Cartas de lectores

02 Ago 2020

Riesgo sísmico

El 26/07 dos sismos ocurrieron en Tafi del Valle. El epicentro se ubicó a 77 Km al SO de San Miguel de Tucumán con una magnitud 4,5 e intensidad III a IV en la Escala Mercalli Modificada. Según el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), nuestra provincia en todo su territorio, está clasificada como Zona 2 (moderada). Hay identificadas cinco  fallas geológicas que pasan por zonas, ciudades y pueblos como: Amaicha, Tafí del Valle, Lules, Monteros, Concepción, Sur de San Miguel de Tucumán, Trancas, Burruyacu, La Cocha, etcétera. Teniendo en cuenta  el estado actual de los conocimientos científicos sobre sismos, estos son impredecibles, como también sus consecuencias, por ello el sentido común, la prudencia y la sensatez, nos dicen que un estado moderno debe contar con una política y un plan de prevención sísmica, que deben servir como una herramienta básica para identificar y realizar acciones tendientes a minimizar el riesgo de daños producidos por este fenómeno de la naturaleza. El Plan debe contemplar, por ejemplo, la creación de un Consejo Provincial de Prevención Sísmica que podría tener como misión fundamental dar sustento a la Política de Estado y coordinar todas las acciones necesarias y esenciales, tendientes a reducir el riesgo y las consecuencias ante una emergencia sísmica. Además debe incluir: 1) La identificación y cuantificación de los riesgos sísmicos en edificios públicos y privados como: escuelas, hospitales, sanatorios, etc. 2) Ídem para la infraestructura que puede ser afectada por un terremoto (diques, gasoductos, líneas de alta tensión, puentes, caminos de montaña, plantas de almacenamiento de gas licuado de petróleo, etcétera) 3) Educación sistemática y permanente en prevención sísmica a la comunidad 4) Campañas de concientización y divulgación a través de los medios masivos de comunicación. Tucumán no está al resguardo de los sismos y  el peor error que pueden cometer las autoridades que gobiernan, es ignorarlo. La bibliografía y los expertos en sismos, sostienen que la alta densidad demográfica y el deterioro estructural de los edificios, producen la mayor cantidad de víctimas fatales. Por ello, la ciudad capital amerita una especial atención.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Caridad y amor no quiere tambor

En concordancia con la carta del lector Ángel Ricardo Salguero, LA GACETA, 01/08. “Lo que hace tu mano derecha no lo sepa tu izquierda”. Esto sugiere mantener la reserva y discreción en todo momento, especialmente referido a la virtud de la caridad, debiendo ejercer esta de modo discreto como sea posible, pues con la publicidad pierde mérito. Sucede que algunos políticos realizan marketing y lo publicitan en los medios promocionándose cuando donan algo  (alimentos, chapas, colchones, sangre etc.). En este momento que enfrentamos esta grave crisis económica y la pandemia del coronavirus. Ser político comporta unos deberes: ética, honestidad, verdadera solidaridad, transparencia, compromiso social. El político siempre debe preocuparse por  los más necesitados, y ser consciente de este deber; es decir, demostrar acciones que promuevan credibilidad del cumplimiento de dicho deber. El político que realice donaciones y promocione dicha actividad actúa de mala fe. La caridad no hace ruido, se queda en casa, donde si no es sincera se puede sacar la máscara. Caridad y amor no quiere tambor.

Estela del Carmen Presti

Santiago del Estero 1.535

San Miguel de Tucumán

Ferrocarril y coronavirus

Como argentino del interior del país y ante una situación de brote y propagación esta terrible pandemia que nos azota, y en este momento en Lastenia,  se me ocurrió, como ferroviario y ferviente defensor e impulsor de este noble medio de transporte, que el tren podría ocupar un rol protagónico, logísticamente hablando. Ocurre que lamentablemente este brote se produce por el ingreso necesario de personas a la provincia para abastecerla de alimentos de primera necesidad e insumos de carácter prioritario a través de un medio relevante y esencial. Esto significa que, ya sea por estar colapsado o por las razones que fuere, el sistema de protocolos correspondientes es deficitario o falla en los lugares claves de acceso, con resultados catastróficos. Por tal motivo el sistema ferroviario tiene un papel determinante. ¿Por qué? Porque aparte de los factores que conocemos (medio ambiente, accidentes, volumen) se corren menos riesgos en cuanto a la circulación de personas; por ejemplo, un camión (generalizando) tiene un permitido de 60 t de carga; para trasladar lo equivalente a la capacidad operativa de un convoy ferroviario, que oscila entre 3.000 y 3.500 t, se necesitarían más de 50 camiones para circular. El beneficio es totalmente abismal. A quienes tienen el deber de cuidarnos y protegernos, a quienes les compete y no, un cordial saludo.

Ángel Rolando Cobos

Lomas de Tafí

Tafí Viejo

La estabilidad de la inestabilidad

Con este proyecto de reforma judicial, tremendo es constatar la veracidad del título en nuestra Argentina. Primero, la inestabilidad de los políticos que llevan adelante los poderes ejecutivos y la estabilidad de virar de un “nac. and pop”, hasta un “todos por el dinero gordo”. Resultado que los presidentes pasan a ser objeto de defenestraciones en vez de consultas. Después de todo, viven en este país al que sirvieron. Segundo, la estabilidad de los secretarios generales de trabajadores hasta su muerte, mientras jueces viven en equilibrio precario, ya que no son juzgados por su comportamiento, sino por su empatía con el  gobierno de turno. Tercero, hablar de la moneda argentina cuando su estabilidad es sólo su depreciación cierta. Y para terminar esta digresión, está la  estabilidad de dos clases de argentinos: los que tienen poco o mucho y los que viven en emergencia diaria. Cuarto: hasta nuestra Constitución de 1853 tiene la estabilidad de su inestabilidad. Quinto: Existe estabilidad en las renovaciones de mandatos de los legisladores y otros estamentos parecidos, pero la inestabilidad se cuenta en palabras, no en concreciones y esto impide la estabilidad del progreso con planes, leyes, obras para hoy, mañana y el  futuro.

Carmelo J. Felice

[email protected]

Conciencia de la pandemia

Los tiempos han cambiado nuestra rutina de la vida, el mundo entero está en vilo luchando frente a un enemigo invisible con los resultados consecuentes a esta pandemia que bastantes víctimas se está llevando; cada país, provincia, pueblo o pequeños condados, usan sus estrategias diferentes de prevención; aun así, hay muchas personas que no cumplen con las restricciones de rigor. No me aparto del terrible daño que esto ocasiona en la sociedad  por el impacto laboral; es una triste y grave realidad, están cerrando negocios comerciales, hoteles, bares, etcétera, y la gente está quedando sin fuente de trabajo. Es patético el panorama; ahora me pregunto, ¿por qué algunas provincias tienden a permitir algunas flexibilizaciones con las que se generan  aglomeraciones de personas? Es el caso de los bares, la reapertura del turismo local, la habilitación de salas de juegos y otras; ojo, personalmente no tengo nada en contra de esto, pero creo que primero está el riesgo del contagio masivo. La gente no está cumpliendo, no usan los barbijos, no cumplen con la distancia entre uno y otro, evaden los controles municipales y policiales. ¿Acaso no miden las consecuencias? ¿Quieren descender a la Fase 1? Amigos, estamos todos locos si no tomamos conciencia de la gravedad del caso. Por favor, reflexionemos por el bien de la humanidad. Para Dios somos todos hermanos; no esperemos pensar en Él cuando todo esté en llamas...

Daniel Francisco Leccese

[email protected]

Como si fuera el primer día...

El mundo contempla azorado los efectos devastadores de este virus , que con seguridad ha de cambiar las formas de enfrentar  los problemas. Vivimos el siglo XXI; se presupone que cada ciudadano del mundo está preparado para que en situaciones como estas seamos conscientes y sepamos extremar recaudos ante lo desconocido. En esta circunstancia se da el agravante de que desde el mismo comienzo es te virus mostró su alto grado de contagios seguidos de muertes; fue un anticipo de que el virus habría de ser implacable y destruc tivo. El primer ministro de Inglaterra porfió por la inmunidad de rebaño y en EEUU el presidente Donald Trump no supo dimensionar lo que tendría que enfrentar y con total desenfado no le dio la real importancia; su reacción tardía significó más de un millón de muertes y más de cinco millones de contagiados . En Brasil el presidente Bolsonaro tampoco le dio importancia y esta mala evaluación significó para ese país cientos de miles de contagiados y muertes. Los daños en todos los órdenes producidos por este virus, no pueden ser evaluados con certeza, pero es un hecho que tomará años de esfuerzos recuperar todo lo que se fue perdiendo. Hoy Alemania se prepara para ayudar a distintos países, con el agravante de que ya existen rebrotes en varias partes del mundo. Creo  que sin dramatizar sobre el virus, hasta lograr la vacuna, debemos tomar conciencia de la gravedad que enfrentamos y vivir tomando los debidos recaudos, como si fuera el primer día....

Héctor Leonardo Bravo

[email protected]

Al compás de la vihuela

Enríquez de Valderrábanos (1550-1557) escribió: “A la música, en ninguna criatura terrena la puso Dios con tanta razón y perfección como en el hombre y en los instrumentos de cuerda como en la vihuela”. Tiempo después, cuando la vihuela evolucionó hasta convertirse en la actual guitarra, en España se la cantaba así: “Esta guitarra que toco/ tiene boca y sabe hablar/ Sólo le faltan los ojos/para ayudarme a llorar”. Motivado e inspirado por todo esto, la guitarra que para la pedagoga musical tucumana Sonia Leonor Díaz ha hecho (no fabricado, ni construido, lo que implica abandono del cuidado espiritual del artífice y resignación en elementos mecánicos) el luthier por antonomasia José Luis Cardozo, es otra de sus creaciones que son al mismo tiempo un regalo para la vista del esteta y un deleite para el oído y el espíritu del músico sensible. Afortunadamente para el arte musical, fue designado director del Departamento de Luthería de la Universidad Nacional de Tucumán. Aunque carece de narcisismo, reconoce que cuando trabaja en su taller, se olvida de la pandemia y de toda preocupación y responsabilidad. Y mientras se emociona con viejas grabaciones de los guitarristas tucumanos: Teodoro Marín y Luis Martín Ventura (ambos desaparecidos), y de la concertista Sonia Leonor Díaz siente que su mente se le aclara, como el aire después de una tormenta y que después que termina un instrumento especialmente bonito y sonoro como en logrado para Sonia Leonor Díaz (que fue discípula dilecta de Teodoro Marín) afirma sin eufemismos que siente lo que le debió sentir Leonardo da Vinci al contemplar ya acabada su célebre Mona Lisa. Felicidades a la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Tucumán.

Estergidio Díaz Camacho

Bernabé Aráoz 495

San Miguel de Tucumán

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios