El biocombustible obligatorio busca apoyo legislativo - LA GACETA Tucumán

El biocombustible obligatorio busca apoyo legislativo

El proyecto del alfarista Pellegrini ya está en la Comisión de Energía. Pretende que los autos oficiales y algunos privados usen bioetanol.

17 Nov 2020
1

El programa quiere llamarse “Tucumán es pura energía renovable” y su proyecto de ley tiene la firma de todos los legisladores del Partido por la Justicia Social. Su autor es Rául Pellegrini, que está convencido de que la economía tucumana debería apuntar, por sobre todas las demás actividades, a la producción de bioetanol. “La premisa de esta idea es que tenemos que dejar de pensar que Tucumán es solamente limones, arándanos y azúcar. Hay que empezar a pensar que Tucumán puede ser energía limpia y renovable”, transmitió en el programa “LA GACETA Central”, de LG Play.

Pellegrini explicó que existe una disputa nacional entree los productores de cómbustibles fósiles y los de biocombustibles, de manera que, por ley, los segundos no pueden superar cierta proporción en las mezclas que se venden en las estaciones de servicio. Sin embargo, siempre según el legislador, una ley provincial constitucional podría obligar al Estado a utilizar biocombustibles y promover su uso en algunas actividades privadas.

“Lo que estamos proponiendo es que en Tucumán exista una migración del uso de combustibles fósiles al de biocombustibles para todos los vehículos provinciales, municipales y comunales, para las empresas estatales o concesionarias del Estado y para las que reciben subsidios, como las del transporte público. También queremos convocar, de forma voluntaria, a las empresas agrícolas, de carga y de logística, entre otras”, resumió.

Busca votos

Para conseguir que el proyecto sea aprobado, Pellegrini necesitará ayuda del bloque oficialista, que tiene mayoría en la Legislatura. Ayer confió que ya obtuvo el visto bueno del manzurista Eduardo Cobos, presidente de la Comisión de Energía, y de los legisladores de la oposición.

Además, Pellegrini comentó que para la redacción del proyecto contó con la ayuda de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología (Facet) de la Universidad Nacional de Tucumán y se refirió a la creencia de que los biocombustibles deterioran los motores: “es una mentira que surgió de los intereses de los productores de petróleo. Pero, en todo caso, la Facet comprometió su apoyo para adaptar los motores al bioetanol”.

Comentarios