Hay empate acerca de si Sbdar y Posse deben tratar el “per saltum” de Pedicone - LA GACETA Tucumán

Hay empate acerca de si Sbdar y Posse deben tratar el “per saltum” de Pedicone

Convocan a una quinta jueza para decidir, finalmente, si prosperan los apartamientos.

03 Dic 2020 varios autores
1

CONVOCADA. Fernanda Bähler se suma al tribunal de recusación. LA GACETA / FOTO DE JOSÉ NUNO (ARCHIVO)

Tres a dos. Ese va a ser el resultado final en la resolución de la que saldrá la conformación de la Corte que debe entender en el recurso de “per saltum” planteado por el juez Enrique Pedicone contra el primer fallo del juez Juan Francisco Pisa en el marco de la denuncia por presunto tráfico de influencias, coacción y violación de deberes contra el vocal Daniel Leiva.

La historia se remonta al momento mismo de la denuncia del ex camarista penal (hoy sometido a proceso de destitución en el Jurado de Enjuiciamiento) contra el miembro del alto tribunal (la comisión de Juicio Político archivó todos los planteos de remoción en su contra). Pedicone planteo el 1 de septiembre que su acusación debía tramitarse en el marco del nuevo Código Procesal Penal, que prioriza las audiencias públicas; y solicitó rol querellante, es decir, que se lo considere parte en el proceso.

Pisa, sin embargo, falló el 2 de octubre contra ambas pretensiones (luego, el 29 de octubre, dictó una segunda sentencia excluyendo los audios). Entonces la defensa del juez denunciante, a cargo de Arnaldo Ahumada y de Fernanda Battig, recurrió ese pronunciamiento directamente ante la Corte Suprema.

Tres vocales se excusaron de entender en el “salto” procesal: Leiva, por estar denunciado en la causa; Antonio Estofán, por ser amigo de Ahumada; y Eleonora Rodríguez Campos, por su relación de parentezco con el ministro fiscal Edmundo Jiménez (el fallo de Pisa se funda en el dictamen de la fiscala Mariana Rivadeneira, miembro del Ministerio Público Fiscal). Para atender esos planteos se sorteó un juez penal (resultó Carlos Caramutti) para que completara los tres votos junto con los vocales Claudia Sbdar (presidenta) y Daniel Posse. Los pedidos de apartamiento fueron aceptados por unanimidad.

Luego, Leiva recusó a Posse y a Sbdar, aduciendo que el conocimiento de la causa y la relación laboral podría afectar su imparcialidad. Entonces se sorteó a otros dos jueces para que entendieran en ese planteo: Stella Maris Arce y Patricia Carugatti conformaron entonces el tribunal de recusación. Pero no se pusieron de acuerdo: al no haber unanimidad (se necesitan tres votos iguales para una decisión) se hizo tercer sorteo. Los elegidos por el azar fueron los jueces Fabián Fradejas y Fernanda Bähler.

Primero se integró a Fradejas, porque si el suyo se convertía en el tercer voto en un mismo sentido, el asunto estaba resuelto. Pero terminó en empate: dos jueces consideran que Sbdar y Posse deben ser apartados de tratar el “per saltum”; mientras que los otros dos consideran que están habilitados para entender en el recurso.

Frente a la paridad, en las últimas horas, Caramutti (como presidente del tribunal de recusación) convocó a Bähler. El voto de la magistrada será necesariamente desequilibrante, por una u otra postura.

Los magistrados que finalmente queden en pie serán los que deban abocarse al tratamiento del “salto” procesal que Pedicone presentó el 5 de octubre. Es decir, hace prácticamente dos meses.

La Corte que quede finalmente conformada para este asunto deberá resolver, primero, si admite o no el recurso, puesto que puede rechazarlo in limine.

Si lo admitiese, hay tres posibilidades. La primera es que luego de estudiarlo lo desestime. La segunda es que lo conceda plenamente. La tercera es que otorgue una pretensión a Pedicone y otra no; es decir, que le reconozca rol de querellante, pero no el trámite con el nuevo Código Procesal Penal; o viceversa.

Comentarios