Buscan reducir el índice de femicidios

En lo que va del año Tucumán registró 13 casos; la Ley Micaela se está aplicando para prevenir nuevas muertes. “Es una campaña de detección de violencia en distintas instancias de los noviazgos”, dijo Érica Brunotto.

RECLAMO. El recuerdo a las víctimas de femicidios durante una marcha. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ (archivo) RECLAMO. El recuerdo a las víctimas de femicidios durante una marcha. la gaceta / foto de DIEGO ARAOZ (archivo)
03 Septiembre 2020

Según las cifras que contabiliza el Registro Único de Femicidios, desarrollado por la secretaría de Estado y Derechos Humanos de la provincia, en Tucumán se van registrando 13 casos en lo que va del año. Según explicó Érica Brunotto, quien encabeza esta secretaría, los casos de violencia aumentaron mientras rigió la medida de aislamiento obligatorio (siete femicidios se dieron en esa instancia). “Se trabaja mucho en la prevención, en saber dónde más se pueden presentar los casos de violencia y en asistir a las personas con nuestro cuerpo de abogados, llevando el servicio jurídico desde esta área. Se coordina con las comunas y municipios para buscar instalarnos en todos los puntos de la provincia”, adelantó la funcionaria.

Con 13 muertes, Tucumán cerró la primera mitad del año siendo la tercera provincia con más femicidios en el país (detrás de Buenos Aires y Santa Fe), pero también siendo la de la tasa más alta a nivel nacional, si se considera el número poblacional de cada distrito. En la secretaría de Estado reconocieron que los números preocupan y que se realiza una concientización social sobre el tema: “hay una campaña preventiva, de detección de violencia en las diferentes instancias: noviazgos violentos en la juventud, de romper con estereotipos de machismo, detectar micromachismos y para profundizar en educación, tanto en las escuelas como en los CAPS, para que los chicos también puedan identificar estas cosas”. También recordaron la disponibilidad de 24 horas que tiene el números de emergencia *144, para denunciar casos de violencia de género.

“Con la implementación de la Ley Micaela comenzamos a brindar capacitaciones en el interior de la provincia, en el Ministerio Público Fiscal, Ministerio Pupilar y de la Defensa y en las áreas del Poder Ejecutivo; tuvimos una muy buena recepción en las instituciones pero sí detectamos que había un gran desconocimiento de algunos conceptos que abarca esta ley: las perspectivas de género y la capacitación contra la violencia de la mujer. También existían preconceptos o prejuicios sobre la forma en la que íbamos a abordar el tema. Pero se logró una buena recepción y hasta nos pidieron profundizar en temas puntuales como la Ley de Identidad de Género”, explicó Brunotto, quien subrayó que el transfemicidio de Vanesa Rotolo se convirtió en el decimotercer asesinato que registraron en el año. También aseveró que los números muestran la necesidad de profundizar más los trabajos preventivos y de capacitación en la zona centro y sur de San Miguel de Tucumán.

“Durante el aislamiento aumentaron un 60% las denuncias que teníamos, luego eso bajó y las denuncias volvieron a registrarse principalmente en las comisarías o en la fiscalía”, detalló la titular.

De los 13 femicidios registrados, nueve veces se acusó a la pareja de la víctima por el crimen. En otro ámbito, la estadística también marca que en nueve de los casos la persona asesinada conformaba la franja etaria de entre 21 y 40 años. “Estamos capacitando a niños y adolescentes sobre los estereotipos de machismo, los micromachismos y las relaciones violentas. Sostenemos que se debe trabajar con la víctima y con el violento también, para frenar los casos y enseñarles a aceptar la diversidad sexual. Con respecto a la edad, hablamos de que la mayoría de las víctimas se encuentran en una etapa fértil de su vida, una etapa de desarrollo personal y laboral; mujeres que están en matrimonio o en relaciones avanzadas. Vemos también que muchas veces el círculo de violencia con la pareja es difícil de romper para las víctimas, en algunos casos las engañan para ingresar a sus domicilios (lugar donde se registraron ocho de los 13 crímenes) pero en otros casos el victimario es todavía la pareja estable y/o el padre de los hijos”, indicó Brunotto.

Otro aspecto en el cual hizo hincapié es que hoy, quienes incumplen con la las medidas de restricción, son arrestados. “Es algo que se logró y a lo que la Justicia viene respondiendo bien”, completó. En ese sentido, marcó la necesidad preventiva de estudiar los antecedentes de cada causa: “se trata de analizar los casos donde hubo denuncia previa, en los casos en los que no hay registros, se analiza si es que esas mujeres no llegaron a hacer una denuncia o si una vez que la denuncia llegó a la fiscalía no fue ratificada”.

Según el Registro Único, 160 niños argentinos perdieron a su madre en esta circunstancia, 11 de ellos residen en nuestra provincia. Brunotto aclaró que a esos menores los asiste el ministerio de Desarrollo, pero que además a esa necesidad viene a cubrirla la Ley Brisa. “Es la que busca brindar apoyo a los niños que pierden a una madre por un femicidio y que a veces también al padre, porque va preso o se suicida. Contamos con la documentación para que los chicos puedan acceder a una reparación”, sostuvo.

Por último, la titular de la secretaría de Estado aseveró que viene acompañando y respaldando medidas de igualdad de género para personas trans. “Hay varios proyectos de ley en la Legislatura para poder aplicarlos en toda la provincia, tanto en las reparticiones públicas como en las privadas, lo vemos como algo sumamente importante y necesario, la comunidad trans es uno de los grupos más vulnerables en el país y en el mundo, sobre todo por la exclusión que viven desde pequeños. Facilitarles una oportunidad de trabajo es darles una mayor calidad de vida y es una reparación del Estado. A nivel nacional se está trabajando con la ley que incluye acceso a la salud, la educación, cobertura en lo que refiere a tratamientos hormonales y médicos, es una ley integral”, cerró.

Comentarios