Deuda: positiva reacción de acreedores ante la nueva oferta

Dos grandes fondos aceptaron y el Gobierno extendió la adhesión hasta el 4 de agosto. En la Casa Rosada hay clima de optimismo, pero prevalece la cautela. Hay un tercer “grupo duro” que está intransigente.

07 Jul 2020
1

OPTIMISTAS. El presidente Fernández y Guzmán, titular de Hacienda, confían en una adhesión mayoritaria. télam (archivo)

El Gobierno Nacional presentó ayer su nueva propuesta de canje de deuda a los acreedores del exterior y prorrogó el plazo de adhesión hasta las 17 del próximo 4 de agosto, informó el Palacio de Hacienda.

En paralelo, en respuesta a la oferta, dos de los grandes fondos acreedores de bonos de la Argentina aceptaron la propuesta de reestructuración de deuda presentada por el Gobierno.

En cuanto a las condiciones, se indica que “la Argentina revisará los términos y condiciones de la invitación, principalmente para aumentar la contraprestación a ser recibida por el canje de Bonos Elegibles, mediante ciertas reducciones de capital, aumentos de cupones y vencimientos más cortos sobre los nuevos bonos que se ofrecen”.

Para ese fin, la propuesta se concreta a través de un bono denominado en dólares estadounidenses con vencimiento en 2030, o un bono denominado en euros con vencimiento en 2030 que se entregará como contraprestación por cualquier interés devengado e impago incluyendo la última fecha en que se abonaron los intereses en virtud de los Bonos Elegibles, hasta el 22 de abril de 2020 inclusive”.

Más adelante, se señala que se busca “permitirles a los tenedores de los Bonos Elegibles denominados en euros o denominados en francos suizos elegir los nuevos bonos denominados en dólares, sujeto a los procedimientos de prioridad de aceptación y los límites de los bonos”.


Apoyo y cautela

Después de conocida la nueva propuesta para reestructurar una deuda externa por unos U$S 65.000 millones, dos de los principales fondos aceptaron el último convite oficial. Se trata de los fondos Fintech, cuyo dueño es el financista David Martínez, y Gramercy, que al igual que el anterior ya había participado de los canjes 2005 y 2010.

“Gramercy Funds Management y Fintech Advisory Inc. acogen con beneplácito el anuncio por parte de Argentina, incluidas las mejoras en los términos y condiciones de su oferta original del 21 de abril de 2020’, dice el comunicado conjunto. “Esperamos apoyar la oferta de la Argentina, ya que prevé la sostenibilidad de la deuda y eso es crucial para un crecimiento económico duradero, alto e inclusivo”, concluyó.

La nueva oferta de canje de la deuda pública presentada por la administración de Alberto Fernández también fue bien recibida por los mercados, y apoyada por analistas, empresarios y hasta ex funcionarios del gobierno de Mauricio Macri, entre quienes está el ex ministro de Finanzas Luis Caputo y el ex director del Banco Central Pablo Quirno.

“Muy buena propuesta de canje”, sostuvo Caputo, a través de su cuenta de Twitter, al tiempo que aseguró que la oferta contiene “niveles de NPV (Valor Presente Neto) aceptables para los acreedores y acordes a las posibilidades del país”.

En tanto, el director de Research for Traders, Gustavo Neffa, opinó que la oferta “se acerca más a lo que pretendían los acreedores” y vaticinó que varios grupos de bonistas firmarán el acuerdo. “Desde el punto de vista económico, más no se le puede pedir a la Argentina”, enfatizó.

Por su parte, el ex CEO del fondo de inversión Pimco y asesor principal de Gramercy, Mohamed El-Erian, afirmó que la nueva oferta argentina a los acreedores “tiene una sólida oportunidad de anclar una de las mayores reestructuraciones de deuda soberana en la historia de los mercados emergentes”, dijo en una columna de opinión publicada por la agencia Bloomberg.

“Quiero felicitar a @Martin_M_Guzman por la oferta, esperemos que alcance un nivel de aceptación óptimo y que el canje sea exitoso”, escribió por su parte en Twitter el empresario Jorge Brito, presidente de Genneia.

Mientras, en la Casa Rosada la repercusión generó optimismo, pero prevaleció la cautela. Sucede que aún hay un “grupo duro”, que mantiene una posición intransigente, los fondos Black Rock y Ashmore, que son los acreedores denominado Ad Hoc, que tienen un alto poder de lobby. Consideran que aceptar la oferta de la Argentina sentaría un precedente para futuras reestructuraciones. (Télam/Ámbito)

Comentarios