Al trabajador rural también le habrían robado $16.000

Luis Espinoza llevaba $10.000 para entregar a un cuñado y otros $6.000 para ayudar económicamente a una sobrina.

27 May 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

VISITA. Osvaldo Jaldo y Regino Amado recibieron ayer a la mañana a los familiares del trabajador rural. twitter osvaldo jaldo

“Era lo único que faltaba en medio de todo esto. A Luis Espinoza se le desaparecieron $16.000 que tenía en su bolsillo en el momento del crimen. No sólo vamos a pedir que a los imputados se los acuse de robo, sino que además que aparezca la plata”, señaló Cinthia Campos, la representante legal del trabajador rural que fue asesinado en un supuesto caso de abuso policial ocurrido el 15 de mayo.

Espinoza, después de almorzar, buscó su caballo y, junto a su hermano Juan, dejó su Rodeo Grande natal para dirigirse a Melcho. Debía llevarle unos $ 10.000 a su cuñado, Daniel González, para que comprara unas cubiertas, y otros $ 6.000 para ayudar a su sobrina Micaela.

En el trayecto los Espinoza se toparon con los incidentes que se registraban entre los asistentes al festival y los policías que habían concurrido al lugar. En medio de los disparos, los hermanos intentaron escapar. Juan fue detenido y castigado por los efectivos. Luis intentó defenderlo y en ese momento recibió un disparo en la espalda.

El cuerpo del obrero, de 31 años y padre de seis hijos, fue mantenido en ese lugar durante más de una hora. De allí fue trasladado hasta la comisaría de Monteagudo y luego. en un auto de los efectivos, se hizo un viaje de más de 100 kilómetros al oeste para arrojar el cuerpo en Catamarca, en el camino a Las Estancias.

El cadáver fue arrojado sin ropa. Las prendas que llevaba puestas -un pantalón, una camisa y un buzo- hasta el momento no aparecieron; tampoco los $16.000 que llevaba.

“Ese dinero formaba parte de sus ahorros. Desde hace bastante tiempo venía ahorrando para comprarse un auto con el que iba a poder trasladarse”, explicó su cuñado.

La abogada Campos le confirmó a LA GACETA que solicitarán que se investigue esta situación. “Es una barbaridad. A esta gente lo que menos le sobra es el dinero”, indicó.

Por el crimen del trabajador rural se encuentran detenidos el subcomisario Rubén Montenegro y el equipo que formó para esta ocasión, integrado por el oficial José Morales, los sargentos René Ardiles y Víctor Salinas; los cabos Claudio Zelaya y Miriam González; el agente Esteban Rojas González, el vigía ciudadano de la comuna, Sergio Santillán y otro civil que sería hermano de uno de los efectivos.

Una reunión

“Nos vamos un poquito más tranquilas, porque nos prometió que se va a hacer justicia por Luis, y confío en él, en que eso va a suceder. Estamos agradecidas”, afirmó Patricia Cuevas, cuñada de la víctima, después de haber sido recibida por el vicegobernardor Osvaldo Jaldo en la Legislatura.

La mujer a firmó que se marchaba de la Legislatura con la esperanza de que “se va a dar perpetua a todos los que nos hicieron este daño”.

“Hay que seguir con la lucha para que la justicia llegue pronto, no que esperemos años y años y tengamos que andar sufriendo. El vicegobernador me dio la palabra de que van a pagar con perpetua, como tienen que tratar (a los asesinos), porque lo trataron de la peor manera a Luis”, añadió Patricia.

“Nos dio buena esperanza. Nos va a ayudar”, sostuvo, todavía consternada por el terrible episodio, María Soledad Ruiz, la viuda de Espinoza. “Queremos que se haga justicia por la muerte de mi marido; yo quiero estar bien para ayudarlos a mis hijos, para que no sigan sufriendo ellos”, concluyó.


Sigue la pesquisa
Esperan los resultados de las pericias

“Estamos esperando los resultados que serán claves para el desarrollo de la pesquisa”, explicó Cinthia Campos, la representante legal de la familia de Luis Espinoza. Una de las más importantes es la de comparación balística. En principio, en el cuerpo del trabajador rural se encontró el proyectil que ingresó por el omóplato izquierdo y que acabó con su vida. Ese elemento será comparado con las cuatro pistolas reglamentarias que se probó que fueron disparadas durante el confuso incidente ocurrido el 15 de mayo. Todas son armas reglamentarias y, según se confirmó, una de ellas sería Jericho de las que comenzaron a ser entregadas este año después que se hiciera una millonaria compra.

Comentarios