La inflación deja un piso elevado para la pobreza - LA GACETA Tucumán

La inflación deja un piso elevado para la pobreza

Con un 4,8% para marzo, los economistas advierten sobre el deterioro del poder de compra y dudan de la efectividad de los controles.

16 Abr 2021 Por Marcelo Aguaysol

Una inflación del 4,8% mensual como la que se experimentó durante marzo deja varios escenarios preocupantes para la realidad socioeconómica de la Argentina. Por un lado, carcome rápidamente el poder de compra del salario, al decir del economista Ramiro Castiñeira. No hay bolsillo que aguante un índice tan elevado, el más alto que se registró durante la administración del presidente Alberto Fernández. Pero ese dato no supera al 5,9% registrado en septiembre de 2019, de acuerdo con la serie histórica del Índice de Precios al Consumidor (IPC), difundida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Por otro lado, el dato de una inflación del 13% para el primer trimestre es una mala señal para otra medición: la de la pobreza. “El 13% de inflación podría implicar una tasa de pobreza del semestre octubre-marzo mayor al 43% del semestre abril-septiembre de 2020, máximo en pandemia hasta ahora”, advierte Leopoldo Tornarolli, investigador Senior del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (Cedlas) de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). En otras palabras, estas cifras dejan un piso alto para la medición oficial de pobreza e indigencia de la primera mitad de este año.

La división con mayor aumento durante el mes pasado, en la cobertura nacional del IPC, fue Educación (28,5%), en virtud de las variaciones observadas en los servicios educativos de todos los niveles, seguidos por Prendas de vestir y calzado (10,8%), según el reporte del organismo que dirige el economista Marco Lavagna.

En la división Alimentos y bebidas no alcohólicas (4,6%) incidieron principalmente las subas observadas en Leche, productos lácteos y huevos; Aceites, grasas y manteca; Carnes y derivados; Verduras, tubérculos y legumbres; y Pan y cereales. Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por bajas en Frutas. De allí el intento oficial de lanzar medidas que tiendan a contener los precios de los principales artículos de la canasta familiar.

El dato de inflación del 4.8% en marzo no es una buena noticia para el Gobierno. “No sólo por ser la tasa más alta desde septiembre de 2019, sino por que el Poder Ejecutivo ha prometido bajar la inflación y el propio ministro de Economía, Martín Guzmán, comprometió en el presupuesto una tasa anual de inflación que ya es incumplible”, señala a LA GACETA el economista Nicolás Cachanosky.

El también profesor asociado de Economía en la Metropolitan State University of Denver advierte que el Gobierno también tiene problemas de discurso. “Insiste con una explicación heterodoxa (multicausal) de la inflación. Sin embargo, la explicación monetaria sigue siendo la que mejor se ajusta a los datos y las recetas heterodoxas para controlar la inflación (controles de precios) no están dando resultados”, puntualiza.

El experto recuerda que el Banco Central ha llevado una fuerte expansión el año pasado (por ejemplo, la Base Monetaria llegó a expandirse a un 82% interanual en septiembre). “Las recientes medidas no hacen más que alentar expectativas de inflación en los próximos meses. La promesa de nueva asistencia financiera y la caída en actividad van aumentar las necesidades de financiar el déficit del Tesoro desde el Central”, observa.

La inflación medida por el Indec ha sido más alta que la proyectada por los analistas y las consultoras privadas en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Central, que esperaban un 3,9% para marzo. Para este mes estiman que será del 3,4% en una tendencia decreciente hasta el 2,7% proyectado hasta agosto. A partir del segundo trimestre, el Gobierno acrecentará los esfuerzos para desacelerar la inflación y mejorar el poder adquisitivo con el objetivo dinamizar a la actividad en la previa electoral, vaticinó la consultora Ecolatina.

Tasa más baja en Tucumán: según Estadística, fue del 2,95%

Pese a que el valor de los Alimentos y Bebidas Alcohólicas treparon un 3,6% y los precios de la canasta escolar se dispararon un 24%, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Tucumán fue del 2,95% durante marzo, de acuerdo con el reporte difundido anoche por la Dirección General de Estadística de la Provincia. De esta manera, la variación de precios acumuladas durante el primer trimestre del año alcanzó el 12,57%, según el reporte oficial. A su vez,  la variación interanual del nivel general durante marzo ha sido del 39,34%, en un período en el que los Alimentos subieron un 47% en promedio.

El diagnóstico del área estadística muestra que el reajuste no fue mayor ya que no hubo grandes variaciones en el precio de las tarifas de los servicios públicos privatizados en la provincia. Así, por caso, el ítem “Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles” registró un incremento del 1,8%, mucho más bajo que el 4,4% de febrero último. En el primer trimestre, el rubro Comunicación fue el que más aumento experimentó, con un 28%, seguido por Educación (25%).

Desequilibrios económicos: un problema sin resolver

La inflación es un síntoma de desequilibrios económicos que hace muchos años no se puede resolver de manera sostenida en Argentina, plantea el director del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), Nadin Argañaraz. En efecto, la inflación general del primer trimestre de este año fue del 13%, la mayor registrada en los primeros trimestres de los últimos cinco años. “Esto es equivalente a un 45% de la meta anual del 29% presupuestada para todo el año”, sostiene el economista cordobés.

La inflación de alimentos y bebidas, de gran impacto en el poder adquisitivo de los argentinos, fue del 13,8% en el trimestre, superando a la general, como viene ocurriendo. A pesar de este valor, fue inferior al 15,8% registrado en el primer trimestre de 2019, observa el analista. “Es clave lograr el consenso necesario para domar de una vez por todas a la inflación. La recuperación del salario real requiere una inflación en línea con la meta planteada”, puntualiza Argañaraz.

Comentarios