su víctima al menos una vez para bajar alguna de las aplicaciones. Usualmente se instala en secreto en los smartphones por supuestos amigos, cónyuges celosos y exparejas. Algunos le regalan un celular a la víctima con alguna App espía ya instalada. El stalkerware monitorea los sitios visitados, las llamadas telefónicas y los mensajes de texto.

¿Qué dice la ley?

Utilizando o no una aplicación, espiar las redes sociales, los mails, los chats o los celulares de otras personas constituye un delito. La abogada Soledad Deza explica que la Ley de Delitos Informáticos reprime el acceso indebido a las comunicaciones electrónicas. Esto fue incorporado en 2008 al Código Penal por la Ley 26.388, que castiga con “prisión de 15 días a seis meses, si no resultare un delito más severamente penado, al que a sabiendas accediere por cualquier medio, sin la debida autorización o excediendo la que posea, a un sistema o dato informático de acceso restringido”.

Deza aclaró que el derecho a la intimidad se debe respetar. No se pueden mirar los correos electrónicos ni los chats de otras personas sin su consentimiento. Asimismo, según un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el acceso sin permiso a la red social de un tercero está asimilado a la violación de correspondencia (esto está prohibido por la Constitución Nacional).

Pese a que hubo fallos condenatorios por estos delitos en el país, en Tucumán es algo que casi no se denuncia, según contó el subcomisario Javier Argañaraz, jefe de la División Delitos Telemáticos e Informáticos. En los pocos casos que han tenido intervención, se trataba de personas que consiguieron en forma engañosa la clave y la contraseña de su pareja para ingresar a sus redes.

Héctor Martín, que estuvo nueve años al frente de la misma división policial, señaló que tuvieron más denuncias por extorsiones y amenazas de publicar videos o fotografías íntimas.

Generalmente cuando la víctima hace la denuncia por espionaje de parte de su pareja o ex es porque ya hubo violencia física y psicológica atrás de eso y, entonces, la causa se caratula por un delito más grave.

Las otras consecuencias

No solo por respeto a la intimidad y a la ley que castiga la invasión a la privacidad de una persona. Hay otras razones por las que se desaconseja espiar las redes sociales, los mails y los chats de una pareja. Incluso los expertos creen que tampoco es bueno stalkear (investigar datos de otros a través de las informaciones que comparten en perfiles de redes sociales). Las redes son un arma de doble filo: nos pueden llevar a hacer conjeturas que nos generen mayor inseguridad y celos.

Cuando uno decide espiar, ese acto puede causar un desequilibrio en la relación que conduce a la destrucción de la confianza. La sexóloga Amelia del Sueldo Padilla señala que cuando nos referimos al verbo stalkear, que significa acechar o espiar, ya sabemos que no es algo inocente.

“Es muy frecuente entre los jóvenes stalkearse en Instagram, donde para demostrar interés revisan las publicaciones y les dan like. Cuando se trata de una pareja en la cual se está pendiente de los likes, si a quién le puso, por qué le puso a una y no a otra y no le puso a él o a ella, la situación se complica”, aclara.

Según la experta, si bien las redes sociales sirven para mostrar lo que la persona quiere que se vea y que en oportunidades dista de su vida real, esta necesidad por mostrarse a veces termina siendo conflictiva. “Sobre todo cuando las parejas quieren saber exactamente todo y necesitan tener el control de la situación”, señaló.

Para la profesional, estos temas que son generadores de conflictos hay que hablarlos desde el comienzo de la relación, hacer acuerdos con respecto a los límites y lo que como pareja o vínculo están dispuestos a llevar a cabo. “A veces las personas no pueden cumplir con el acuerdo y la necesidad de control las supera. En ese caso se vuelve peligroso para la relación porque ya había un acuerdo previo que no se cumplió. Es un tema sensible donde se pasa de una cuestión casi inocente a una invasión de la privacidad con control de esa persona y a ejercer violencia sobre ella”, sostuvo. “Si a pesar de haber finalizado la relación, la otra persona insiste, es momento de hacer la denuncia. Acá no se trata de un acto inocente, insisto, se ejerce acoso hacia esa persona y como tal debe denunciarse la violencia”, puntualizó.

CONSEJOS

1- Tener información
Lo primero que hay que saber es que las aplicaciones maliciosas son fáciles de encontrar, descargar y usar. Una stalkerware es un software malicioso cada vez más usado para localizar a una persona, acceder a sus fotos y videos, interceptar correos electrónicos, llamadas, mensajes de texto y conversaciones sin el conocimiento de la víctima.

2- ¿Se puede eliminar un stalkerware?
Sí. Pero eliminarlo puede alertar a la persona que lo instaló y eso puede ser un riesgo. Los expertos sugieren que lo prioritario es evitar la instalación. Con ese objetivo, lo mejor es asegurarse de que el teléfono esté protegido por PIN o contraseña, evitando así la instalación del software sin que el rastreador digital lo sepa. El segundo paso recomendado es instalar un software antivirus, que alertará al usuario sobre cualquier intento de instalación de stalkerware.
Si tu dispositivo ya está infectado, se puede eliminar el malware reiniciando el teléfono en modo seguro y eliminando cualquier aplicación sospechosa dentro de la sección Aplicaciones o en Configuración. Si en esta sección encontrás algo raro y no estás seguro de que se trate de una aplicación maliciosa, los especialistas aconsejan buscar el nombre de esa App en Internet para ver qué comentarios tiene.

3- Cómo saber si mi dispositivo está infectado
Hay signos comunes en los dispositivos infectados. Por ejemplo, se nota un empeoramiento repentino o inesperado del rendimiento del dispositivo: se vuelve más lento, se bloquea y se reinicia. 

También hay otras señales a tener en cuenta:

- Se produce un cambio no pedido en la configuración (nueva página de inicio del navegador, nuevos íconos en tu escritorio)

- Hay una inundación repentina de mensajes extraños y se abren ventanas emergentes.

DONDE SE PUEDE DENUNCIAR

Si creés que te están espiando a través de tus redes o en cualquier plataforma digital, podés hacer la denuncia ante la dependencia policial más cercana a tu domicilio o en la Fiscalía de Turno en Tribunales. También podés ir a la División de Delitos Telemáticos, dependiente de la Dirección General de Investigaciones Criminales y Delitos Complejos, que está ubicada en Junín 850.

¿Cómo evitar acoso en las redes sociales?

Cambiá la configuración de tus redes sociales a privada para que solo las personas de tu confianza puedan acceder a tus perfiles. También se recomienda limitar los datos personales que compartís y asegurate de no compartir fotos personales públicamente, ya que podrían darle a un acosador indicaciones de dónde estás o proporcionarle la oportunidad de usar las fotos para crear perfiles falsos en su nombre.

Comentarios