Un recuerdo inolvidable - LA GACETA Tucumán

Un recuerdo inolvidable

Gómez vivió un momento único la última vez que visitó Villa Crespo; el “Santo” quiere sonreír.

04 Abr 2021
1

PRÁCTICA LIVIANA. Ayer por la mañana, el plantel “santo” trabajó en un complejo de canchas privadas ubicado en Puerto Madero. Gómez aún no definió el equipo. prensa casm

El 12 de junio de 2016, Sergio Gómez y Favio Orsi visitaron por última vez el “León Kolbowski”, la casa de Atlanta, ubicado en pleno Villa Crespo. Aquella fría tarde-noche los entrenadores dirigieron, tal vez, uno de los partidos más trascendentes de su historia como dupla técnica.

El 0-0 final entre Flandria y el “Bohemio” le permitió al “Canario” llegar por primera vez en su historia a la Primera B Nacional. Ese logro es el más relevante de un cuerpo técnico que ganó ascensos en la Primera D, en la Primera C, en la B Metropolitana y que ahora intenta, con San Martín, ganar la categoría que le falta para llegar al máximo escalafón del fútbol argentino.

“Los tres ascensos que logramos como entrenadores fueron importantes; pero ese, por ahí, tiene el condimento que nosotros ni Flandria nunca habíamos podido: llegar a la B Nacional”, explica Gómez en diálogo con LG Deportiva, luego de dirigir en soledad (Orsi se quedó en Tucumán por haber dado positivo de covid-19) el último enfrentamiento “santo” antes del duelo de hoy.

Gómez volverá a pisar el estadio de Atlanta luego de esa histórica jornada. Esta vez no tendrá al lado a su compañero de aventuras, pero intentará que su San Martín pueda dejar atrás la malaria y, que de una vez por todas, logre pisar fuerte en la nueva temporada.

Si bien el equipo aún no pudo sumar de a tres en el comienzo del nuevo torneo, y la ola de contagios dejó varios soldados al margen durante la semana, el DT no baja los brazos. Todo lo contrario, sube la apuesta y quiere volver a retirarse de ese estadio con los brazos en alto y con el pecho erguido. “Debemos tomar todo lo que pasó como algo bueno; hay que hacerla buena a esta situación”, asegura dejando en claro que en el plantel sobra material para reemplazar a los que hoy no pueden estar. “Muchos chicos tendrán una oportunidad por esta situación. La vida se trata de eso; ojalá salga bien”, pide.

Justamente en esa cancha, San Martín solamente ganó una sola vez de las seis que se enfrentaron (todas las otras fueron victorias del local). Fue el 10 de junio de 1990. Aquella vez, el equipo dirigido por Horacio Bongiovanni derrotó a Atlanta 3 a 2, con dos goles de José Noriega y uno de Juan Carlos Juárez.

Así, luego de 30 años, San Martín intentará volver a festejar en ese escenario. “Queremos volver a ganar”, fue el mensaje que lanzaron desde la concentración “santa” en Retiro.

Atlanta fue el rival que eliminó al “Santo” en mini torneo; y ese, aunque nadie quiera admitirlo, también es un condimento más.

Es verdad que los planteles no son los mismos, pero en La Ciudadela, internamente, también lo toman como el momento ideal para tachar la “doble”: vengar aquella derrota y usar el triunfo como un trampolín de cara a lo que se viene.

“Necesitamos sumar de a tres para poder comenzar a acomodarnos en este campeonato y a trabajar más tranquilos”, advierte Daniel González. “Lamentablemente no se viene reflejando en resultados la superioridad que mostramos en los partidos”, agrega el volante.

El “Bohemio” llega en un gran momento. Dos victorias y un empate lo mantienen como uno de los grandes animadores de la zona B. Sin embargo, en Bolívar y Pellegrini no se achican. “Tiene buenos jugadores y viene bien. Va a ser un partido difícil, pero debemos ser inteligentes y faltarles el respeto”, sentencia González sobre un duelo que será especial para muchos y la oportunidad ideal para volver a sonreír.

Comentarios