Ocho interrogantes que plantea el divorcio Manzur-Jaldo - LA GACETA Tucumán

Ocho interrogantes que plantea el divorcio Manzur-Jaldo

El peronismo tucumano se mantiene convulsionado por un conflicto que se desató prematuramente y que no parece tener un pronto desenlace

19 Mar 2021
1

LA GACETA / FOTO DE DIEGO ÁRAOZ

1- ¿Hasta dónde están dispuestos a llegar?

La relación entre el gobernador Juan Manzur y el vice Osvaldo Jaldo está en una crisis profunda. El matrimonio político lleva casi dos semanas de divorcio y en el horizonte no se vislumbra una pronta reconciliación. La elección de Eduardo Cobos como nuevo defensor del Pueblo estremeció los cimientos del peronismo y del Gobierno. Aunque nadie lo reconozca, el “poroteo” legislativo favorable a Jaldo dejó fuera de la mesa la posibilidad de una reforma para una “re-re”. Las consecuencias del quiebre afloran día a día. Lo que nadie se anima a arriesgar es hasta dónde llegará la ruptura. Queda mucho camino hasta 2023.

2- ¿Un terreno demarcado sin vuelta atrás?

Las repercusiones de lo sucedido en el espejado palacio de Muñecas 950 se expanden desde el centro hacia afuera de la provincia. El sello Lealtad Peronista, “el verdadero oficialismo”,  como repiten fuera de micrófonos, ya se instaló en la mayoría de los Concejos del Gran San Miguel de Tucumán. Manzur quiere saber quién está de su lado y quiénes no. Ocurrió primero en Yerba Buena, pero días después ocurrió lo mismo en la Capital, Banda del Río Salí y Alderetes. En este último distrito, además, el manzurismo desbancó al jaldismo de la mesa conducción. Son marcas que se estima que no se irán aunque lleguen a un acuerdo.

3- ¿Se vienen cambios de camiseta?

El oficialismo está partido y por el momento no hay puentes que los acerque. En la Cámara, el bloque Justicialista de Todos, afín a Jaldo, sufrió la sangría de legisladores apenas finalizó la última sesión y hoy cuenta con 22 miembros. Lealtad Peronista contiene hoy a 11 legisladores alineados con el Ejecutivo. A causa de lo ocurrido, el gobernador y sus ministros han mantenido encuentros por el interior en busca de lealtad. Dejó en claro que no le van más las medias tintas. Para no comprometer sus territorios, eso podría repercutir en la Legislatura con cambios de bloque. Hasta ayer en ninguno de los espacios lo daban por cerrado.

4- ¿Habrá contención para las piezas sacrificadas?

Mientras el mandatario y el gobernador se muestren los dientes, la dirigencia intermedia que llegó de la mano de ambos quedan como rehenes de la situación. Ya quedó claro que la mayoría busca preservar su estructura ante todo y salir lo menos dañado posible. Sin embargo, hay quienes quedaron del lado equivocado de la cerca cuando se desató al tormenta. Los fusibles principales fueron saltando tempranamente, pero hay muchísimos más por lo bajo que quedaron bajo presión. Sólo la evolución del conflicto echará luz sobre si habrá una sangría cruzada de cargos y si el otro sector será capaz de contenerla.

5- ¿Qué actitud tomará Jaldo cuando se reintegre?

El vicegobernador evoluciona favorablemente de su cuadro de covid-19. El miércoles recibió el alta hospitalaria, pero tiene para algunos días más de recuperación domiciliaria. De no mediar inconvenientes, podría llegar a presidir la sesión del próximo jueves. Sus allegados afirmaron que está atento al teléfono en todo momento y que desde allí solicitó no responder agresiones de la vereda contraria. Antes de ser internado, Jaldo se había expresado cauteloso y abierto al diálogo para calmar las aguas. Pero del otro lado hubo movimientos y declaraciones fuertes, por lo que se estima que regresará dispuesto a dar combate.

6- ¿Cuánto afectará la presión de Buenos Aires?

La pugna tucumana hizo mucho ruido en la Casa Rosada. En un año electoral, se puso en riesgo de la continuidad del peronismo al frente del poder. Se envió directo a la Cámara el mensaje de que “no es momento de anteponer intereses personales”. Y Manzur aprovecha eso para jugar todas sus cartas nacionales, una tras otra, y está teniendo buenos réditos. Desde albertistas hasta kircheneristas han salido en su respaldo y han visitado la provincia desde entonces. Jaldo, en contra cara, no tiene a quién seguir para obtener algún guiño desde el peronismo nacional. Pero hay quienes no descartan que esconda algunos ases en sus mangas.

7- ¿Qué pasará con los espacios de poder interno?

La ruptura en la Cámara, que lanzó esquirlas que causaron consecuencias en casi toda la oposición, dejó abierto el enigma sobre qué sucederá con la mesa de autoridades y con la presidencia de las comisiones. Los jaldistas ya no ocultan sus diferencias con Gerónimo Vargas Aignasse, vicepresidente primero. Con la ruptura consumada, vendrían impulsado que se modifique la mesa de conducción para que sea removido el legislador manzurista. A su vez, hay especulaciones respecto a posibles cambios en las autoridades de algunas comisiones clave. Entre ellas, Juicio Político, hoy al comando del manzurista Zacarías Khoder.

8- ¿Qué tan lejano está un encuentro entre ambos?

En Casa de Gobierno afirman que nunca vieron tan molesto a Manzur. Sostienen volvió recargado de su última visita de Buenos Aires y que va a demostrar quién comanda al PJ. Ayer en rueda de prensa dijo que hace unos 10 días que no habla con Jaldo. Sin embargo, fuentes parlamentarias afirman que sería mucho más. La última comunicación entre ambos habría sido el martes 2 de marzo, cuando el gobernador llamó para pedir que se considere a Fernando Juri Said Debo para la terna de defensor del Pueblo. De momento pareciera que una charla para aplacar los ánimos no estaría en consideración de ninguna de las partes.

Temas

Buenos Aires
Comentarios