Por la desaparición de Espinoza desplazan a todos los jefes policiales del sur

Manuel Bernachi dio de baja a las autoridades de la Unidad Regional Sur y removió a todo el personal de la comisaría de Monteagudo.

21 May 2020

La desaparición del trabajador rural Luis Armando Espinoza, ocurrida hace casi una semana en un paraje de Monteagudo, al sur de la provincia, genera cada vez más repercusiones. El jefe de Policía Manuel Bernachi decidió dar de baja a todos los jefes de la Unidad Regional Sur, también desplazó al jefe de la comisaría de Monteagudo y removió a todo el personal de esa dependencia.

La investigación está en manos de la fiscala Mónica Garcia de Targa, quien sospecha que a Espinoza lo habrían matado de un disparo. Esta madrugada, las pericias en los cinco vehículos secuestrados, habrían dado indicios que complicarían la situación procesal de los efectivos que fueron detenidos el miércoles por orden de la Justicia.

Hoy el jefe de Policía anunció la remoción de Jorge Díaz (ahora ex jefe de la Unidad Regional Sur) y de Ramón Herrera (ex segundo jefe). Cabe aclarar que Díaz, estaba de licencia cuando ocurrieron lo hechos, porque su hijo estaba internado por dengue.

Las nuevas autoridades de la Unidad Regional Sur son el comisario Servando Burgos (jefe) y Manuel Castaño (segundo jefe). Además, la decisión de Bernacchi comprende la designación de un nuevo jefe de la zona 2 de la Regional Sur, un nuevo jefe en la comisaría de Monteagudo y removió a todo el personal de esa comisaría.

Detención ilegal

VÍCTIMA. Luis Armando Espinoza, de 31 años.

Uno de los puntos que no está claro en el caso es que varios testigos confirmaron haber visto a Juan Espinoza, el hermano del desaparecido, esposado y custodiado por los efectivos policiales. El trabajador rural dijo que estuvo en esas condiciones durante más de una hora. Sin embargo, en ningún lado se documentó su aprehensión, ni siquiera por una contravención.

El viernes a la tarde, el trabajador rural, de 31 años y padre de seis hijos, y su hermano Juan Antonio Espinoza, a caballo, se dirigían hacia la casa de su madre, Gladis Herrera, en la localidad de Melcho. En medio de la nada, alejado de las miradas de los curiosos, se desarrollaba un festival de carreras cuadreras y ellos pasaron por ahí. En ese momento personal de la comisaría se presentó y se generó un desbande. Lo que pasó a partir de ese momento, son todas versiones cruzadas.

Comentarios