Atlético: unidos desde lo más profundo - LA GACETA Tucumán

Atlético: unidos desde lo más profundo

De Felippe, DT “decano” y ex combatiente en Malvinas, se encontró con otros tres veteranos e hinchas del club.

01 Abr 2021

Omar De Felippe llega al punto de encuentro y saluda respetuosamente a cada uno de los presentes. Seguro, en otra situación no habría dudado en repartir abrazos por doquier, pero debido a la pandemia, se ve obligado a reemplazar el abrazo por un fuerte apretón de mano. La pregunta que casi siempre es de rutina, en esta ocasión tiene un trasfondo especial. “Hola, ¿cómo estás?”, pregunta el técnico de Atlético a cada uno de los invitados. Pero no es un formalismo. Nada de eso.

Entre Enzo Toledo, Pablo Santucho y Juan Carlos Díaz hay muchos asados de por medio, y largas charlas. Ellos se conocen, claro. Apenas comienzan a intercambiar conceptos, se empieza a percibir la química entre todos, se entienden. Se respetan. A pesar de que por primera vez charlaban con el entrenador del equipo de sus amores, hay una cercanía que conmueve. La explicación es que todos son veteranos de Malvinas. “Somos una familia, te sentás a conversar y sabés de lo que están hablando. Te sentís como un igual, respetás la historia de cada uno. Tenemos muchas cosas en común”, explica De Felippe, soldado del Regimiento de La Tablada. “Yo cuando me enteré de este encuentro me emocioné. Me empezó a latir fuerte el corazón, sentí un orgullo enorme”, remarcó Juan Carlos, que perteneció a la Fuerza Aérea Argentina.

EN UN BAR. De Felippe, junto con dos de los ex combatientes “decanos”.

Solamente los veteranos saben lo que pasó durante casi tres meses en las islas. Pasaron años para que algunos pudieran hablar del tema. Fueron maltratados en combate y maltratados al regresar al país luego del conflicto bélico. Vivieron en pozos llenos de humedad, donde apenas podían entrar. Soportaron temperaturas bajo cero y vientos que opacaban cualquier tipo de ruido. “Nadie sabe lo que pasamos, ahora hay un poco más de información, la gente está más informada. Nosotros estuvimos en batalla, en bombardeos, eso nadie puede imaginarse lo que es, hay muchas cosas que pasamos que sólo lo saben nuestros padres”, indicó Santucho, que formó parte de la Marina y que vio con sus propios ojos cómo se hundió el ARA General Belgrano. “Fue tremendo, al día siguiente del hundimiento empezamos a encontrarnos con algunas balsas, algunas ya estaban vacías”, agregó.

ENCUENTRO. Enzo Toledo, Pablo Santucho, Juan Carlos Díaz y Omar De Felippe.

El final de la guerra significó un alivio. Fueron 75 días de angustia, de tensión. Días en los que los soldados no descansaban, días en los que miles de jóvenes argentinos pasaron hambre. Mucha hambre. “Cuando empezó el conflicto, ellos empezaron a bombardear y los aviones ya no tenían tantas facilidades para circular, tenían que volar de noche o viajar al ras del agua. Cuando empezó a faltar la comida tuvimos que empezar a transar con los compañeros. Si vos tenías un cigarrillo lo cambiabas por un poco de yerba o un pedazo de carne. Si no, no comías, la comida no se repartía por igual, vos no podías pelear por nada, tenías que sobrevivir”, detalló De Felippe. “Se me eriza la piel cada vez que me acuerdo de esas imágenes”, dice Enzo Toledo. Las imágenes a las que hace referencia, no son de intercambio de comida o las peleas por un abrigo. A lo que se refiere es a la secuencia de tiro de la fragata. “Me quedó grabada a fuego. Era ‘boom, boom, boom’. Con el correr de los días nos fuimos acostumbrando, con el ruido ya sabíamos si caía lejos o cerca”, agregó.

REUNIDOS EN SU DÍA. Toledo, Santucho, De Felippe y Díaz posan en el hotel Hilton. Mañana conmemorarán el Día de los Veteranos de Guerra de Malvinas.

Cuando ven un video de Diego Maradona, todos hacen silencio. “Es un grande”, se escucha. “Yo creo que, si a todos nosotros nos piden la vida, seguro la daremos”, dice un joven “Pelusa” en una entrevista en referencia al conflicto bélico. “Nos representó mucho el Diego, lo que hizo en la cancha contra los ingleses fue una caricia al alma. No sé si tomarlo como una revancha, sentimos que fue una caricia. Yo siempre digo que una cosa es lo que pasó en Malvinas y otra el deporte. Hablar de muerte en el deporte no sirve, nosotros convivimos mucho tiempo con la muerte. Yo sé lo que significa la muerte y te aseguro que ningún partido es de vida o muerte”, enfatizó De Felippe.

Mañana se cumplen 39 años del inicio de la Guerra de Malvinas. Hoy, la idea de recuperar la soberanía parece muy lejana, los ex combatientes son conscientes de ello. “Hay que aceptar las cosas como son. Yo estoy orgulloso de haber defendido a mi patria, pero no concibo que haya que perder una vida por ninguna cuestión política”, agregó “ODF”.

“Nosotros ya lo vivimos, ¿mandarías a tu hijo?”, se preguntó De Felippe y lo trasladó al resto de los integrantes de la mesa. Un no rotundo de parte de todos estremeció el lugar. “En su lugar voy yo. Yo sí voy, pero a mi hijo no lo mando. Nosotros vivimos la experiencia, pero muchas cosas no contamos, sólo lo que vivimos y sentimos defendiendo a la patria. De algunas cosas no tiene sentido hablar”, concluyó. (Producción periodística Daniel Coronel)

Comentarios