Un juez federal advierte que 1.000 presos no están protegidos ante la pandemia - LA GACETA Tucumán

Un juez federal advierte que 1.000 presos no están protegidos ante la pandemia

Ante un hábeas corpus, Bejas ordenó medidas de prevención por el coronavirus en favor de un grupo de internos federales. Alertó sobre la situación que atraviesan los demás reclusos.

22 Abr 2020
1

EL PENAL MÁS POBLADO. Villa Urquiza está en la Capital.

El juez federal N° 1 de Tucumán, Daniel Bejas, hizo lugar a una medida de hábeas corpus formulada por un grupo de presos federales alojados en cárceles de Tucumán, y ordenó que el Estado provincial les garantice los elementos necesarios de higiene para la prevención del coronavirus covid-19. Además, advirtió sobre la crítica situación que atraviesan cerca de 1.000 reclusos que conviven en las distintas unidades provinciales, cuya situación sanitaria también impacta en los reos a cargo de la Justicia federal.

La sentencia estuvo originada en los reclamos - por separado- de los internos Hugo César Salas, Daniel García, Julio Trayán, Matías Ortega, Luis Sánchez Vicari, Josué Rodríguez, Víctor Astorga, Maximiliano Ale y Juan Ibáñez, todos con procesos federales, alojados en la unidad penitenciaria N° 10 de Villa Urquiza. Los planteos de los reclusos, unificados por el defensor oficial Adolfo Bertini, coincidían en señalar el precario estado de situación en lo sanitario y lo alimenticio que afrontan en ese lugar de la cárcel. De hecho, desde la unidad 10 se le confirmó al magistrado que se reparte lavandina y detergente "los martes y jueves" para que se lleve adelante la limpieza de los alojamientos, además de la entrega de jabón "para fomentar el lavado de manos".

Tras escuchar el relato de los presos, el juez federal Bejas evaluó las sentencias recientes por casos similares, las disposiciones de organismos internacionales ante el avance del coronavirus y las decisiones de tribunales superiores por estos procesos. En un texto de 18 carillas, el magistrado desarrolló la cuestión y concluyó que debían adoptarse medidas urgentes.

En primer lugar, hizo lugar a la acción de hábeas corpus deducida por los internos de la unidad 10. En un segundo punto, ordenó a la División Insumos del Servicio Penitenciario Provincial que suministre a los presos y al personal de ese sector "todos los elementos de higiene y de aseo indispensables para garantizar la prevención que requiere la situación de la pandemia vigente", como lavandina, detergente y jabón, entre otros productos.

En un tercer apartado, Bejas indicó al Departamento de Producción del Servicio Penitenciario que "arbitre los medios para garantizar el suministro de insumos suficientes para atender las dietas diarias de los internos", ya que muchos habían coincidido en señalar marcadas carencias en lo alimentario. Además, se instó al Servicio de Sanidad de la repartición a garantizar la salud en la unidad 10, "a fin de que los internos reciban tratamientos y medicación necesaria, de acuerdo a sus patologías y en tiempo oportuno".

El quinto punto estuvo dirigido al Ministerio de Salud de la Provincia, a quien se solicitó la "colaboración en el suministro de alcohol, jabón y barbijos (o insumos para confeccionarlos)" y en la entrega de "vacunas contra la gripe para los 50 presos federales" alojados en ese sector, además del resto de los internos a cargo de la Justicia federal, que rondarían en total 120 personas. "Corresponde además poner en su conocimiento (del Ministerio de Salud) que, si bien excede a la competencia de este magistrado, el Servicio Penitenciario de Tucumán en sus tres ámbitos edilicios, Villa Urquiza, Concepción y la Cárcel de Mujeres, aloja un total de 1.000 internos que no están recibiendo elementos indispensables para su protección y/o prevención frente a la pandemia vigente, ni están siendo vacunados contra la gripe. Considero oportuno solicitar que se analice la posibilidad de que estos internos sean provistos también de lo peticionado, ya que la protección de los internos federales que se insta por esta acción (de hábeas corpus) está ligada inevitablemente a la salud de la totalidad de los internos, por razones de convivencia", remarcó Bejas.

Por último, se puso en conocimiento del Ministerio de Seguridad de la Provincia, a cargo de Claudio Maley, y de la Dirección del Servicio Penitenciario Provincial "lo que respecta a las quejas por la escasa o deficiente alimentación de los internos de la unidad 10".

Comentarios