Sequía prolongada y una pequeña esperanza de tormenta: cuándo podría volver a llover

Los tucumanos se quedaron con las ganas de sentir el agua otra vez. Hasta cuando durará el alivio de temperatura.

ARCHIVO LA GACETA ARCHIVO LA GACETA
15 Octubre 2020

Hace cinco meses que en Tucumán no cae agua y los pronósticos para el futuro cercano no son alentadores. Los especialistas tienen fe de que antes que termine el mes la esperada tormenta se desarrolle y traiga algo de alivio a los tucumanos, pero en esta ciencia nada está asegurado. 

Los registros indican que la última vez que llovió en la provincia fue a principios de junio y una leve llovizna. Los fenómenos más fuertes se dieron en los meses de abril y mayo, pero luego de eso, nada de agua cayó y desde hace algunas semanas se están notando las consecuencias. 

Los pronósticos no son alentadores para lo que resta del año y el comienzo del 2021. Especialistas descartaron la posibilidad de que se desarrollen esas fuertes tormentas que nos tiene acostumbrados el verano y mencionaron que podrían prolongarse los incendios en los cerros, como los que ya se vienen dando. 

"Esta situación se viene viviendo hace siete años en Brasil, en la Amazonia. Es una sequía que comenzó allí y se fue replicando en distintas partes del mundo. Lo que está pasando hoy en nuestro país y en California y en Chile, por ejemplo, está totalmente relacionado a eso", explicó días atrás a LAGACETA.com el director del Laboratorio Climatológico Sudamericano, Juan Minetti

El especialista resaltó que hay una esperanza de que se desarrollen fuertes tormentas los últimos días de este mes, fenómenos que traerían alivio ante los accidentes ambientales que ocurrieron. Pero después de la vuelta del agua volvería el agobiante calor. Minetti pronosticó que los golpes de calor se adelantarán, producto del mismo calentamiento global y que comenzarán a sentirse en noviembre hasta febrero: "serán muy intensos". 

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) había anunciado esta semana que una tormenta fuerte se desarrollaría desde la noche de ayer y durante toda la madrugada de hoy, pero eso no ocurrió. Sólo en algunos puntos de la provincia algo de llovizna cayó, pero no representó una gran ayuda. 

"El viento Zonda le ganó a la lluvia", dijo esta mañana Minetti al explicar por qué finalmente no cayó agua como estaba previsto. 

Esta sequía afecta directamente a productores ya que los cultivos se ven muy afectados por la falta de humedad del suelo. Los cítricos comienzan a escasear o a achicarse, por ejemplo, porque no tienen los nutrientes suficientes como para desarrollarse. 

Si bien la jornada de hoy está más fresca que la de los días anteriores, este alivio de temperatura durará hasta mañana. El fin de semana regresará el intenso calor a la ciudad. 

Comentarios