El futuro de la Capital estará por fuera de las cuatro avenidas - LA GACETA Tucumán

El futuro de la Capital estará por fuera de las cuatro avenidas

El Concejo Deliberante conformó una comisión especial para reformar el Código de Planeamiento Urbano. Buscan fomentar el desarrollo de distintas zonas de la ciudad.

15 May 2021 Por Martín Dzienczarski
2

CRECIMIENTO. La capital concentra el desarrollo inmobiliario y comercial dentro de las “cuatro avenidas”.

El objetivo es ambicioso: diagramar la San Miguel de Tucumán de los próximos 50 años. Esa es la meta trazada por la comisión especial para reformar el Código de Planeamiento Urbano (CPU).

En la última sesión del Concejo, se aprobó por unanimidad la creación del grupo de trabajo para desarrollar en un año y medio las reformas de la norma que establece qué se puede construir, de qué manera y en todas las zonas de la capital. “La ciudad está completamente detonada, es momento de trabajar con todos los actores, concejales, funcionarios de la Municipalidad, desarrolladores urbanos, colegios profesionales y comisiones de protección del patrimonio”, explicó el edil peronista Gonzalo Carrillo Leito, presidente de la comisión de Obras Públicas del Concejo y uno de los promotores de la reforma.

- ¿Por qué tiene que modificarse el Código de Planeamiento Urbano?

- La principal falencia es la falta de planificación y la falta de decisión política de gestiones previas para tener una ciudad planificada. Hay zonas que están totalmente abandonadas, no tenemos desarrollo urbanístico ni inmobiliario. Necesitamos urbanizar muchísimas zonas, no puede ser que esté todo concentradísimo adentro de las cuatro avenidas. No podemos seguir así, por eso el tránsito es caótico. Sí o sí necesitamos comenzar con esto, empezar a descentralizar. Obviamente también necesitamos rever el transporte público, sus circuitos y recorridos. Es muy ineficiente, no llegan los servicios a todos los sectores de la ciudad, falta infraestructura, hay muchísimas calles en pésimas condiciones, sin pavimento ni nada. Necesitamos dotar de calidad de vida a todos los vecinos.

- ¿Qué problemas urbanísticos tiene la ciudad?

- La ciudad crece de manera desordenada, desde el traslado de la ciudad desde Ibatín hasta su ubicación actual, en 1685, no hay planificación. Todo el crecimiento fue producto de la necesidad del momento para que la ciudad se expanda por el crecimiento industrial, poblacional, la llegada del ferrocarril... Todo fue por reacción, nunca por planificación. Por eso llegamos hasta el nivel de hoy: la densidad poblacional que tenemos hace que la ciudad sea caótica e híper concentrada en un sector, y el resto de la ciudad carece de servicios. Paremos un poco, trabajaremos en un código con una proyección de ciudad de 50 a 100 años, con revisiones permanentes para que las normas no queden detrás de los plazos que pide el desarrollo para hacer una ciudad con polos tecnológicos, industriales, gastronómicos, espacios verdes, servicios, que sea inclusiva y que invite a trasitarla, que sea apropiada por sus habitantes.

- ¿Qué ocurrirá con las excepciones al Código solicitadas y con los edificios sin final de obra?

- Todo eso es motivo de revisión. Es un poco ilógico que haya una prohibición que escuelas y colegios dentro de las cuatro avenidas puedan realizar ampliaciones pero a la vez la nueva normativa de educación es que se incluya el jardín desde los 4 años. Debemos establecer normas claras para todos y contemplar cada situación. Tienen que terminarse las excepciones. Con los edificios sin final de obra lo mismo: son muchísimos edificios que por distintas condiciones no pueden recibir el certificado de final de obra. El proceso debe ser exhaustivo porque se debe analizar cada caso. Es un problema porque esa situación es por edificaciones que tienen distintas violaciones, no pueden colocarse correctamente los servicios y las personas que compraron de buena fe no puede escriturar sus propiedades. No podemos dar certificados de final de obra sin realizar una revisión exhaustiva porque los edificios que no cuentan con condiciones de seguridad necesarias no pueden ser habilitados. Es penoso llegar hasta este punto.

- ¿Qué objetivos a largo plazo se impusieron?

- Por el crecimiento de la ciudad, se estima que de acá a 10 años estarán viviendo en San Miguel de Tucumán cerca de 2 millones de personas. Cómo hacemos si no tenemos desarrollados otros sectores de la ciudad. La ciudad debe planificarse, ser inclusiva, con un transporte público eficiente y que conecte toda la ciudad, sin zonas que carezcan de los servicios fundamentales y que cuenten con espacios públicos para todos.

Comentarios