Por una transformación urbanística: una avenida concebida para hacer crecer la zona noroeste

25 Jun 2020 Por Juan Manuel Asis
1

Avenida Perón ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ

La avenida Presidente Perón y la nueva Terminal de Ómnibus son las dos construcciones emblemáticas del gobierno de Ramón Bautista Ortega (1991-1995). Son las que marcaron la gestión en materia de obra pública. La avenida, pergeñada y concretada bajo la conducción del entonces secretario de Obras Públicas, Raúl Natella, fue realizada con recursos provinciales, iniciada en 1993 e inaugurada cuando culminaba el mandato de “Palito” al frente del Poder Ejecutivo. 

Prácticamente marcó la despedida de Ortega de la gobernación, en momentos en los que se preparaba para sucederlo Antonio Bussi (1995-1999). Natella recuerda que al asumir tenía dos obsesiones para ejecutar: la Estación y el camino en Yerba Buena. “Porque la Perón iba a modificar lo que era el noroeste de San Miguel de Tucumán; además, son las grandes obras las que producen las grandes transformaciones urbanísticas”, manifestó a LA GACETA el ex funcionario para justificar la realización de ambos proyectos. 

Recordó que tuvieron muchas dificultades para iniciar los trabajos, debido a que había que expropiar terrenos, y que actuaron junto con el intendente yerbabuenense de entonces, Domingo Mario Vera, que respondía a Fuerza Republicana. 

Según el ex secretario de Estado, la avenida Perón posibilitaba el crecimiento de la zona noroeste, algo que después -a su criterio- no se avanzó en demasía, en especial respecto de “servidumbres de paso” en dirección sur-norte, que vinculasen directamente a Yerba Buena con Tafí Viejo. En su mirada, tampoco hubo una previsión urbanística para una mayor fluidez entre la avenida Perón y la Aconquija. “Hubo calles transversales para permitirlo, pero la aparición de countries evitó que hubiera más comunicaciones norte-sur”, indicó. Lo que se repite de la Perón hacia el norte. 

Reitera que faltó previsión para avanzar en la construcción de estos trazados transversales. “Una buena planificación para favorecer el desarrollo comunicacional hubiera posibilitado un crecimiento urbanístico masivo”, acotó Natella. “Un poco se ‘taponó’ eso”, deslizó.

Temas

Yerba Buena
Comentarios