Los mejores libros infantiles de 2020 - LA GACETA Tucumán

Los mejores libros infantiles de 2020

20 Dic 2020

Por María Eugenia Villalonga para LA GACETA - Buenos Aires

Cuando a Astrid Lindgren le preguntaron de dónde había sacado la idea de su novela Pipi mediaslargas, uno de los mejores libros infantiles de todos los tiempos, dijo que simplemente lo escribió pensando en lo que le hubiera gustado leer a ella. Y así nació una historia amoral, donde no existen los adultos ni los límites que, como algunos relatos de Roal Dahl protagonizados por niños sometidos a injusticias aberrantes, resulta impensable para el estado actual de la literatura infantil, donde un grupo de padres preocupados por la ferocidad de los cuentos de hadas, decidió modificarlos y subirlos a una plataforma, en sintonía con la nueva subjetividad social.

Por fortuna, algunas editoriales independientes van por un camino que no es el de las demandas sociales y este año, tan difícil para la industria editorial, publicaron libros de una calidad que, en el contexto del encierro obligado, demostró ser una de las actividades esenciales.

De menor a mayor edad, aquí van nuestras recomendaciones para escribirle a Papá Noel y aliviarlo de tantos pedidos tecnológicos:

• El reino de nada, de Ronald Wohlman, de la editorial Unaluna. Con ilustraciones deudoras del teatro de marionetas, describe un reino donde vive una familia real donde no hay absolutamente nada concreto y todo lo que abunda: sentimientos, sensaciones y experiencias, alcanza y sobra para hacer de sus habitantes los más afortunados del mundo.

• De Pequeño editor, una propuesta integral de lectura: una carpa-biblioteca plegable, de madera, más cuatro libros de su exquisito catálogo pensado para los primeros años, aquellos en los que el mundo resulta una fuente infinita de posibilidades.

• Niño editor, un sello dedicado al rescate de títulos infantiles memorables, este extraño 2020 terminó de completar la serie infantil de 1945 de Bruno Munari, el genial inventor de los libros pop-up donde conjugó lo más avanzado del diseño industrial con la pedagogía.

• ¡Ya vienen! Publicado por Limonero y escrito con una prosa poética que, junto a las ilustraciones estilizadas de Albertine -la ganadora del premio Hans Christian Andersen de este año- juega con el género de terror para contar la vuelta al colegio desde el punto de vista de sus aterrados maestros.

• Los animales por dentro, editado por La marca terrible. De la ilustradora argentina Nadia Batalla, sus dibujos en blanco y negro hechos con la técnica del puntillismo nos presentan diferentes animales, su nombre científico y una característica y además, lo que imagina puede haber en su interior: un mundo de objetos cotidianos dispuestos de tal manera que forman el animal en cuestión.

• El ascensor, de la ilustradora Yael Frankel fue el título elegido para integrar el catálogo White Ravens de este año, publicado por Limonero. Con un formato alargado que reproduce el interior de un ascensor e ilustraciones enteramente en blanco y negro, cuenta un particular viaje en ascensor y todo lo que puede suceder cuando los vecinos de un edificio se quedan encerrados en él.

• Dibuja conmigo, de la ilustradora canadiense Elise Gravel, publicado por La marca terrible, es un libro de actividades para descubrir juegos y divertirse junto a los adultos de la casa, con instrucciones para que pequeños y grandes disfruten de un encuentro lúdico y creativo.

• ¡Qué ojos tan curiosos tienes!, de Romina Carnevale y Paola Vetere, de la editorial Iamiqué, pionera en hacer de la divulgación científica un disparador de la curiosidad, incursiona en este nuevo título en el sentido de la vista, para responder todo tipo de preguntas.

• Sola en el bosque, de Magela Demarco y Caru Grossi, editado por La brujita de papel, narra en forma metafórica el tema del abuso sexual infantil y la violencia familiar. Las autoras, que fueron asesoradas por psicólogos del Servicio de Salud mental del Hospital Materno Infantil San Roque de Entre Ríos, ofrecen, en un anexo, la información necesaria para abordar este problema atroz.

• El ickabog, de J.K. Rowling, de la editorial Salamandra, maestra en el arte de concitar el fanatismo de sus lectores, esta vez escribió un cuento de hadas sobre las aventuras de una niña y un niño con un monstruo, ilustrado por los pequeños ganadores de un concurso mundial que la autora organizó para acompañar esta edición.

• Anatomicum, de editorial Océano, llega este libro inspirado en los viejos libros de historia natural en los que el conocimiento y el arte se fusionaba magistralmente, que invita a los lectores a visitar cada sistema del cuerpo humano como si fuera una sala de museo. La información más reciente sobre anatomía es acompañada por las exquisitas ilustraciones de Katy Wiedemann.

• El sabueso de los Baskerville, editado por Unaluna, es ajustada adaptación de la novela en la que Conan Doyle “resucitó” a su famoso protagonista después de ocho años de publicada su última aventura. Las ilustraciones conservan el formato folletinesco de un texto que se convirtió en una de las novelas policiales más leídas y reversionadas de todos los tiempos.

Comentarios