In memoriam: el río Paraná lleva en su cauce la voz de Ramona Galarza - LA GACETA Tucumán

In memoriam: el río Paraná lleva en su cauce la voz de Ramona Galarza

Referente ineludible de la música del Litoral, la cantante correntina murió ayer a los 80 años.

23 Sep 2020
1

EN SU TIERRA. Una de las últimas actuaciones de Galarza fue en enero.

Corrientes y la música popular argentina están de luto, porque ayer calló para siempre la voz de Ramona Galarza. La máxima estrella del chamamé era conocida popularmente como “La novia del Paraná”. La cantante, de 80 años, murió a causa de un paro cardiorrespiratorio y estaba internada en el Hospital Pirovano, en Buelos Aires.

“Adiós querida novia del Paraná. Una gran artista chamamecera que supo acompañarnos siempre y llevó nuestra música a lo más alto”, expresaron Los Alonsitos en las redes sociales. El humorista Luis Landriscina declaró: “es un baluarte para todos los que hemos defendido la identidad del chamamé”.

La trayectoria

Galarza había grabado más de 30 discos y había actuado en nueve películas. Sus interpretaciones de clásicos como “Merceditas”, “La vestido celeste”, “Galopera” y su versión en guaraní de “Kilómetro 11” la erigieron en principal referente de la música litoraleña en el país y en el exterior.

La primera gran aparición pública de la artista, nacida en la ciudad de Corrientes como Ramona Modesta Onetto, fue en la pantalla grande, cuando en 1958 participó del filme “Alto Paraná”, de Catrano Catrani protagonizado por Ubaldo Martínez, donde cantaba un chamamé.

La artista se instaló en Buenos Aires en 1960 y formó parte del boom del folclore. Alcanzó tal popularidad que llegó a ser parte de filmes musicales como “Argentinísima”, “Ya tiene comisario el pueblo” y “Mire que es lindo mi país”, entre otras. Pero su fama como intérprete trascendió las fronteras al punto de ser reconocida no sólo en América Latina sino también en EEUU, donde se presentó en el mítico Carnegie Hall de Nueva York.

Toda su trayectoria se reflejó en diversos premios, en los que siempre se le reconoció su aporte a la difusión del género.

El último escenario

Se mantuvo activa en el canto toda la vida, grabando y sobre los escenarios, en especial en festivales nacionales. A principios de año había prometido: “yo voy a estar en Corrientes”. Y una vez más cumplió: subió al escenario del Anfitreatro Cocomarola, sede de la Fiesta Nacional del Chamamé, el 22 de enero. Allí, sentada junto a María Ofelia, desplegó los clásicos “Nendivei”, “Sargento Cabral”, “Soy”, “Km 11”, “Panambi” y “Lucerito Alba”, parte del cancionero central de la cultura guaraní. Si bien su otrora potente voz mostró los estragos del tiempo, cantó con expresividad intacta. La respuesta fue la ovación de todos los chamameceros correntinos y del país, que a través de la TV Pública, la despidieron de pie.

Comentarios