Historias: el “artista del cañaveral” crea en el paisaje rural

Adrián Sosa decidió poner su cuerpo como espacio de memoria y de legados. Ganó una importante distinción en un concurso nacional.

29 Jun 2020
1

“CASA, EL ABRASAR EL CERCO”. La videoperformance tuvo una producción de más de dos meses.

Adrián Sosa proviene de la localidad de Los Sosa, en Monteros; se crió entre los cañaverales y aprendió el mismo oficio.

Del interior del interior, del interior. Su video- performance en el que construye su casa, luego de bajar la caña a golpes de machete y dar forma con tijeras, ganó la semana pasada el segundo premio en la Fundación Itaú de Artes Visuales.

Cuenta que le interesó la plástica desde pequeño y en la Escuela Técnica de Monteros aprendió carpintería. “En la Facultad de Artes descubrí una infinidad de lenguajes y posibilidades, tomé una temática autorreferencial y lo primero que surgió fue dejar de dibujar y pintar”, dice.

Con sus 25 años hizo sus estudios entre 2012 y 2018, y diariamente recorría los 50 kilómetros.

Cuando Sosa describe el cañaveral se advierte cuán pegado está: lo siente como un escondite o una casa, o el mar, un monstruo que acecha… Decididamente no le molesta que lo llamen el “artista del cañaveral”. Entre sus referentes menciona a Walter Tolaba, Gabriel Chaile, Sandro Pereira, Oscar Bony, Sigurdur Gudmundsson, Santiago Sierra, Doris Salcedo y Francis Alys.

Reconoce que no cuenta con “muestras de importancia”, y recuerda la performance junto a Walter Tolaba “Tierra Baldía” (2017); una muestra grupal en 2018 en Espacio Tucumán (CABA), con fotografías.; en 2019 participó por primera vez de una feria, en el MAC en Córdoba con Le Pasaje.

Cuando se pensaba esta nota, llegó la noticia del premio y no podía ocultar su alegría. “Había mandado obra un par de veces antes pero con este proyecto me siento realmente seguro. Festejé con mi novia Yanet Chaile, que también es artista, y amigos. Aunque aquí en Monteros junto con el anuncio del premio se dieron los primeros casos de Covid en la ciudad y todo está muy convulsionado, pero nada me saca la alegría”, afirma.

Con una verdulería y un hijo para mantener, cree que por medio del arte se puede actuar sobre la realidad: “hay que tratar de cambiarla, de cambiarse uno mismo, de construir otras realidades nuevas”; tal vez por ello le interesa mucho que su arte tenga mayor recepción y alcance.

¿El arte tiene un rol de transformación social, entonces? “Puede hacerlo pero no siempre lo hace…aún así sigue siendo arte, no un es un fin obligado”.

Durante un diálogo con LA GACETA, Sosa dice que brinda talleres de plástica y desde hace dos años tiene una verdulería junto a su hermano, que es el principal ingreso para sus familias.

“Este trabajo ‘Casa, el abrasar del cerco’, lo pensé como una mera acción que fue deviniendo en una vídeoperformance durante el proceso”, comenta.

En la presentación, escribe: “en este ambiente rural construyo identidad”. Su discurso recorre (no expresamente) el cierre de los ingenios, la situación que vivió Monteros; las luchas y rebeliones. “En mi proceso me fui dando cuenta que uno de los mayores legados familiares y de territorio se graba en el cuerpo, en las acciones que repite según las labores que le enseñan o imita”.

Premios: Fundación itaú

La Fundación Premios Itaú de Artes Visuales otorgó en esta 11° edición el primer premio a Gabriela Golder por la videoinstalación ”Instancias de lucha” ($165.000); el segundo, por $100.000 a Adrián Sosa, por su videoperformance; y el tercero a Néstor Barbitta, de CABA, ($ 85.000) por obra fotográfica. Además de otras becas y reconocimientos fueron 61 artistas los seleccionados.

Comentarios