El último crimen refleja que el sistema reacciona tarde - LA GACETA Tucumán

El último crimen refleja que el sistema reacciona tarde

Los familiares de la víctima Ríos refieren que tocaron muchas puertas hasta lograr que tomaran en serio la denuncia de desaparición. El victimario incluso se unió al reclamo de justicia.

08 Mar 2021 Por Santiago Re
1

VÍCTIMA DEL ÚLTIMO FEMICIDIO CONFIRMADO. Julia Ríos estuvo “desaparecida” durante más de dos meses. argentina.gov.ar

“Queda la impresión de que si uno no presiona no le llevarán el apunte a las denuncias”, analizó ayer Evelin Ruth Mena, de 25 años. La joven es hija de Julia Ríos, la mujer de San Rafael (localidad cercana a La Reducción, Lules) que desapareció el 26 de diciembre y que fue encontrada muerta este jueves, cuando la causa cambió del fiscalía y se realizaron nuevos rastrillajes. Fueron 68 días de incertidumbre para los familiares de la víctima de 42 años. Ríos es el último femicidio confirmado en la provincia: el caso refleja los obstáculos que este tipo de delito enfrenta en la Policía y en los Tribunales.

“Nos costó mucho lograr que reiniciaran la búsqueda de mi mamá. Desde el principio, la Policía no nos ayudó en nada. Mi hermana Brenda fue a hacer la denuncia por la desaparición el 28 de diciembre y no le querían tomar la declaración: le pedían un montón de papeles para validarla. Al final, asentaron la denuncia y dieron aviso a la Fiscalía después de que el caso se viralizó en la redes y la cara de mi mamá estaba en todos lados”, relató la hija mayor de Ríos. “Después fue todo muy angustiante: íbamos casi a diario a la comisaría a pedir que se movieran y sólo obteníamos por respuesta que la Fiscalía de Delitos Complejos no les daba orden de hacer lo que pedíamos. No sabíamos por qué de repente se paró todo. Simplemente dejaron de buscarla a los pocos días. Pasó un tiempo y nos dijeron que la causa se cerraba: que iba a quedar como que ella se fue de casa sola, cuando todo indicaba lo contrario. Nosotros fuimos consiguiendo a los testigos porque ellos no se movieron” agregó.

Mena aseguró que era impensable creer que Ríos pudiera haberse ido así. “Nadie se va sólo con unas zapatillas y la ropa puesta. Menos sin dinero y ella tenía todo en una tarjeta que encontramos en la casa. Sus llaves seguían ahí, además”, apuntó. Y añadió: “(el femicida) Guillermo (Nieva) fue el que sembró esa duda sobre una fuga. Y bueno, le creyeron a él, cuando debía ser el primer sospechoso”.

Mena reconoció que al comienzo ella fue la única que sospechaba de la ex pareja de Ríos. El hombre hoy está detenido y acusado por el homicidio. “Mis hermanos no lo creían capaz de algo así. Él trabajaba con mis tíos en el taller y hoy están muy dolidos: Nieva se sentó a comer con ellos días después del hecho, como si nada. Incluso salió con nosotros a pedir por su aparición”, repudió la joven.

“Me duele que en la Municipalidad de Lules no nos llevaran el apunte. Nunca nadie vino, ni llamó al menos para solidarizarse. Nos dejaron solos”, lamentó Mena, que cuenta que su abuela no tuvo mejor suerte cuando viajó a la capital para pedir ayuda en la Casa de Gobierno. “Fue en enero: ella quería pedir colaboración al Ministerio de Desarrollo Social y le dijeron que no se molestara en esperar porque no había nadie que la fuera a atender”, relató.

La hija de Ríos si destacó dos cosas: primero, la colaboración que le dieron Alberto Lebbos y los vecinos de Lules para pedir continuara la búsqueda. Segundo, que, cuando la causa pasó a la Fiscalía de Homicidios que encabeza Ignacio López Bustos, “las cosas se empezaron a encaminar”: “allí se llegó a descubrir lo que había pasado. Cuando la causa empezó, instruía otra fiscalía. Nos dieron el número de un auxiliar (de fiscal) que nos contestaba siempre que no había avances. El expediente eran sólo 33 fojas”. Sin embargo, durante la audiencia en la que se ordenó la prisión preventiva de Nieva, el fiscal López Bustos indicó que Delitos Complejos había avanzado en la investigación en silencio dado que el sospechoso del crimen formaba parte del entorno familiar.

Antes de concluir su entrevista, Mena no dejó pasar un detalle: “el viernes ordenaron que Nieva sea trasladado al penal de Villa Urquiza. ¿Por qué entonces sigue en la Comisaría de Lules?”.

Femicidios directos

Casos en Lules, Los Aguirre y Bella Vista

La peluquera Rocío Macarena Quesada fue asesinada a disparos por su ex suegro: el caso ocurrió el 23 de enero en Bella Vista. El agresor se suicidó. La productora de radio Noelia Lobo Noble fue asesinada a puñaladas el 5 de febrero en su casa de Los Aguirre. Se detuvo a su ex pareja por el crimen. Julia Ríos fue encontrada muerta el jueves tras la confesión de su ex pareja, Guillermo Nieva.

“Femicidios vinculados”

Dos casos en la capital

El 16 de enero, Marcos Montenegro fue asesinado de una puñalada frente a la Maternidad cuando habría intentado defender a su hermana del ataque de un joven que la acosaba. Dos días después, Leonel Ibiriz, de 29 años, fue asesinado de un disparo en el barrio Alejandro Heredia. El joven habría intentado defender a una amiga cuando el ex novio de la joven se presentó a agredirla.

Un filicidio

El caso ocurrió en Los Pereyra

Un embrujo a su familia: ese sería el motivo que habría argumentado en una carta Víctor Rubén Carranza antes de tomar una trágica decisión. Según se informó, el hombre ahorcó a su hijo de ocho años, luego intentó incendiar la vivienda y, finalmente, se colgó. La madre del niño no estaba en el lugar cuando ocurrió el crimen del niño: eso pudo haberla salvado de un destino similar.

Comentarios