“Soy amigo de la infancia de Coronel y trabajé en Atsa” - LA GACETA Tucumán

“Soy amigo de la infancia de Coronel y trabajé en Atsa”

Mario “Leke” Suárez dijo que no está involucrado en ninguna causa de drogas. Denunció una maniobra para perjudicarlo.

20 Dic 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

POSTURA. Mario ”Leke” Suárez dijo que es inocente.

“Quiero negar cualquier tipo de acusación en mi contra. No pertenezco a ninguna red dedicada a cometer ilícitos. Soy un padre de familia que presta servicios en la Administración Pública hace casi 15 años, sin ningún tipo de mancha en el legajo personal”, sostuvo Mario “Leke” Suárez, uno de los mencionados en una causa en la que se investiga una supuesta organización integrada por empleados del Siprosa que podría haber utilizado un departamento del organismo como centro de acopio y distribución de la droga.

Hace poco más de un mes, LA GACETA publicó que el fiscal federal Carlos Brito había reunido las pruebas en contra de esa organización que, según la investigación, trasladaba marihuana desde el Litoral y cocaína desde el norte del país. También se informó que se solicitaron varios allanamientos, pero el juez Daniel Bejas lo había rechazado porque consideraba que no se habían reunido las pruebas suficientes. La causa sigue abierta desde hace más de un año y no registró ningún movimiento de importancia en los últimos tiempos.

Con el correr de los días, se supo que la organización podría haber estado integrada por Suárez, Miguel “Liro” Andrade y Walter “Hombre Lobo” Cardozo. todos con prestación de servicios en el Departamento Operativo Móvil del Siprosa, ubicado en Italia y Alberti, en la puerta de ingreso del barrio Juan XXIII (“La Bombilla”). Los mencionados, según se supo, habrían ingresado de manera irregular, ya que habrían contado con antecedentes penales. Suárez, en una entrevista con LA GACETA, desmintió rotundamente esa versión. “Jamás estuve en una comisaría por nada, ni por ebriedad, ni por desorden. Nunca tuve ningún problema con la Justicia”, indicó.

Desde que el caso tomara estado público, “Leke” recorrió los organismos para demostrar sus dichos. Consiguió obtener los certificados de buena conducta (emitido por la Policía de la Provincia) y el de que informa que no cuenta con condenas penales en su contra (otorgado por el Registro Nacional de Reincidencia). También se presentó en la Justicia Federal para ponerse a su disposición. “Toda esa documentación también fue puesta a disposición de las autoridades del Siprosa. Estoy siendo perjudicado laboralmente por esta situación”, indicó.

Críticas

Suárez acusó a Juan Carlos Flores de haber iniciado una campaña en su contra. El denunciado, en una entrevista emitida por el programa “Panorama Tucumano” señaló que los mencionados habían ingresado de manera irregular al Siprosa, puesto que presentaron certificados de buena conducta cuando habrían tenido causas abiertas en la Justicia.

“Esa fue una información maliciosa. Me calumnió e injurió. Habló sobre ciertas irregularidades en mi ingreso. Sin embargo, en esa época en la que dice que esto sucedió, él se desempeñaba como jefe de personal, encargándose justamente del debido control de la documentación. Y, de haber advertido alguna anomalía, lo debería haber comunicado. Una prueba más de la falsedad de sus dichos”, indicó.

Flores, en la entrevista, reconoció que él estaba al tanto de esa y otras situaciones irregulares, por lo que decidió solicitar que se hiciera una auditoría. Siempre según sus dichos, a raíz de su denuncia, se lo trasladó del lugar y le quitaron el cargo y los beneficios que había conseguido a lo largo de su carrera. Actualmente se encuentra jubilado.

Suárez, en la entrevista con LA GACETA, dijo al descubrir lo que se estaba publicando, se presentó en el domicilio de Flores para corroborar si había alguna equivocación. “Me pidió por favor que le diera información sobre el lujar donde estaba trabajando, que él me pagaría, que necesitaba voltear a los perros grandes al contador Gandur (funcionario del Siprosa); al concejal José Luis Coronel y al legislador Reneé Ramírez. Adujo que esta sería la única forma que me sacaría el problema. Le contesté que estaba cometiendo una extorsión y una falsa denuncia”, explicó.

Relaciones

En medio de la investigación del caso, surgieron que los mencionados tuvieron vínculos políticos. Flores dijo que los tres cobraban sueldo del Estado, pero prestaban servicios en Atsa sin ningún tipo de autorización. Con esos dichos, Coronel y Ramírez quedaron en el centro de las polémicas.

Las declaraciones de Suárez también sirvieron para aclarar algunos puntos oscuros de este polémico caso. El concejal Coronel indicó que lo conocía, al igual que a los otros mencionados, de las campañas políticas. “Lo conozco desde mi infancia. Es una excelente persona. Trabajador y me consta que siempre trata de ayudar a las personas que más lo necesitan”, señaló “Leke”.

El legislador Ramírez también negó que haya estado vinculado a él y al gremio de Atsa, que él dirige. Pero Suárez, con sus palabras, volvió a desmentir sus dichos. “También lo conozco porque trabajé en la secretaría de Deportes del gremio”, concluyó.

Comentarios