Reporte Rural: en tiempos de crisis, la solidaridad dice presente

La situación económica golpea a todos. Pero un sector de la población sufre hambre. La Fundación Banco de Alimentos de Tucumán ayuda a que 30.000 personas reciban alimentación de calidad. Lo hace merced de donaciones. Y en el campo tiene su principal aliado. Recientemente, el sector citrícola colaboró con la donación de limones frescos.

22 Ago 2020 Por Gustavo Frías Silva
1

La crisis en el país continúa. Una inflación sostenida, un alza de costos y una pobreza que no afloja hace que muchas personas no puedan satisfacer sus necesidades básicas, como lo es la alimentación.

La Fundación Banco de Alimentos de Tucumán es una organización sin fines de lucro que contribuye a reducir el hambre, a mejorar la nutrición y a evitar el desperdicio de alimentos. Busca ser un puente entre los que sufren de hambre y aquellos que desean colaborar mediante un canal transparente y eficiente, que les garantice que su donación llegará a miles de personas que no tienen asegurada su alimentación.

Generalmente, las donaciones provienen del sector agrícola ganadero tucumano y regional, y de cadenas de supermercados de la zona que, con su aporte, permite que los alimentos donados lleguen a las personas que más lo necesitan

Transparencia

Esta fundación actúa como un canal transparente y sustentable para que las empresas de la industria agroalimentaria, los productores agropecuarios y la industria supermercadista puedan hacer las donaciones de alimentos aptos para el consumo.

La fundación hace el rescate de los alimentos que reciben en donación de estos sectores. En general se trata de alimentos que si bien salieron del circuito comercial están perfectamente aptos para ser consumidos.

Está claro que la presencia de esta fundación permite dar valor social a los alimentos que perdieron valor comercial, como los productos con fecha de vencimiento corto, los excedentes de producción y alimentos con errores de envasado, entre otros.

Actualmente, con la aparición de la covid-19 la necesidad aumentó, por lo que el trabajo del banco es mayor para llegar a las organizaciones beneficiarias.

Actualmente la fundación alimenta a más de 30.000 personas por día. Llega a ellas por medio de 106 organizaciones sociales, como los comedores, las cocinas comunitarias, los merenderos, las escuelas rurales y los hogares de niños y de ancianos ubicados en toda la provincia.

La crisis, como todos saben, golpea a todos. A pesar de esto los productores agrícolas ganaderos de la provincia y de la región, que siguen sufriendo las inclemencias climáticas, sociales y económicas que se dan en el país, mantienen esa solidaridad, como parte de su esencia. Seguramente este año las donaciones volverán a repetirse, y colaborarán con esa destacada acción, que es donar alimentos para las personas que más lo necesitan.

Igualmente, y aun con la gran cantidad de donaciones de granos, de cítricos y de alimentos varios, la necesidad nutricional y alimentaria en cantidad y calidad de los beneficiarios no se llega a cubrir.

Debido a ello, la fundación de manera periódica desarrolla campañas de recaudación de fondos para adquirir los alimentos que no logran obtener por medio de donaciones.

Dentro de estas campañas de recaudación de fondos y como pilar fundamental se encuentra la Campaña del Agro, en la cual los principales donantes vienen del sector agropecuario de la provincia. Estos realizan donaciones de soja o de maíz, mediante las acopiadoras asociadas al programa, que año a año colaboran con esta movida.

Se trata de AGD, Bunge y Cooperativa Unión y Progreso. Estas comercializan lo donado y, con el dinero obtenido por la venta, se adquieren alimentos indispensables para cubrir la canasta básica de los beneficiarios.

Con lo recaudado por la venta de la parte de su cosecha que donan los productores la fundación adquiere leche, huevos o aceite de calidad.

En la actual campaña citrícola, la Fundación Banco de Alimento se organizó para la recepción de donaciones y rescate de limones para entregar a las organizaciones beneficiarias y para compartir con otros Bancos de Alimentos del país. De esta manera se ayudó a más de 500.000 personas de todo el país.

Dentro de este marco denominado Rescate Marea Amarilla, recibieron la donación de limones de parte de Argenti Lemon SA y La Asturiana SRL, entre otros establecimientos.

En tiempos de crisis como la actual, y a pesar de las necesidades particulares que tiene el sector productivo y comercial de la provincia y de la región, la colaboración a una entidad de bien público como lo es el Banco de Alimentos de Tucumán continúa.

Comentarios