La ocupación de camas oscila entre el 65% y el 67%

Todavía hay suficiente disponibilidad de lugares en áreas crítica e intermedia, pero aumentaron los pacientes con respiración mecánica.

23 Sep 2020 Por Magena Valentié
2

CAMAS SUFICIENTES. No hay que dejar que se sature el sistema. comunicación pública

El panorama de ocupación de camas para el sector de covid-19 es dinámico. Cambia cada día y durante la jornada. Hace cinco días se llegó al 67% de las plazas, ayer por la mañana bajó a 61% y anoche volvía a subir al 65% en el sector público. “Esto se debió a que durante la última semana muchos pacientes mejoraron y pasaron a un hospital modular y otros, en cambio, empeoraron y desocuparon las camas porque fallecieron”, explicó el doctor Miguel Ferre, director de Gestión Sanitaria del Siprosa. Lo importante es que todavía no se ha llegado al 70 % de la ocupación de camas destinadas para covid-19 (sobre un total de 380 disponibles), destaca Ferre. Pero no hay que cantar victoria. “Todavía seguimos subiendo la cantidad de casos y lo que necesitamos es llegar a un amesetamiento de la casos”, advierte. “Llegar a esto va a depender del comportamiento de la gente para evitar más contagios”, señaló.

La situación todavía está controlada en Tucumán. “Lo que debemos cuidar es de no llegar al 80% de los casos porque esa sería una cifra preocupante porque estaríamos cerca de la saturación del sistema”, alertó días atrás la ministra de Salud Rossana Chahla. Por otra parte, mientras hace cinco días había sólo 40 pacientes con respirador ayer la cifra ascendía a 47.

Las cifras esperables

“Según las cifras que se manejan en el mundo, del total de infectados, el 80% van a tener formas leves de presentación de la enfermedad, por lo que no va a requerir internación; el 20% va a necesitar una internación; el 5% va a requerir cuidados críticos y el 2,5% va a necesitar asistencia mecánica respiratoria. Nosotros en Tucumán estamos por debajo de esos porcentajes, aunque por supuesto esto no es para quedarse tranquilo”, explicó el médico.

El movimiento de estas cifras tiene que ver con las conductas individuales, que hacen que aumenten o disminuyan los contagios. Pero también con la capacidad de respuesta que tiene el sistema, remarcó. “Nosotros estamos por debajo del 2% de pacientes que se mueren. La gran mayoría de los pacientes que fallecen en Tucumán presentaban comorbilidades, sobre todo diabetes y obesidad. No se mueren los pacientes por falta de atención como ocurrió en muchos lugares del mundo porque el sistema se saturó. Por eso insistimos tanto en no llegar a esa situación”, remarcó .

Factores de riesgo

Una de las situaciones más frecuentes con las que el personal sanitario se enfrenta cada día a la hora de asistir a los pacientes con coronavirus es la gran cantidad de personas con factores de riesgo. “Muchas personas mayores de 60 con diabetes y muchas otras de distintas edades con obesidad. Es bastante difícil manejar la evolución de estos pacientes por su metabolismo, ya que su respuesta inmunológica es diferente. El hecho de tener tanto panículo adiposo hace que su mecánica respiratoria sea dificultosa”, observó.

Ansiado amesetamiento

En marzo, cuando la pandemia comenzaba a pisar fuerte el país, las autoridades sanitarias habían previsto que la curva de infectados podía llegar en julio y que en septiembre comenzarían a bajar. Eso no sucedió. “Lo que nos pasó es que recién en agosto, a partir de la segunda quincena, comenzaron a ascender los casos y sobre todo el mes de septiembre. Esto por un lago es bueno que no haya ocurrido antes, porque no dio más tiempo para preparar el sistema. Pero lo que ahora buscamos es llegar lo más rápido posible a la meseta. Ahora debemos tratar de evitar más que nunca los contagios para lograr un amesamiento que nos permita seguir dando una respuesta como sistema de salud”, señaló el experto.

Todo esto depende mucho depende mucho no sólo de las medidas de restricciones que se tomen a nivel general, desde el sistema de salud, sino también desde el protocolo que cada persona implemente para su vida, afirmó Ferre. Salir con el barbijo bien colocado desde la casa, respetar el distanciamiento social, usar alcohol en gel todas las veces que se pueda, son conductas que deben incorporarse de manera permanente, indicó.

Otro elemento fundamental es evitar las reuniones familiares y sociales en general que son los mayores lugares de contagio, insistió.

Los ya contagiados

Una pregunta que se hacen muchos es si se siguen cuidando a pesar de que ya se contagiaron y en teoría se curaron. La respuesta es sí, tienen que seguir manteniendo las medidas ve prevención. La razón según Ferre es que “si bien después del décimo día ya dejaría de contagiar, la persona se tiene que seguir cuidando porque no sabe cuál ha sido su carga viral, y por lo tanto muchas personas a pesar de haberse contagiado no generan inmunidad. Esas personas pueden reinfectarse, como ya ocurrió. La recomendación es seguir cuidándose”, concluyó.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios