Sospechan que China ocultó la cifra de muertos

Reportes de medios locales sobre la cantidad de incineraciones aluden a 40.000 víctimas, no a 2.535, como informó el Gobierno

31 Mar 2020
1

REGRESO. Con máscaras, pero con permiso para circular, los residentes de Hong Kong volvieron a las calles. Reuters.

PEKIN, China.- Después de dos meses de estricto confinamiento, Wuhan, la ciudad china donde se desató la pandemia de coronavirus, empieza a volver a la normalidad. China considera exitosa la estrategia, pero la cifra oficial de 2.535 fallecidos que reconoce el gobierno en esa ciudad comienza a levantar sospechas. Distintos medios asiáticos dieron la alarma, cuando las familias de quienes sucumbieron al coronavirus en Wuhan pudieron empezar a recoger sus cenizas incineradas en ocho funerarias locales, la semana pasada. Las fotos que circularon en las redes sociales chinas mostraron miles de urnas siendo transportadas.

“Los incineradores han estado trabajando todo el día”, le dijo un residente de Wuhan de apellido Zhang a Radio Free Asia (RFA).

El portal chino Caixin informó que un proveedor entregó 5.000 urnas a la funeraria Hankou en un solo día, el doble del número oficial de muertes. Publicaciones en redes sociales han estimado que las ocho funerarias en Wuhan están entregando unas 3.500 urnas en total cada día.

Varias familias contaron que se habían visto obligadas a esperar horas para recoger las cenizas. “No quiero hacerlo ahora, hay demasiadas personas haciendo cola”, dijo a RFA un hombre a quien el comité local pidió que recoja las cenizas de su madre, Hu Aizhen, quien murió de covid-19.

La agencia de noticias Bloomberg difundió que seis de las ocho funerarias en Wuhan, dijeron que no tenían datos sobre la cantidad de urnas o que no estaban autorizados a revelar los números.

Las funerarias informaron a las familias que intentarán completar las incineraciones antes del tradicional festival de Qing Ming el 5 de abril, lo que indicaría un proceso de 12 días desde su comienzo, el 23 de marzo. Tal estimación significaría que se entregarían 42.000 urnas durante ese tiempo, según Bloomberg.

Hubo 56.007 cremaciones en Wuhan en el cuarto trimestre de 2019, según datos de la Agencia de Asuntos Civiles de la ciudad. Esa cantidad fue 1.583 más alta que las del cuarto trimestre de 2018 y 2.231 más alta que la del cuarto trimestre de 2017.

Según Caixin, muchas personas que fallecieron tenían síntomas de covid-19, pero no fueron examinadas y, por lo tanto, quedaron excluidas del recuento oficial. Otros pacientes murieron de otras enfermedades, debido a la falta de un tratamiento adecuado cuando los hospitales quedaron desbordados por los que tenían el nuevo coronavirus.

Chen Yaohui, residente de Wuhan, afirmó que la ciudad entregó 3.000 yuanes en “asignaciones funerarias” a las familias de los muertos a cambio de su silencio.

El mes pasado, un funcionario de la Casa Blanca pidió a Pekín que sea más transparente con su manejo del brote. “Estamos decepcionados por la falta de transparencia de los chinos”, dijo Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional de Estados Unidos.

Sus comentarios se produjeron después de que las autoridades chinas alteraran la forma en que cuentan los casos, lo que generó confusión en medio de cambios dramáticos en las cifras reportadas. (Especial)

Los números de la tragedia

El nuevo coronavirus ha dejado ya la aterradora cifra 723.700 contagiados y ha causado la muerte a más de 34.000 personas en todo el mundo. Estados Unidos es el país más afectado, con más de 19.000 casos del domingo a ayer, cuando sobrepasó los 140.000 positivos.

Según el balance global actualizado por la Universidad Johns Hopkins, la pandemia se extendió por 177 países y territorios. El número de personas que ha conseguido curarse asciende a 152.042. Los cuatro países más afectados por la pandemia (Estados Unidos, China, Italia y España) suman más de 402.000 casos, lo que representa más de la mitad del total de personas contagiadas con el virus en todo el mundo. (DPA)

En África pueden perderse la mitad de los empleos

La pandemia de covid-19 tendrá consecuencias sociales y económicas, que podrían echar por tierra los avances de los últimos 20 años en los países más pobres, según el Programa de la ONU para el Desarrollo. Según estimaciones de esta agencia de la ONU, los países en vías de desarrollo perderán más de 220.000 millones de dólares en ingresos y casi la mitad de los empleos en África podrían perderse. Dado que cerca del 55% de la población mundial no tiene acceso a protección social, estas pérdidas se harán sentir en educación, Derechos Humanos y en seguridad alimentaria. En aquellos donde es difícil el acceso al agua potable y a condiciones de higiene es es probable que los sistemas de salud queden desbordados. (DPA)

Comentarios