“El chiquito la mató sin querer”, dijo el acusado de femicidio - LA GACETA Tucumán

“El chiquito la mató sin querer”, dijo el acusado de femicidio

El fiscal, que no cree en esa versión del crimen de Banda del Río Salí, ordenó una pericia clave para resolver el caso. Dos meses tras las rejas

12 May 2021 Por Gustavo Rodríguez
2

CUSTODIA POLICIAL. Los efectivos tuvieron que montar guardia para que no se registren incidentes. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

“Me desperté cuando sentí la explosión. Ahí descubrí que el chiquito salía corriendo por el pasillo, después la vi a mi mujer y por el agujero que tenía en la cabeza, me di cuenta de que estaba muerta. El chiquito la mató sin querer”, aseguró Braian Joel Ignacio (22) años, acusado del femicidio de su concubina, Daiana Gabriela Juárez. “Para el criterio de este Ministerio Público Fiscal, por más que digan que estaba acostumbrado a hacerlo, es muy poco probable que un niño de tres años haya podido manipular un arma de esas características”, planteó el fiscal Carlos Sale, que logró que el acusado continúe al menos dos meses más detenido con prisión preventiva.

El hecho sucedió el lunes al mediodía en el barrio 23 de Agosto. “A esa hora, según los testimonios de varias personas, la pareja tuvo una fuerte discusión que llegó a su fin cuando se escuchó una detonación, y luego, los testigos señalaron que lo escucharon gritar al acusado ‘¡no, no, no!’”, dijo Sale, fiscal de la Unidad de Homicidios II. “El sospechoso salió corriendo hasta la casa de un pariente que lo encontró golpeando su cuerpo contra una pared. Otros testimonios refieren que Ignacio podría haber llamado a su padrastro para que lo ayudara a escapar”, explicó.

El fiscal, después de exponer la hipótesis del caso, planteó otra versión. Señaló que mientras se encontraba en la escena del crimen, se acercó el niño de tres años para contarle que él había disparado el arma de manera accidental. Su hermanita de seis ratificó esa versión y le dijo además que era habitual que sus padres le entregaran el pistolón (en realidad era una arma casera), que pesa casi un kilo para que jugara.

“Ante esta situación, buscamos un turno para que se entreviste al menos a la pequeña en Cámara Gesell, pero nos resultó imposible. También estamos esperando los resultados de los stubs que se le hicieron al acusado y a sus dos hijos”, aseguró Sale. Se trata de una pericia que tiene como único objetivo encontrar vestigios de pólvora y en las manos y en las prendas de los protagonistas del caso. El análisis se realiza con un microscopio especial y arroja resultados definitorios.

Sale sí logró demostrar que Ignacio ejercía violencia de género sobre la víctima desde hace por lo menos cinco años. Teresa Juárez, la abuela que crió como hija a la víctima, dijo que era normal que la castigara físicamente. “Varias veces la golpeaba con la culata de un arma en la cabeza. Siempre se hacía atender en el mismo lugar, pero para no tener problemas decía que la habían asaltado”, declaró la mujer. La hermana también relató un grave incidente que se registró durante una fiesta de cumpleaños donde la golpeó delante de varias personas. El fiscal señaló además que tiene conocimiento de que Ignacio tiene causas pendientes por una tentativa de homicidio y los vecinos lo señalaron como presunto vendedor de drogas en la zona.

Declaración

“Esto fue un accidente. El chiquito no quiso hacer nada. No pretendí escaparme, me fui a la casa de mi mamá porque sus familiares son muchos y seguro que me querrían lincharme. Yo no hice eso”, declaró llorando el acusado. Ignacio aceptó responder las preguntas del fiscal. Estas son las partes más destacadas del interrogatorio.

- Fiscal Sale: ¿Usted tiene armas?

- Ignacio: Sólo esa arma con la que se dio todo esto. Esa arma la compró ella por tema de seguridad.

- FS: ¿Dónde guardan el arma?

- I: arriba del ropero.

- FS: ¿La tienen cargada?

- I: no.

- FS: ¿Dónde guarda los cartuchos del pistolón?

- I: en un cajón del ropero.

- FS: Y dígame… ¿es fácil que el pequeño acceda al arma y a los cartuchos?

- I: no.

- FS: ¿Y cómo hizo para tomarla y cargarla?

- I: No sé. Quizás mi mujer sintió algún ruido y la puso debajo del colchón o de la cama y de ahí el chiquito la tomó. Si hubiera sabido, se la quitaba. Estaba durmiendo porque el día anterior había tomado todo el día.

- FS: ¿Su hijo está acostumbrado a jugar con armas?

- I: Le gusta jugar con armas, pero no con esas, sino con las de juguetes que se le compra.

- FS: ¿Nunca sintió ningún ruido?

I: No.

- FS: ¿Discutía con su pareja?

- I: Y sí. Pero desde que nos enteramos de que estaba embarazada de dos meses y medio todo cambió.

- FS: ¿Varias personas testificaron que sí discutió ayer con ella?

- I: No sé qué persona pudo haber dicho eso. Yo vivo con mi familia en mi mundo.

El fiscal Sale solicitó que se le impute el delito homicidio agravado por femicidio, planteo que no fue objetado por la defensora oficial Ana Cecilia Gómez Morton.

El representante del MPF pidió que se le dictara la prisión preventiva por seis meses, con el compromiso de reformular los cargos si los resultados de las pericias que se ordenó realizar confirmaran que el autor del hecho fue el pequeño hijo de la pareja. La defensora rechazó el planteo al considerar que el tiempo era excesivo y más si tenía en cuenta que se podría haber tratado de una muerte accidental. El juez Rafael Macoritto decidió que permanezca privado de su libertad durante 58 días, tiempo que considera que podrán conocerse los resultados de los estudios para resolver el caso.

Las claves del caso

El acusado y su familia aseguran que el hijo de la pareja disparó accidentalmente el arma que acabó con la vida de su madre de 23 años.

Al fiscal Carlos Sale le resulta extraño que un niño de tres años haya podido manipular un arma que pesa casi un kilo. El acusado no pudo aclarar este punto.

Los familiares confirmaron con sus declaraciones que la víctima sufría violencia de género desde hace años, pero que nunca lo denunció por temor.

La declaración de la pequeña de seis años y la prueba de los stubs practicados al acusado y a sus dos hijos serán claves para resolver el caso.

Comentarios