Juri Debo y Cobos: el reñido camino hacia la Defensoría del Pueblo - LA GACETA Tucumán

Juri Debo y Cobos: el reñido camino hacia la Defensoría del Pueblo

La disputa por el puesto abrió un foco de conflicto en el oficialismo y los candidatos miden sus fuerzas antes de la elección.

20 Feb 2021 Por Carolina Servetto
3

Defensoría del Pueblo

La Legislatura se prepara para elegir al nuevo Defensor del Pueblo en las próximas semanas. El hecho aparece en la escena política inmediata con fuerza y sacude por lo bajo al PJ local.

Dos entre 51 postulantes

Aunque hay 51 postulantes en carrera para ocupar el lugar del ombudsman, Fernando Juri Debo, actual titular del área que aspira a ser reelecto, y el legislador Eduardo “Lalo” Cobos son quienes se disputan el espacio con más chances. O al menos, sus nombres son los que miran más de cerca los legisladores que tendrán la última palabra. En el recinto hacen son necesarios la mitad más uno de los votos para el nombramiento del elegido para el período 2021-2026.

Juri Debo: “no me gustaría ser la mortadela del medio en una interna”

FERNANDO SAID JURI DEBO. Defensor del Pueblo. Captura de Video / LG Play

Fernando Juri Debo fue designado como defensor del pueblo en 2016. Quiere ser reelecto en el cargo, ya que la Constitución le permite esa posibilidad. Sin embargo, el peronista, que cuenta con el apoyo del gobernador Juan Manzur, aclara que tiene un plan B si no corre con suerte.

¿Cómo transita los días previos a la elección?

No dejan de ser una situación de nervios. Siempre hay incertidumbre. Estoy convencido de que puedo ser reelecto por mi gestión. Cuando asumí me comprometí a sacar la Defensoría al interior y hacerla visible. Hoy tenemos 25 defensorías abiertas y estamos próximos a inaugurar dos más en Amaicha y El Mollar.

Hemos creado la única Defensoría del Turista en Argentina; intercedimos entre los sanatorios privados y las obras sociales cuando no recibían a pacientes con covid-19 en plena pandemia; participamos de la audiencia pública de la luz y planteamos que se dé una tarifa social a más de 170.000 usuarios vulnerables y logramos que los electrodependientes tengan solución.

Atendimos la cuestión de los descuentos indebidos a los bancos y la Defensoría denunció y logró que le devuelvan el dinero a los 17.000 empleados perjudicados.

¿Cree que estos logros van a ser tenidos en cuenta?

Creo que hicimos tan visible e importante a la Defensoría, que un legislador a quien le restan tres años de mandato popular, es capaz de renunciar a sus funciones para competir. Eso es porque lo subyuga y creo que es por el trabajo que hicimos nosotros.

Aunque el voto es de los legisladores, estoy convencido de que mi trabajo va a pesar. Del gobernador soy amigo personal y con Jaldo empezamos juntos en el camino político en 1983.

¿Qué peso va a tener eso al momento de las definiciones?

Tiene que pesar la gestión y la cordura. Sigo como candidato por eso. La cuestión política siempre está. Tengo mi experiencia y he sido concejal y legislador, siempre por el mismo partido.

El apoyo de un bloque a una persona es bueno porque es su compañero. Pero por no ser afiliado a un partido, no dejó de pertenecer. Los sentimientos no se venden. El partido que yo milito es un sentimiento.

Yo me pongo a disposición y pongo mi curriculum. Tengo mucha esperanza. Y si fuera una votación de la gente, tendría mucho apoyo porque hemos ayudado a mucha gente y al que no, lo hemos intentado.

Creo que me merezco, porque cumplí acabadamente lo que prometí.

Usted dijo que no se reunió en estos días con Manzur o los legisladores.

En una reunión una de las críticas que hicieron fue que yo nunca pedí ni les dije a los legisladores de mi intención de presentarme como candidato. Mi intención la demuestro con los papeles.

¿Cómo explica el hecho que nunca haya podido presentar el informe de gestión ante los legisladores?

Nunca fui recibido por los legisladores. Primero quería cumplir con la Constitución y la ley. Siempre me daban una respuesta de tiempo, política o por la pandemia. Para mí ha sido muy injusto. Yo cumplí en tiempo y forma con la presentación de los informes. El año pasado hice siete notas para ser recibido. Pedía 20 minutos a lo sumo. Intentaba llegar a los representantes del pueblo para que la gente sepa lo que habíamos hecho.

Me voy conforme de esta gestión porque cumplí con mis funciones.

¿Cómo ve de afuera la relación Manzur -Jaldo y la interna en el PJ?

Creo que se está adelantando algo. Quizás arriba hay calma y abajo la cosa no es tan calma. Faltan tres años. Sería lamentable que un partido como el que militan demuestre que son incapaces para gobernar. Pelearse hoy es hacerle el caldo gordo a la oposición, que no se puede terminar de unir.

El peronismo tiene que ser vertical, no puede ser bicéfalo. Cuando no hay conductor ocurren estas cosas. El peronismo es verticalista. Y si se sientan en una mesa debería ser para discutir si es Cobos o puedo ser yo. Es bueno que haya varios postulantes, pero quiero saber por qué yo no.

Sería lamentable que yo sea la mortadela del sándwich en una interna. Primero porque no hablé con nadie, no por falta de respeto ni por orgulloso.

Milito hace muchos años en el peronismo. Creo que no correspondía que vaya a decirles ‘¡che, quiero ser reelecto!’, cuando lo había manifestado públicamente. La provincia va a ser ingobernable si empezamos ahora con una interna. Yo veo que esto se viene así.

¿A dónde se ve si no es reelecto?

Tengo 68 años, tres by pass y dos nietos (más uno en camino). Tengo todo para jubilarme. Si me toca no ser, me jubilo y no voy a presentarme a nada más. Mi idea es hacer un paréntesis. Por las dudas, hice todo… yo mastico los vidrios pero los escupo, no los trago.

***

Eduardo Cobos: "un grupo mayoritario del bloque me pidió que me postule"

EDUARDO COBOS.

El parlamentario oficialista Eduardo Cobos dice que no sabe dónde queda la Defensoría del Pueblo, pero asegura que la gente necesita soluciones reales. El dirigente cercano al vicegobernador Osvaldo Jaldo entiende que quien ocupe ese lugar debe tener “buenas relaciones” y una apertura al diálogo.

¿Cómo vive estos días previos a la elección del defensor del pueblo?

Lo vivo con mucha tranquilidad. Hay 51 aspirantes y tienen la misma oportunidad que todos. Ciertamente el hecho de ser legislador me da alguna ventaja, o desventaja, pero es una cuestión que surgió desde el bloque mayoritario dentro del justicialismo. Venimos viendo que es necesario mejorar las relaciones entre la Defensoría con la Legislatura,  las organizaciones sociales, intermedias y también con aquellos que fijan los precios, empresarios y la Provincia.

¿Cree usted que no estuvo bien desempeñado el rol del defensor?

No quiero hacer una evaluación personal. Me parece que el actual ombudsman cumplió cinco años bien, nosotros lo elegimos. Pero sí creo que la gente hoy entiende que las cosas no se resuelven con medidas cautelares en el Contencioso Administrativo. Porque las denuncias ahí quedan. La gente espera respuestas reales. Y creo que necesita de una relación de diálogo mucho más que judicial. Un ombudsman necesita de una relación más grande con los legisladores, porque de acá salen las herramientas que le permiten al Ejecutivo darles el uso que corresponde. Y un vínculo más fluido con las organizaciones intermedias.

¿Se ve como ombudsman?

Soy muy amplio en mi mente. Tengo tres años para seguir siendo legislador y aportar las herramientas que se consideren necesarias. La Legislatura decidirá quién será. Dios quiera que sea el mejor de todos. Y que al elegido le duela que alguien pague de más. Sea quien sea debe tener una excelente relación con quienes debe trabajar. Yo he trabajado en muchas leyes acá, como la Ley de electrodependientes. Pero no es suficiente con no pagar la energía.

¿Esa es una tarea que le corresponde a la Defensoría del Pueblo?

Yo creo que la tiene que mostrar y visibilizar con más fuerza. Esa Ley es nacional y salió de acá. Nosotros desde acá le dimos formato provincial. Pero si no le entregás (a las personas) el equipo que necesitan para vivir, no es suficiente. Se puede aportar mucho más. Esto es relaciones puras. Creo en el diálogo y en la apertura y no en los cierres.

¿Porqué la Legislatura nunca recibió al defensor actual?

No creo que no se haya podido recibir un informe. No estoy queriendo desmentirlo (a Juri Debo). A sus informes siempre los hemos recibido y leído y hemos estado prestos a colaborarle, como siempre. Nosotros hemos convocado a las áreas que corresponden, a veces vinieron y otras no. Ahora, si le toca a él ser reelecto, sepa que cuenta conmigo para poder desarrollar una tarea mucho más eficiente.

¿Cómo ve la relación Manzur-Jaldo?

Los veo todos los días juntos. Salen todos los días juntos, inauguran obras, cada uno cumple su rol. Nosotros quizá, los legisladores o los dirigentes vemos borroso desde el lugar en que estamos y tomamos una interpretación diferente. Creo que el peronismo, en este caso Manzur y Jaldo, deben estar juntos y van a estar juntos. Hay que entender que hay temas que son del Ejecutivo y temas que son del Legislativo. A la Legislatura le corresponde elegir al defensor del pueblo. Entonces, mal estaría considerar esto una pelea; es una opinión. No tengo malas relaciones con el gobernador. Tampoco he hablado con el vicegobernador, aunque por una cuestión legislativa y orgánica hablo más con el vicegobernador.

¿Su postulación ha sido un pedido personal?

Ha sido una grata sorpresa para mí. En un principio yo siempre he intentado desde este lugar más transparencia y claridad en el manejo de las tarifas en general y quizá se manifestó como un perfil de defensor.

En un momento un grupo mayoritario del bloque me pidió que me postule. No me iba a postular, lo hice el último día. Claro que quiero ser el defensor del pueblo. Y uno habla a sus amigos a ver qué tal le va para lograr los votos. Pero realmente me gustaría que llegue el mejor. El mejor para la gente. La provincia necesita de gente que interprete que el adversario en la política hoy es la falta de empleo, no llegar a fin de mes, la pobreza y la indigencia. Si yo puedo ayudar desde la Defensoría del Pueblo, promoviendo ciertas acciones, lo haré. La idea no es regalar sino que la gente pague lo que puede. Y que no siempre tengamos que entregar, regalar y dar. La gente pretende trabajo.

En caso que resulte electo, debe renunciar a su cargo…

En caso de que tuviera la suerte de ser electo, tengo que renunciar, y aún me quedan tres años. Ya presenté mi renuncia al PJ local y, no solo eso, porque yo soy congresal del partido a nivel nacional. Por lo tanto, con la renuncia no podré elegir a quienes serán las autoridades del PJ nacional.

Comentarios