Los clubes pueden ser la clave para el regreso tras la pandemia

Rafael Pirlo y Marcelo Corbalán Costilla: “llevemos la actividad física a entornos controlados”.

05 Jun 2020 Por Federico Espósito

La habilitación de la práctica de actividad física y deportes individuales a cielo abierto fue una de las grandes novedades de esta semana. El primer paso en lo que será un largo y cauteloso proceso de desperezamiento tras la inactividad provocada por la pandemia. Por eso, la resolución fue interpretada como un signo esperanzador para las disciplinas colectivas, cuya habilitación todavía está en suspenso. En ese grupo entran el hockey y el rugby, dos de los más populares de la provincia, que por ahora aspiran a tener luz verde para la reapertura de los clubes, hoy afectados por dificultades económicas a causa del parate.

“Es importante que al menos algunos deportes empezaran a reactivarse”, destaca Rafael Pirlo, presidente de la Asociación Tucumana de Hockey. “Sin embargo, lo que ocurrió en lugares como la avenida Perón, donde mucha gente se lanzó a hacer actividad sin respetar las distancias, expuso la dificultad que hay para controlar a tantas personas. Los efectivos pedían que se distanciaran y a mucha gente ni le importaba. Por ahí algunos dicen que en estos días va a aflojar un poco, pero yo creo que la prueba de fuego será el fin de semana. Ojalá me equivoque, pero creo que el sábado la Perón será Florida a las cuatro de la tarde. Y por eso nos preguntábamos si no sería más fácil de controlar esa actividad en el ámbito de los clubes”, plantea Pirlo, incluyendo en el plural a Marcelo Corbalán Costilla, presidente de la Unión de Rugby.

Ambos proponen eso: llevar la actividad, hoy dispersa, hacia los clubes, donde los protocolos contemplan estrictas medidas de seguridad. “Ahí podés tener en claro quién entró, en qué horario, cuándo se fue y con quiénes tuvo o pudo haber tenido contacto. Además, los protocolos exigen medidas como toma de temperatura y demás, así que si uno se pone a ver, el Estado tendría un número importante de testeos por día. Porque ningún club va a correr el riesgo de dejar pasar un jugador con fiebre o síntomas. En cambio, corriendo en cualquier parte, se confirma un caso y terminamos 100 días más adentro”, advierte Pirlo.

Corbalán Costilla hace hincapié en que dentro de esta lógica, va implícito el compromiso de la gente de cumplir a rajatabla con los protocolos. “Que vuelva el deporte es de lo mejor que nos puede pasar como sociedad. Sin embargo, tenemos el problema cultural de que no nos gusta ajustarnos a la forma correcta de hacer las cosas. Los dirigentes estamos comprometidos a hacer cumplir los protocolos, pero la gente debe también comprometerse a poner de su parte. De lo contrario, todo el esfuerzo que haga el COE y los demás organismos que estan trabajando en esto, será inútil”, compele el directivo de la URT.

CONCEPTO II. “Sería más fácil controlar la actividad física en los clubes”.

De la vuelta del rugby, del hockey y de otras disciplinas colectivas todavía no hay plazos definidos, aunque Corbalán Costilla sostiene que “dependerá en buena manera de cómo se comporten los deportes individuales. De cómo se comporte la sociedad. Si los que salen a correr lo hacen en grupo, sin respetar las distancias, es muy difícil que podamos progresar con las demás disciplinas”.

Ambos dirigentes se reunieron ayer por la mañana en el Siprosa con el director de Epidemiología de la provincia, Rogelio Calli Flores, para analizar los protocolos punto por punto y avanzar hacia la reapertura de los clubes. “Además de la cuestión social, pretendemos la autorización para que las jugadoras y jugadores puedan volver a modo de pretemporada a fin de que, cuando se habilite la competencias, estén en condiciones de jugar sin riesgo de lesionarse. En el hockey tenemos el caso de Victoria Sauze, que tiene el club al frente de su casa, pero no puede ir. Y estamos hablando de una jugadora que tiene la posibilidad de jugar un Juego Olímpico”, se explaya Pirlo.

Ambos dejan en claro que no se trata de una crítica hacia el COE. “Si se confirmara un caso dentro del deporte, le van a llover culpas por dar la habilitación. Somos conscientes de eso, por eso entendemos que se avance con tanta cautela”, señala el de hockey.

“Sabemos la responsabilidad con la que cargan, y por eso no nos vamos a poner a discutir el criterio. Sabemos que no se puede contentar a todo el mundo, pero también consideramos que hay deportes que también son individuales, aunque bajo techo, y que podrían ser perfectamente controlables. Es el caso del patín, del karate, del judo, del aikido. Nuevamente, insistimos en la idea de que a ninguna de esas instituciones le conviene meter a alguien enfermo, así que seguramente serán muy estrictas en el control. Será una gran contribución darle cabida a toda esa gente”, agrega Corbalán Costilla.

Comentarios