Una pandemia silenciada: una inyección bimestral permite prevenir el VIH

Buena alternativa en caso de alta exposición al virus, pero no protege de otras ITS. Participación argentina.

22 May 2020 Por Claudia Nicolini
1

ERRADICAR LA EPIDEMIA. La PrEP se recomienda a personas muy expuestas.

Por donde nos asomemos covid-19 parece ser único protagonista de pandemias, pero no. En el mundo hay otras, frecuentemente silenciadas, como los femicidios (en los que la causa no es tan “sencilla” como un virus) y el VIH, que sí es un virus, pero nada sencillo. Y además está rodeado de circunstancias históricas, culturales y de moralina, relacionadas con lo sexual, que lo invisibilizan y dificultan su abordaje. A pesar de ello, sí están llegando buenas noticias, justo cuando se cumplen 37 años de que se lo identificó: una inyección con cabotegravir cada dos meses resultó eficaz para evitar infecciones.

“Ya se sabía que inhibe el virus en personas que viven con VIH - explicó a LA GACETA, en un “respiro” que le dio el coronavirus Omar Sued, director de Investigación de la Fundación Huésped y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología-. Lo que estamos probando (y los resultados han sido espectaculares) es su efecto en prevención, comparado con una combinación de drogas conocida como truvada, que se utiliza en otras partes del mundo como PrEP (sigla en inglés de Profilaxis Pre Exposición)”. El estudio se llama HPTN 083, arrancó a principios de 2018 y participan de él 4.570 personas, hombres cisgénero y mujeres transgénero que tienen sexo con hombres.

Testimonios

“Soy salteña, y en 2017 llegué a Buenos Aires -cuenta a LA GACETA por teléfono Ángeles, mujer trans y, a veces, trabajadora sexual-; formo parte del estudio desde la primera fase, gracias al empeño de Nadir (Cardozo, promotora de salud trans de la Fundación Huésped). Empezamos cinco compañeras: otra salteña y las otras de Perú, Ecuador y Paraguay”. “Cuando en Huésped me lo propusieron dije ‘inyecciones, ni loca’ -agrega y la voz le suena a sonrisa-; por suerte insistieron. Estando en el estudio un cliente rompió el preservativo y recién entonces me dijo que era seropositivo. Durante dos meses me hice la cabeza, aterrada, hasta que el test dio negativo. ¡Soy la prueba de que la PrEP funciona!”.

Ángeles es una de las 190 personas que Huésped convocó para el protocolo. Germán es otro. “Soy parte de una generación que vio morir gente por este virus, y sufrir el estigma social que aún hoy lleva consigo -cuenta-. Cuando me enteré de que Huésped lanzaba el protocolo, sentí mucha felicidad. Pero tampoco fue fácil; el riesgo del estigma pesa y no quería que se supiera que estaba participando. Hoy, al ver los resultados, me enorgullece haber superado los temores y ser parte activa de esta novedad. Agradezco a la fundación, y a todo su equipo médico y científico, que, además de cuidarnos, nos contuvo durante el proceso”.

“Las pruebas iban a durar tres años -cuenta Sued-. Pero el Comité Internacional que vigila los datos y la seguridad del estudio (DSMB, por sus siglas en inglés) lo evalúa cada seis meses, y si algo va mal, se suspende en el acto. Pues sucedió que en dos años no sólo los efectos no son inferiores, sino que la incidencia de casos nuevos es tres veces menor”. Con estos resultados, el DSMB recomendó detener la fase ciega del estudio y se puede empezar a ofrecer como PrEP cabotegravir a los participantes.

¿Qué es la PrEP?

Como abordaje de prevención del VIH combinada con preservativo, y recomendada por la OMS desde 2015, se administra -siempre con receta médica- tratamiento antorretroviral a personas que no tienen el virus, pero sí prácticas que pueden aumentar su exposición a la transmisión. No protege de otras ITS. En la actualidad, como estrategia pública, no está aprobada en Argentina, pero existía un proyecto del Ministerio de Salud de la Nación para iniciar en breve un plan piloto... hasta que apareció la nueva pandemia.

“En el marco de la recomendación de la OMS de implementación de estrategias de prevención combinada, donde se sugiere la incorporación de la Profilaxis Pre-Exposición para el VIH como una estrategia adicional para personas con vulnerabilidad aumentada a la infección por VIH, se pretenden definir los lineamientos y evaluar su implementación en la Argentina”, puede leerse en la Introducción al Proyecto Piloto de Implementación de Centros de Prevención combinada y PrEP en la República Argentina.

El texto describe la situación epidemiológica de nuestro país: aumento de diagnósticos en hombres jóvenes que tienen sexo con otros hombres; prevalencia en poblaciones clave -como personas transgénero- que supera ampliamente la media nacional, y una escalada en los casos de infecciones de transmisión sexual. “Se requiere un abordaje integral en el marco de un paradigma de prevención combinada, que articule componentes estructurales, comportamentales y biomédicos para abordar la prevención del VIH y otras ITS”, destaca el documento.

Ojalá covid-19 no nos ciegue aún más a las necesidades que genera esta otra pandemia: la vacuna y la cura son indispensables y urgentes.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Temas

Coronavirus
Comentarios