Las fotos de 2015

25 Ago 2020 Por Gabriela Baigorrí
1

Las crónicas de entonces dan cuenta de un festejo electoral medido; de protestas en contra y a favor del resultado en las calles; de denuncias encendidas de la oposición y de una gestión que comenzó golpeada. En los últimos días se cumplieron cinco años de los comicios en los que Juan Manzur ganó por primera vez la gobernación (transita ahora su segundo mandato). Las fotos de aquel 23 de agosto de 2015 distan mucho de las de hoy: los protagonistas y las circunstancias cambiaron sustancialmente.

La primera diferencia está en cómo han mutado las relaciones entre las máximas figuras del oficialismo provincial en el tiempo transcurrido. Los cambios no fueron inesperados, teniendo en cuenta los antecedentes y los tiempos políticos, pero sí se dieron más temprano de lo esperado en todos los casos. Por un lado, Manzur al final de su primer gobierno rompió relaciones con su antecesor, José Alperovich. La cuestión puede resumirse así: el senador sintió que la fórmula que él eligió para competir por el Poder Ejecutivo nunca le dio el lugar que él consideraba que merecía. Sí, era asesor y mantenía algunos privilegios oficiales, pero poco a poco fueron disminuyendo. La discordia entre el ex gobernador y el vicegobernador, Osvaldo Jaldo, fue determinante. Alperovich no quería desdibujarse más y Jaldo quería despegar. A fines de 2018, las pretensiones naturales terminaron por quebrar el vínculo y Manzur, lógicamente, se volcó por su vice. El gobernador fue cortés y dejó a Jaldo el trabajo sucio. A principios de 2019, Alperovich tenía decidido confrontarlos en las urnas. Finalmente, Manzur y Jaldo ganaron ampliamente y el senador se resguardó. La denuncia en su contra, por presunto abuso sexual, generó que bajara el perfil hasta que la Justicia resuelva el caso.

Por otro lado, apenas comenzó el actual mandato, el vínculo con Jaldo comenzó a mostrarse públicamente tenso y cambiante. La pelea por la sucesión parece haberse adelantado, cuando faltan casi tres años para los próximos comicios provinciales. La posibilidad de una reforma de la Carta Magna que permita otra reelección generó roces. Los primeros movimientos se dieron durante el inicio de la pandemia y alarmaron a toda la dirigencia, que pidió a sus líderes bajar los decibeles para preservar la institucionalidad. Por el momento hay calma, pero, como es política, todo puede cambiar.

Otro asunto que mutó desde 2015 es el entorno del primer mandatario. Como bien caracterizó al inicio del Gobierno off the record un dirigente peronista, en el círculo más cercano los oficialistas pasaron de caber en una traffic a entrar en un auto. Esta distancia fue una característica sobre todo del primer mandato. Políticos de todos los rangos, desde los más desconocidos a los más encumbrados, mascullaban en los pasillos que no eran recibidos por el gobernador y que no les prestaba demasiada atención. Jaldo ganó terreno en ese punto y pudo capitalizar sus relaciones políticas en apoyo.

Manzur hizo de la reserva su sello. Son pocos los que saben qué piensa y qué hará. En los últimos tiempos y a medida que se acercan nuevas contiendas, el grupo cercano comenzó a crecer. Ministros, funcionarios, diputados y legisladores integran el puñado.

La forma de construir poder del mandatario ha llamado mucho la atención de los locales desde un primer momento. Los vínculos del ex ministro de Salud de la Nación no se restringen a la provincia y pudo hacer gala de ellos en múltiples oportunidades. Sólo a modo de ejemplo, tiene buena relación con el Presidente y sus ministros; con titulares de organizaciones supranacionales y con empresarios de todos los ámbitos. Las perspectivas y la proyección del mandatario parecen no tener un techo.

Lo que no ha cambiado de manera sustancial es el sistema político. Esa es la reforma, muy prometida en 2015, que no llegó. Se hizo algún que otro cambio, pero nada que tenga el impacto suficiente. Si no se concretaron cuando estaba todo en ebullición, es poco probable que avancen ahora. De todas maneras, aún queda tiempo hasta 2023.

La foto de 2015 es distinta a la actual ¿Cómo serán las próximas?

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios