Los intendentes del Gran San Miguel apuestan por el pavimento, las cloacas y la seguridad - LA GACETA Tucumán

Los intendentes del Gran San Miguel apuestan por el pavimento, las cloacas y la seguridad

Aunque algunas obras se realizan con recursos propios, en Banda del Río Salí, Las Talitas, Yerba Buena y Alderetes los recursos nacionales y provinciales son clave para planificar.

19 Ene 2021
4

Unos se encuentran en el oeste y otros en el Este. Unos están administrados por peronistas y otro por radicales. Para más contrastes, se diferencian en el desarrollo comercial, industrial y poblacional. Sin embargo, tienen cuestiones en común que van más allá del hecho de circundar la capital y formar parte del conglomerado urbano conocido como Gran San Miguel de Tucumán. Concretamente, los jefes municipales de Banda del Río Salí, de Las Talitas, de Yerba Buena y de Alderetes planean para el año que recién comienza obras de agua y cloacas bajo tierra, pavimento sobre el suelo y, en materia de gestión social, inversiones contra la inseguridad.

Estos denominadores comunes que surgieron de la consulta con LA GACETA muestran que, aunque es geográficamente la más pequeña de las provincias argentinas, hay grandes contrastes entre los municipios de la provincia. Como se publicó en la edición del lunes, las intendentas de Aguilares (Elia Fernández), de Alberdi (Sandra Mendoza) y de Graneros (Alejandra Cejas), todas coincidieron en que las prioridades para sus administraciones en el sur son la lucha contra el coronavirus y las obras para prevenir o mitigar las inundaciones.

Apuesta por una red troncal

“Los planes de Banda del Río Salí para 2021 comienzan con la ejecución más importante de la última década para la jurisdicción: el sistema de cloacas”, se entusiasma el intendente Darío Montero.

Se trata, describe, de una obra aprobada por el BID en proceso de adjudicación a las empresas que ya han sido seleccionadas. “Este año comenzarán las obra de la planta de tratamiento y de la red troncal y domiciliaria”, se comprometió. Complementariamente, anota entre las prioridades la habilitación de cuatro nuevos pozos de agua potable, que gestionó en la Nación ante el Enohsa.

“Trabajamos, también, con ingenieros y técnicos especializados en obras hídricas para dar una solución a los distintos anegamientos que hemos tenido en algunos sectores de la ciudad como consecuencia de las grandes lluvias, especialmente en la zona sur”, describió.

En cuanto a la pandemia, el intendente sostiene que, “gracias a Dios, venimos con un porcentaje muy bajo en comparación con otros sectores” de la provincia. “El promedio que se registra diariamente es de entre tres y cinco contagios. Con una población de 140.000 habitantes, creemos que venimos manteniendo la meseta”, manifestó.

Montero advierte que si la provincia sufre una escalada de contagios, con la temida “segunda ola”, Banda del Río Salí también padecerá el fenómeno. “No vamos a ser una isla”, admite. Pero reivindica que la tarea de concientización para el cumplimiento de las restricciones y de las recomendaciones de prevención (“el uso de barbijos, el alcohol en gel, el distanciamiento social, la no realización de reuniones sociales”) ha funcionado.

El jefe municipal no obvió, finalmente, la proyección respecto de las finanzas de su administración. “En cuanto al tema salarial, no tenemos inconvenientes gracias a que el municipio se encuentra dentro del Pacto Social. Sin embargo, no hay dudas acerca de que, en lo que se refiere al funcionamiento propio del municipio, venimos trabajando con algunas situaciones límite. Eso se debe a que toda la actividad económica, durante lo que va de la pandemia, ha sufrido las consecuencias de la cuarentena. Y el municipio no está exento de esto porque nosotros también recaudamos a través de los tributos de la actividad comercial. Esa es el más importante de los ingresos con que tenemos en materia de contribuciones locales. Y no hay duda de que ha bajado entre un 40% y un 45%. Entonces, como todos, el municipio también ha sufrido las consecuencias de la pandemia”, describió el justicialista.

Cámaras, monitoreo y empleo

“En Las Talitas ya hemos arrancado con la obra pública financiada con fondos nacionales, junto con la gestión de la provincia”, asegura el intendente Carlos Najar.

Describe que el primer frente de trabajos públicos, que se ejecuta a través del programa “Argentina Hace II”, consiste en una inversión de 90 millones de pesos destinada al adoquinado de 45 cuadras. “Esto ya está en proceso: ya está adjudicada la obra y la ejecución. Lo único que nos puede demorar es la cuestión climática, por las lluvias”, abre el paraguas.

“Sumado a esto hay trabajos que se realizan a través del mismo programa de obras nacionales, como por ejemplo las conexiones domiciliarias a la red de cloacas. Se encuentran en un estado avanzado y se trabaja en esta materia de manera conjunta con el Enohsa”, describe.

Al respecto, Najar recuerda que el año pasado fue inaugurada la planta de tratamiento de efluentes y las redes cloacales. “Pero la situación social, en algunos casos, imposibilita a los vecinos a concretar la conexión domiciliaria. Por eso estamos buscando los fondos nacionales”, subrayó.

Las expectativas del jefe municipal respecto de las gestiones entre la Nación y la Provincia trascienden el plano del financiamiento de las obras públicas. Najar explicó que Las Talitas es una de las pocas municipalidades tucumanas que se encuentra fuera del Pacto Social, el acuerdo por el cual las intendencias ceden su cuota de la coparticipación de impuestos al Gobierno provincial. A cambio, la Casa de Gobierno se hace cargo de la planilla salarial de las administraciones que suscriben el acuerdo.

“Estamos muy expectantes con la firma del ‘Consenso Fiscal’ por parte de los gobernadores con el Gobierno nacional. Eso posibilitaría una mejor llegada de fondos nacionales a Las Talitas. Además, con fondos municipales, estamos realizando obras de cordón cuneta que ya fueron planificadas, como también de adoquinado de algunos sectores de los barrios”, manifestó.

Un tercer elemento en los planes del jefe municipal peronista es el de la seguridad. “Hace tres años fuimos seleccionados de forma piloto en el programa nacional de Construcción de Ciudadanía. Eso habla de la presencia del Estado en zonas de complejidad social, que pueden derivar en hechos de inseguridad focales. La intervención en ese caso consiste en el desarrollo de obras públicas y de tareas sociales”, puntualizó.

“Esto se realiza actualmente en el barrio Primero de Mayo, en El Colmenar”, precisó.

Justamente, es en materia de seguridad donde, en Las Talitas, se notó más ferozmente las consecuencias del coronavirus, de acuerdo con lo que señala Najar en diálogo con este diario.

“El impacto social de la pandemia, y en esto que se está desarrollando que es el inicio de la post-pandemia, han generado una situación compleja: la búsqueda laboral. Entonces entendemos que el impulso de la industria por medio de la obra pública va a ser determinante para volver a motorizar la economía regional, y de esta manera, impulsar la generación de puestos genuinos de trabajos, sin que sea el Estado el principal motor del empleo. Y lo digo como intendente de un municipio que está fuera del Pacto Social”, asevera. La aclaración radica en que las administraciones que suscribieron esos acuerdos congelan su planta de empleados. “Aparejado con la complejidad del mercado laboral, el problema de la seguridad se ha tornado preocupante. Por eso, mucho del esfuerzo que se va a hacer es acompañar las políticas provinciales y, a la vez, con presupuesto netamente municipal, abocarnos a la inversión de infraestructura y de elementos disuasivos y persuasivos para evitar la inseguridad”, anticipó.

Describió, en ese sentido, que planea alcanzar este año las 150 cámaras de seguridad instaladas. Y de ser posible, llegar a 200. “Eso irá de la mano con la instalación, en materia de inversión privada, de la red de fibra óptica. Eso nos permitirá un monitoreo constante para la prevención y disuasión, del delito y, si hace falta, trabajar con la Policía”, aseveró.

Tránsito y espacios verdes

El intendente Mariano Campero se apresta a inaugurar hoy la conexión de la calle San Luis con el Camino de Sirga. “El objetivo es mejorar la calidad del tránsito. Justamente ahora vamos a incrementar la cantidad de cuadras pavimentadas. También queremos incorporar cordón cuneta en algunos puntos que faltan de la ciudad”, manifiesta.

A partir del mes que viene, justamente, el intendente radical prevé encarar el perfilado de las primeras bicisendas, “que forma parte de la idea de la gestión de mejorar el tránsito. En este caso, mediante la generación de un medio alternativo de movilidad”, subrayó.

“Queremos mejorar las plazas y los espacios públicos, incorporando nuevos juegos para que esos predios puedan ser aprovechados. En esta época del año, el mayor desafío que tenemos en materia de solares públicos es el mantenimiento de los espacios verdes, porque el pasto crece a un ritmo muy acelerado. Y atenderlo demanda de una tarea muy intensa”, describió.

Precisamente, Campero sostiene que “para el período de la post-pandemia”, los lugares públicos de esparcimiento van a requerir un cuidado especial. “Son muy concurridos por los vecinos, sobre todo durante los fines de semana, y en esta estación se ve mucho movimiento y requieren mucho trabajo y mucha presencia municipal. También queremos aprovechar que en esta época Yerba Buena es muy verde: si se hacen bien los trabajos, es una ciudad que se disfruta mucho porque realmente tiene una vegetación muy particular y se convierte en una ciudad muy linda”, aseguró.

“Estamos viendo cómo podemos aprovechar, dándole nuevas dinámicas, al jardín botánico y a la reserva de Horco Molle, así que estamos limpiando y poniendo todo en condiciones”, subrayó

Destacó, en particular, dos obras a futuro. “La primera es en el Aeroclub, que va a convertir su pileta olímpica en un tanque de agua, que servirá para abastecer toda la zona, así como para surtir a los aviones hidrantes en caso de incendios. A la vez, se harán trabajos por $ 2 millones para arreglar pérdidas de agua de la SAT”, puntualizó.

En materia de servicios, destacó que seguirá incorporando iluminación LED, tanto en plazas como en calles. “Con el plan que hemos desarrollado, ya tenemos cubierto casi el 30% de la ciudad. Queremos continuar en ese camino de iluminación, que obviamente es una herramienta en favor de la seguridad”, puntualizó.

Finalmente, Campero aseveró que los salarios de los empleados municipales de Yerba Buena se encuentran garantizados. “Dentro de la anormalidad que implica la pandemia, sabemos que va a ser un momento social complicado, un momento difícil económica y financieramente. Pero hasta acá, al estar dentro del Pacto Social, deberíamos tener sorteado el tema salarial. Y, en general, se trata de un municipio ordenado así que esperamos no tener mayores inconvenientes. Ya en la primera parte de la pandemia nos preparamos para sobrellevar esta situación de la mejor manera, y hoy tenemos muchos planes de obras que son importantes, y que se pueden hacer porque tenemos previsión y contamos con los recursos para hacerlo”, concluyó.

Calles, avenidas y semáforos

El intendente Aldo Salomón resalta un detalle de las obras planeadas para este año. “A partir de la semana próxima, comenzamos desde la rotonda de Los Gutiérrez hasta el cruce de la calle La Madrid y Teresa de Calcuta con el ensanchamiento de dos metros de la avenida Rivadavia. El objetivo es poder dotarla de una platabanda central, con la correspondiente iluminación, y la recuperación de las veredas de ambos lados. Un trabajo similar empezaremos a la brevedad desde la Cruz Papal, por la ruta Eva Perón, hasta el límite con Banda del Río Salí. Todas estas son obras que se realizan con recursos de nuestra administración”, subrayó.

El jefe municipal justicialista también prevé ejecutar trabajos públicos mediante los planes nacionales “Argentina Hace” I y II. “Los planes de obra en el marco del primero de los convenios consisten en el mejoramiento de calzada y la habilitación de desagües pluviales en calle Alfredo Guzmán y 9 de Julio. Junto con ello, la construcción de cordón cuneta y el reacondicionamiento de calzada en la Avenida las industrias, entre las rutas provinciales 304 y 312”, precisó.

“El plan de obra en marco del segundo convenio, en tanto, consiste en el mejoramiento integral de varias calles. Hay trabajos de pavimento articulado, de cordón cuneta y de repavimentación en la intersección de calles Ayacucho y Pedro Lescow y en ocho calles del barrio CGT”, puntualizó.

En cuanto al tránsito, Salomón indica que se colocarán semáforos en las esquinas de Belgrano y Caseros; de Benjamín Araoz y Caseros; de Rivadavia y La Madrid; de la avenida Eva Perón y Alberdi; de Güemes y Alternativa; y de Chacabuco y Alternativa.

“En materia salarial estamos dentro del pacto social, lo cual nos permite estar al día con el pago de los sueldos municipales”, sintetizó.

“En lo sanitario, en febrero tenemos previsto iniciar la construcción de una policlínica céntrica. Además, nos encontramos gestionando junto con la ministra de Salud Rossana Chahla y con el gobernador Juan Manzur, el financiamiento para encarar el Hospital Regional de Alderetes”, aseveró.

Comentarios